Bendodo celebra no haber cedido ante quienes le pedían la cabeza de Ángeles Muñoz para pactar con el PP

Bendodo, con García Urbano y Ángeles Muñoz./
Bendodo, con García Urbano y Ángeles Muñoz.

El presidente popular asegura que en Mijas y Benalmádena se plantearon situaciones similares tras las elecciones de 2015

HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El presidente provincial del Partido Popular, Elías Bendodo, reconoció ayer como un gran acierto no haber cedido hace dos años ante quienes le reclamaron que apartara a Ángeles Muñoz como condición para votar la investidura de un candidato de ese partido a la Alcaldía de Marbella. En un acto celebrado con los principales responsable del PP en la Costa del Sol con motivo del próximo congreso provincial de la formación, Bendodo reconoció que tras las elecciones de 2015 la dirección provincial popular se enfrentó a las exigencias de los posibles aliados para retener las alcaldías de la Costa del Sol, que le reclamaban que apartara a quienes habían concurrido como candidatos.

En el caso de Marbella, la exigencia provino de Opción Sampedreña, según reveló Bendodo. «Encaramos el mayor reto de los últimos años -dijo- fue un órdago que nos lanzaron en Marbella, en Mijas, en Benalmádena; distintos partidos como Ciudadanos, gente de San Pedro, otros partidos, querían decidir por el PP».

Los objetivos de estas exigencias eran, además de Ángeles Muñoz, los candidatos del Partido Popular en Benalmádena y Mijas, Paloma García Gálvez y Ángel Nozal, respectivamente.

«Querían decir qué teníamos que hacer en el PP; tengo que agradecerle a todos que pensaran primero en el partido y después en ellos, todos dijeron si yo soy un problema doy un paso atrás y que el partido siga gobernando», afirmó.

Bendodo aseguró que su partido tomó la decisión más adecuada al no ceder. «Perdimos alcaldías pero yo me siento orgulloso del partido en la Costa; en el partido manda el PP, mandan las bases», afirmó.

El presidente provincial del PP, único candidato a la reelecció en el congreso provincial que se celebrará este mes, fue crítico con la actual situación de Marbella donde, en su opinión, hay parálisis y desgobierno. En ese sentido aseguró que se trata de una situación común en todos los municipios donde diferentes pactos han desalojado al Partido Popular de los gobiernos municipales. «En todos los casos el denominador común es mantener la alcaldía, no importa la gestión, no importa aprobar los presupuestos, lo que importa es mantener el sillón», dijo.

Solucionar problemas

Frente a esa situación, aseguró que el Partido Popular está para solucionar los problemas de los ciudadanos, y adelantó, en ese sentido que va a ser un gobierno de su partido «el que ponga negro sobre blanco el proyecto para que llegue el tren a Estepona y a Marbella; este tren lo prometió la Junta de Andalucía, Chaves lo prometió, y igual que prometieron el ave a Sevilla y ha tenido que retomarlo el gobierno del Partido Popular».

Bendodo reivindicó las victorias electorales de su partido en la Costa del Sol en las elecciones municipales de 2015 pero advirtió que dentro de dos años el objetivo será «ganar para gobernar».