Ángeles Muñoz anuncia una campaña en positivo para aglutinar el voto fragmentado

Ángeles Muñoz, ayer, durante su intervención ante el Comité Ejecutivo. /Josele-Lanza -
Ángeles Muñoz, ayer, durante su intervención ante el Comité Ejecutivo. / Josele-Lanza -

Afirma que la candidatura que lidera no concurre a las elecciones del 26-M para hacer «un cambalache de listas en el último minuto», sino para ganarlas

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Comité Ejecutivo del PP de Marbella se reunió ayer tras el maremoto electoral del pasado domingo, que en la ciudad se tradujo en una victoria socialista y en la caída del partido como tercera fuerza tras Ciudadanos a menos de un mes de las elecciones municipales. Con aparente calma, la candidata popular a la Alcaldía, Ángeles Muñoz, presumió de equipo y programa, al tiempo que anunció una campaña «en positivo», llena de «propuestas ilusionantes» para aglutinar el voto fragmentado el 28-A.

Arropada por el presidente provincial del PP, Elías Bendodo, la candidata achacó los resultados del pasado domingo al fraccionamiento en torno al voto que, a su juicio, ha orquestado con maestría el PSOE. «Gestionar no gestiona, pero en torno a cómo se tiene que diseñar una campaña, el Partido Socialista se esmera; y ya lo habéis visto durante la campaña, medidas beneficiosas para los vecinos de Marbella, ninguna; pero lanzar mensajes para dividir el voto les ha funcionado», afirmó Muñoz. Ante el nuevo proceso electoral, la candidata del PP advirtió que el PSOE intentará hacer lo mismo.

Muñoz subrayó que lidera «un proyecto maduro» que se apoya en una candidatura integrada tanto por concejales con una dilatada experiencia en el gobierno municipal como en ciudadanos que aportan su trayectoria personal y profesional, «lo que nos coloca -dijo- por delante de otras opciones políticas». Por todo lo anterior, se mostró orgullosa de tener «un proyecto político y una candidatura que es la mejor que podemos presentar», y aseguró que el PP no concurre a estas elecciones para hacer «un cambalache de listas en el último minuto», sino para ganarlas.

Entre los aplausos que le propinaron los afiliados en la sede que el partido tiene en la céntrica calle de Nuestra Señora de Gracia, Ángeles Muñoz descartó posibles variables de gobiernos para Marbella tras las elecciones municipales, reduciendo las posibilidades a dos: «Aquí sólo van a gobernar PSOE o PP; gobernará el PP si tiene el apoyo mayoritario de los ciudadanos y gobernará el PSOE aunque no tenga el apoyo mayoritario de los ciudadanos, porque, aquí, el pacto con cualquiera sirve».

La alcaldesa afirmó que esta legislatura ha estado marcada por dos años y medio de desgobierno del PSOE y 18 meses de gestión del PP, e hizo valer tanto su revalidada condición de senadora como el cambio de signo político con la incorporación del PP al Gobierno de la Junta de Andalucía, para que la voz de Marbella se siga escuchando tanto en Madrid como en Sevilla después del 26-M. «Sería desaprovechar una grandísima oportunidad que Marbella no tuviera un gobierno municipal fuerte, y no podemos tenerlo si no animamos a todo el mundo a que vote», señaló.

La candidata anunció una campaña «en positivo», con propuestas «porque las tenemos», para hacerse con los 30.000 votos en juego en el centro-derecha. Muñoz se comprometió a dar a conocer durante las tres semanas que quedan para la nueva cita con las urnas «proyectos ilusionantes» de cara a una «gran transformación de Marbella», como nunca antes podía sufrir la ciudad «por la situación política, económica y urbanística» que ha arrastrado; hándicaps a los que la candidata sumó la «deslealtad» de la Junta gobernada por el PSOE durante 40 años.

La Junta, una aliada

Por su parte, el líder provincial de los populares, se refirió a la estructura del PP de Marbella como la más fuerte de la provincia por número de afiliados e interventores en cada proceso electoral, y puso en valor la condición de alcaldesa de Ángeles Muñoz. Así, comparó al anterior alcalde socialista, que aspira volver a serlo, José Bernal, con la actual alcaldesa del PP en su etapa como presidente de la Diputación Provincial, y afirmó que «uno de ellos (en referencia al candidato del PSOE) tenía que devolver el dinero que la Diputación le mandaba, porque no tenía capacidad de gestión, mientras Ángeles Muñoz no paraba de llamar a la puerta trayendo proyecto tras proyecto que ejecutaba, sin dejar escapar ni un céntimo para Marbella».

Sin referirse a ninguna otra fuerza política, Bendodo aseguró que la Junta de Andalucía, donde gobierna el PP en coalición con Cs, es el gran aliado de la actual alcaldesa, «que va a seguir siéndolo después del 26-M» para impulsar, aseguró, los titánicos proyectos que están estancados en la ciudad en materia de sanidad, educación o turismo y «que Ángeles -dijo- ya está liderando con el gobierno del cambio en Andalucía».