Todos los autobuses de transporte público de Marbella deberán ser nuevos a partir de 2019

Usuarios del servicio de transporte público, ayer en el centro de Marbella./Josele-Lanza -
Usuarios del servicio de transporte público, ayer en el centro de Marbella. / Josele-Lanza -

El Ayuntamiento saca a concurso por casi 47 millones de euros el servicio hasta 2029, que se adjudicará antes de final de año

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Una flota de autobuses cero kilómetro y dotados de la más moderna tecnología. Ésta es una de las condiciones que deberán cumplir las empresas que acudan a la licitación para el servicio de transporte público de Marbella, que el Ayuntamiento prevé adjudicar antes de fin de año.

La Junta de Gobierno Local trató ayer el inicio de la tramitación para sacar a concurso el servicio, que tendrá un coste de salida de casi 4,7 millones de euros anuales. El servicio se licitará por diez años, según explicó la alcaldesa, Ángeles Muñoz, para que las empresas que acudan cuenten con un plazo de amortización suficiente de la inversión que deberán hacer. De ese modo, la licitación saldrá por un valor cercano a los 47 millones de euros. «Esperamos en los próximos días subir el pliego a la plataforma de contratación e iniciar el proceso de adjudicación para que pueda estar finalizado a finales de año», adelantó Muñoz. Ello se podrá hacer debido a la aprobación en el último pleno de la autorización del gasto de 46 millones de euros en un plazo de 10 años

Una de las condiciones establecidas en el pliego es que la flota, que tendrá que estar compuesta por un mínimo de 18 autobuses, deberá ser completamente nueva y dedicada en exclusiva a prestar servicio en el término municipal de Marbella. Con este requisito se persigue acabar con la situación actual, en la que la empresa concesionaria cuenta con ese mismo número de vehículos aunque su mal estado de conservación hace que nunca esté operativa al 100 por cien.

Según aseguraron Muñoz y el edil de Tráfico y Transporte, Félix Romero, 18 autobuses son suficientes para cubrir el servicio siempre y cuando la totalidad de la flota se encuentre operativa.

Oferta económica y mejoras

El pliego valorará en un 25 por ciento la oferta económica que presenten los postulantes y en el 75 por ciento restante, las mejoras en el servicio. En ese sentido el pliego presentará requisitos obligatorios de mejora sobre la situación actual. Entre ellas una ampliación sustancial de la cobertura geográfica, con especial incidencia en las áreas de expansión de Marbella a las que actualmente no llegan los autobuses, y una mayor frecuencia, ya que se considera que algunas líneas se encuentran saturaras. Aunque el pliego no exige que se incremente el número de líneas, sí requerirá una mayor extensión de algunas de ellas.

Uno de los los requisitos que se incluirán en el pliego es una mejora del servicio en cuanto a la información que se brinda a los usuarios. En las paradas deberá haber paneles que recojan el tiempo de espera, dónde está el autobús o el itinerario que seguirá posteriormente. En el concurso se puntuará que la empresa los instale desde el primer momento. Asimismo, debera crearse una aplicación móvil que permita conocer el horario de llegada de los autobuses con simuladores de rutas, horarios o itinerarios, entre otras informaciones. «Se exigirá un plan de gestión», ha adelantado la alcaldesa, que indicó que la atención a los usuarios deberá ser de 365 días al año entre 12 y 15 horas, aunque las empresas interesadas podrán ampliar el horario de atención para mejorar la oferta.

Los autobuses deberán asimismo estar adaptados a las necesidades de las personas con movilidad reducida y a los usuarios de bicicletas que viajen con las mismas.

La actual concesión del servicio finalizó hace cuatro años

Ángeles Muñoz recordó ayer que la concesión del servicio de transporte urbano finalizó en 2014. «En ese momento empezamos a trabajar en un nuevo pliego en el que contamos con el asesoramiento de la Cátedra de Movilidad de la Universidad de Málaga (UMA) y con la Mancomunidad de Municipios», afirmó. La alcaldesa aseguró que en el verano de 2015 se dejó prácticamente terminado un pliego. «Pedimos al anterior ejecutivo municipal que le diera prioridad sin éxito», aseguró la regidora. «Cuando volvimos al Gobierno empezamos a trabajar para elaborar un contrato que recogiera las justas reivindicaciones de la ciudad», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos