Estepona, feria mundial del queso

Una compradora adquiriendo quesos en la feria durante la noche de ayer./
Una compradora adquiriendo quesos en la feria durante la noche de ayer.

Casi medio centenar de empresas tienen presencia en este certamen que durará hasta el domingo

LEANDRO PAVÓNEstepona

El paladar del esteponero cada día se vuelve más exquisito. Ya no sólo el nivel gastronómico ha subido en estos años con la instauración de la Escuela de Hostelería, sino que la ciudad alberga con regularidad ferias de diversos productos para poder degustarlos. Ayer fue el turno del queso, que se convirtió en el protagonista entre los visitantes que pasaron por calle Villa. En esa ubicación y hasta el próximo domingo, medio centenar de puestos de diferentes empresas españolas de este sector ofrecerán sus productos a esteponeros y foráneos.

Se trata de la segunda edición de la Feria Mundial de Quesos 'Popi' Ciudad de Estepona, que este año ha ganado en proximidad al ubicarse en una céntrica calle peatonal en vez de en la alargada calle Terraza. El olor a queso por toda esta vía se mezclaba con el sonido de los villancicos que suenan en estos días por la megafonía del centro y con un Papa Noel que empezaba a tantear a los niños para saber los regalos que quieren para el próximo 25 de diciembre.

Pese a que aún quedan bastantes días para la celebración de las grandes cenas de Nochebuena y Nochevieja, los asistentes ya empezaban a adquirir productos para servirlos en ellas. «El queso no puede faltar en mi cena de Navidad, así que mejor que comprarlo en un supermercado, intentaré comprar algo diferente por aquí. No sé si comprar uno de cabra o uno con especias», afirmaba Alicia Mena, quien paseaba entre los puestos.

Y es que entre los puestos centrados en los quesos, había otros que ofrecían otros productos. Esta feria diversifica su mercado con otros productos como frutos secos, patés, aceites, aceitunas y diferentes bodegas que mostraban sus tipos de vino.

«Hoy me ha dado por bajar a ver que había en el mercado y me llevo quesos para mí, un aceite de oliva que he probado que me encanta y un par de botellas de vino para regalar. Me voy muy completo», aseguro Antonio Partal, quien iba cargado de bolsas tras hacer varias compras navideñas por el centro de la ciudad.

Algo de picar

Si hay algo que distingue a las ferias gastronómicas que organiza José María Téllez 'Popi', es que no sólo se puede adquirir el producto, sino que se puede comer a un precio reducido. Durante la feria del jamón que él mismo comenzó hace ya tres años, los stands ofrecen sus platos del ibérico producto a cinco euros. En esta ocasión, no hay ninguna directriz de precio, pero Téllez afirma que las raciones están a un precio reducido en todos los puestos.

Pese a que ayer el tiempo no acompañaba y la lluvia hacía acto de presencia de manera irregular, eran algunos valientes los que se atrevían a sentarse en los barriles dispuestos por la calle Villa y tomarse un plato de queso y una cerveza. Este era el caso de José e Iván, que casi recién abierta la feria ya estaban disfrutando del producto lácteo.

«Si hace falta sacar el paraguas lo sacamos. A nosotros nos gusta mucho la calle, y este tipo de ferias nos viene genial. Esta tapa de queso con su cerveza nos vale para abrir boca y después irnos a almorzar por ahí», explicaron.

La coincidencia con el día festivo de ayer también ayudó a que la gente se animara a salir a la calle pese al nublado del cielo. Esta fue una de las modificaciones que se dieron para la celebración del evento, ya que el pasado año se realizó del 18 al 20 de diciembre.

Esta iniciativa nació de forma complementaria a la Feria del Jamón que se celebra en el mes de agosto, aprovechando que en diciembre el tiempo permite tener expuestos los quesos. Tras esta segunda edición parece que el certamen se ha consolidado en el calendario de actividades navideñas de la ciudad de Estepona. Y es que queso y jamón no faltarán en la ciudad.