Arte contemporáneo para liberar el estrés

Víctor J. Martínez, que comenzó a pintar por recomendación médica, expone sus obras en el Cortijo Miraflores. La muestra se podrá visitar hasta el domingo y los fondos recaudados irán destinados a la Asociación Juvenil Sierramar de Marbella

Arte contemporáneo para liberar el estrés
Andrea Jiménez
ANDREA JIMÉNEZMarbella

Lo que empezó siendo una terapia para liberar estrés ha acabado en forma de exposición en el Cortijo Miraflores de Marbella. Víctor J. Martínez comenzó a pintar hace cuatro años de manera autodidacta, pero nunca había dado el paso de preparar una muestra individual con sus creaciones. «Llevaba dándole vueltas mucho tiempo», explica este administrador de fincas, que esta semana expone sus creaciones en este centro cultural de la ciudad. «Yo sólo me daba a conocer a través de mi página web, y mucha gente me preguntaba que cuándo iba a exponer».

Esa expectación se materializó el pasado lunes, cuando Martínez inauguró la exposición con sesenta cuadros que llevan su nombre. «Tuvo muy buena acogida, no me esperaba que viniera tanta gente. No pude atenderlos a todos», comenta.

Por ello, el artista ya tiene algunas visitas guiadas cerradas para los próximos días. «Quiero explicar personalmente cada obra y el proceso creativo de ellas», recuerda el artista, que invita a todos los interesados a acudir a estas visitas, disponibles hasta el viernes a partir de las 16.30 horas –la exposición permanecerá abierta hasta el domingo, pero él no podrá asistir personalmente durante el fin de semana–.

Experimentación

La característica principal de sus obras reside en la experimentación, y busca que el espectador interprete su propia realidad, olvidando lo establecido. «Yo no recreo, yo creo», recalca el artista, cuyo objetivo es producir obras novedosas: «En mis creaciones no hay rosas, rostros de personas, animales... son impresiones, que hacen indagar en los mundos de quien lo observa».

Combinando una variada diversidad de técnicas y estilos, siempre dentro del ámbito de la abstracción del arte contemporáneo, Martínez ofrece un amplio margen de interpretación de su obra, a lo que llama 'fabulación fantástica'.

«Estamos acostumbrados al consumismo puro, al materialismo. Cada persona tiene su imaginación y puede galopar sola, busco que la gente sea reflexiva, que imagine lo que está viendo: esa es la dirección en la que yo estoy llevando mi obra», subraya Martínez, que aclara su reflexión con el ejemplo de un profesor de Botánica qué compró una de sus obras: «Él me comentaba que veía un bosque de abedules en mi cuadro. Según lo que yo había pintado era otra cosa, pero él lo veía muy claro. Cada obra saca la esencia de lo que uno tiene dentro».

La exposición

Fechas.
Del 17 al 23 de junio.
Lugar.
Centro Cultural Cortijo Miraflores (Calle San Pedro Alcántara, s/n).
Horario.
De 09.00 horas a 20.30 horas.

La diversidad de opciones a la hora de interpretar una creación es algo que este artista considera divertido, incluso gratificante. «Hago bocetos, experimentación, pruebas... todo forma parte de mi proceso creativo», comenta el artista, de 58 años.

Aunque siempre tuvo inquietud por el arte, su andadura no comenzó hasta hace cuatro años, cuando tras un problema médico le recomendaron pintar, dentro de una terapia para liberar estrés. «Como soy una persona muy metódica, empecé a pintar dos o tres horas al día, con una dedicación constante, siempre con mucha experimentación y siendo completamente autodidacta».

De todo aquello comenzaron a salir creaciones «que podían gustar», por lo que Martínez comenzó una labor de «boca a boca», que siempre tendría como objetivo el llegar a causas benéficas.

«Siempre me he enfocado a causas benéficas, para devolverle a la sociedad todo lo que me ha dado en mis años de trabajo», recuerda el artista, que ha colaborado con distintas organizaciones benéficas como Cáritas o con programas ecológicos como el de Ikea.

En este caso, los fondos procedentes de la venta de las obras expuestas irán destinados a la Asociación Juvenil Sierramar de Marbella. «Hacen una labor fantástica empoderando a las mujeres y trabajando sus valores, valía la pena ayudarles», apunta Martínez.

De las 60 obras expuestas, el artista asegura que ya se han vendido mas de un tercio, y otras muchas se han reservado. «Estamos encantados, todo está saliendo mejor de lo que habíamos pensado. Ojalá se vendan todas las obras».

Asimismo, el enclave elegido para la exposición es un punto a favor, según el artista. «Ángeles Muñoz fue quien me ofreció exponer en el Cortijo Miraflores, con mucho acierto, porque el sitio es fantástico, y el trato del todo el personal ha sido excelente, se han volcado y han colaborado con nosotros en todo momento».

A pesar de ser un lugar con mucha historia en la ciudad, para muchos de los presentes en la inauguración era un espacio desconocido. «Me ha sorprendido que mucha gente desconocía el Cortijo Miraflores, después de casi 15 o 20 años viviendo en Marbella», dice el artista, que continuará fiel a su estilo. «No quiero escuelas, no quiero teorías, no quiero copiar. Tiene que salir de dentro».