Adjudican las obras de la barriada del Cristo de Estepona a una empresa con una oferta «anormalmente baja»

Una de las calles de la barriada del Cristo. /Charo Márquez
Una de las calles de la barriada del Cristo. / Charo Márquez

La mesa de contratación entiende que la empresa oferta precios más bajos porque tiene otros dos contratos de ejecución de cuantía elevada

CHARO MÁRQUEZ ESTEPONA.

El Ayuntamiento ha adjudicado a la empresa Pavimentaciones Morales, S.L. las obras de remodelación y actualización de las calles del entorno de la barriada del Cristo, calle Prolongación Cristo Rey y lo ha hecho porque ha presentado una oferta «anormalmente baja», en concreto por un importe de 110.367 euros. El precio de licitación fue de 121.000 euros.

Durante el proceso de licitación de estas obras la mesa de contratación detectó dos ofertas económicas «anormalmente bajas» que tenían la máxima puntuación. A ambas se les exigió una justificación para los «valores anormales» que presentaban y acreditación de su solvencia económica. Una de ellas no presentó la documentación pero Pavimentaciones Morales sí lo hizo, según consta en el informe, «presentado de manera profusa la justificación de precios que dan lugar a la rebaja en el precio ofertado». Es decir la mejor relación calidad-precio.

El mismo informe recoge que la empresa puede ofertar estos precios «ya que se encuentra implementada en Estepona, pues cuenta con dos contratos de ejecución de obra de cuantía elevada».

Entrando de lleno en el proyecto, el objeto de la obra es la renovación de las infraestructuras existentes así como de los pavimentos antiguos, en los que se encuentran, según la memoria de la actuación, «arquetas obsoletas de servicios de infraestructuras dañadas, resultando en algunos casos peligrosas»; también se pretenden eliminar las barreras urbanísticas actuales y se incluirán capítulos de jardinería y embellecimiento de la calle. Sobre todo teniendo en cuenta que esta zona se ha convertido en punto de encuentro en diversas celebraciones. Por lo que la propuesta exige el empleo de elementos de mobiliario urbano móviles y la eliminación de obstáculos que puedan impedir el desarrollo de tales actividades.

Las calles serán ejecutadas en dos fases, para causar las mínimas molestias a los vecinos residentes. Y el plazo de ejecución es de cinco semanas.

 

Fotos

Vídeos