Los animalistas se resisten a retroceder

La manifestación concluyó con una 'performance'. /Josele-Lanza
La manifestación concluyó con una 'performance'. / Josele-Lanza

Más de 300 manifestantes muestran su rechazo a que la plaza de toros vuelva a albergar festejos

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Los detractores del maltrato animal se lanzaron ayer a la calle para protestar contra la decisión del Ayuntamiento de Marbella de volver a permitir la celebración de festejos taurinos en la plaza de toros de la ciudad, donde están vetados desde hace tres años. Unos 300 manifestantes convocados por tres organizaciones de defensa de los animales recorrieron las calles de Marbella desde la propia Plaza de Toros, situada en la barriada de ese nombre, hasta la Plaza del Mar, junto al paseo marítimo, para exigir al Ayuntamiento que de marcha atrás en su decisión de destinar un millón de euros a la restauración del coso y sacar posteriormente a concurso su gestión con la puerta abierta a que vuelva a acoger corridas. «Queremos que sirva para actos culturales, pero no para torturar animales», señaló uno de los organizadores de la protesta, Agustín González, portavoz del colectivo Guerreros de la Paz, convocante de la manifestación junto a Resistencia Animal y la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga.

Las corridas de toros están vetadas en Marbella desde 2016, cuando gobernaba el tripartito de izquierdas encabezado por el PSOE y en la negociación de los presupuestos municipales Podemos puso como condición para dar su apoyo que se prohibiera la celebración de festejos taurinos. Ahora, el bipartito encabezado por el PP se dispone a revertir esa decisión. Tres de los ediles que votaron a favor de aquella medida -Miguel Díaz y Victoria Morales, de Izquierda Unida, y Victoria Mendiola, de Podemos- participaron en la manifestación, a la que también respaldaron las formaciones extraparlamentrias PACMA y Equo además de colectivos animalistas.

Los manifestantes, que reclamaron el fin de las subvenciones públicas a la tauromaquia y su abolición, se ensañaron especialmente con los toreros: «Las únicas luces que tenéis son las del traje» o «No son maestros, son asesinos».

El nuevo mapa político andaluz, donde un partido como Vox, que hizo de la defensa de la tauromaquia y de la caza una de sus banderas, ha alcanzado una posición decisiva estuvo presente en las intervenciones.

Ni un paso atrás

Agustín González advirtió de que se abre una nueva etapa que obligará a defender todo lo avanzado hasta ahora y destacó que esa formación también ataca a los inmigrantes y a las mujeres maltratadas, mientras que Carmen Manzano, presidenta de la Soceidad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, señaló que no se puede permitir que una formación con 400.000 votos imponga sus valores a todos los andaluces. «No daremos un paso atrás ni para tomar impulso», advirtió.

Subrayó también que el nombre de España no debe seguir ligado a una práctica sangrienta con la que la mayor parte de la población no se identifica.

La manifestación terminó con una 'performance' en la que algunos de los participantes desafiaron las bajas temperaturas para quedar en ropa interior y simular haber sido pinchados con banderillas mientras los asistentes reclamaban «la tauromaquia al Código Penal».