El Ayuntamiento amplía a 15 los desfibriladores en instalaciones públicas

Más de 200 trabajadores municipales han recibido formación para el uso de estos aparatos y en primeros auxilios

CH. MÁRQUEZ ESTEPONA.

El Ayuntamiento de Estepona ha instalado dos nuevos desfibriladores en otros dos edificios públicos, concretamente en las dependencias de la delegación de Bienestar Social y en el Estadio de Atletismo. La teniente alcalde del área de Personal y Gestión de Recursos, Pilar Fernández-Fígares, ha declarado que con estos dos dispositivos se han instalado ya 15 desfibriladores en distintos espacios públicos.

Estos aparatos de emergencia vital se encuentran ubicados en los polideportivos del Carmen, La Lobilla, Santo Tomás de Aquino y Cancelada; en el campo de fútbol San Fernando y el estadio municipal Francisco Muñoz Pérez. También en las instalaciones municipales de Puertosol, delegaciones de Comercio, Jefatura de Policía Local y el centro cultural Padre Manuel.

Asimismo, Fernández-Fígares ha destacado que además de estos edificios públicos, la ciudad dispone de tres coches patrulla de la Policía Local con un desfibrilador; de forma que se puede atender en todo momento cualquier emergencia que ocurra en la vía pública y en eventos.

Por otra parte, el Ayuntamiento a través de su departamento de Riesgos Laborales ha formado ya en el uso de desfibriladores y técnicas de primeros auxilios a más de 200 trabajadores municipales. En la actualidad se siguen realizando estos cursos con la intención de formar a la totalidad de la plantilla municipal.

En caso de que sea necesario utilizar el desfibrilador éste no reemplazará a los sanitarios; sino que permitirá atender a la persona infartada o que presente algún problema de corazón mientras un médico y los servicios de emergencia llegan hasta el lugar.

Salvó una vida

Fernández-Fígares ha destacado la importancia de contar con dispositivos en estos espacios públicos para tener la posibilidad de actuar de manera inmediata ante un infarto. Así, la edil ha recordado que el uso de uno de estos aparatos y la rápida y eficaz actuación de personal municipal sirvió para salvar la vida el pasado mes de enero a un ciudadano que sufrió un infarto.