Manilva endurecerá la aplicación de la ordenanzas municipales para mascotas

El equipo de gobierno pidió a la Policía Local que se sancionara tanto a quien no limpie las heces de sus perros como a quien los tenga sin bozal

L. PAVÓN

Una de las mayores quejas que existen en Manilva con respecto a limpieza son relativas a los excrementos de los perros. Tras varios años en los que los vecinos trasladaban esta situación al Ayuntamiento, el equipo de gobierno decidió solicitar a la Policía Local que endurecieran la aplicación de las ordenanzas municipales que tienen que ver con las mascotas.

El alcalde, Mario Jiménez, y la concejala de limpieza, Paqui López, se reunieron con el jefe de la Policía Local, Francisco Luque, para trasladarle esta situación. Según explicaron los responsables municipales, en concreto se pidió que tuvieran especial atención a las heces de las mascotas y su libertad sin control por las calles del municipio, y dieron las órdenes oportunas para que de forma inmediata comenzaran las sanciones.

Sanciones

Éstas tendrán cuantías diferentes según la gravedad de los hechos. Jiménez explicó que los perros peligrosos deberán ir con bozal y en líneas generales, amarrados y con su microchip para ser identificados. Las ordenanzas municipales recogen que cada dueño será responsable del comportamiento de sus mascotas estén o no con ellos. Además, recalcó que estaba prohibido que un animal anduviera suelto por el término.

«Sabemos que la mayoría de los dueños atienden a sus animales, recogen sus heces y lo llevan atados, y tanto por ellos como por el resto de vecinos, tenemos que sancionar a quien no respete la normativa», explicó el regidor sobre esta medida tratada en la reunión con la autoridad local.

 

Fotos

Vídeos