Aulas a la orilla del mar

La monitoria explica como deben rescatar a un delfín varado. /
La monitoria explica como deben rescatar a un delfín varado.

El Laboratorio Marino Itinerante, que llegó ayer a la Playa del Faro, pretende dar a conocer la fauna del rompeolas y promover su cuidado

ANDREA JIMÉNEZ

Bañarse en el mar o pasear por la playa es un plan imprescindible en cualquier verano. El litoral marbellí puede presumir de ser uno de los más solicitados. Miles de personas visitan durante estos meses esta ciudad, y con ella sus playas. Pero nadie piensa en el impacto que eso supone para la fauna y flora marina.

Por ello, el Laboratorio Marino Itinerante llegó ayer a Marbella de 11.00 a 15.00 horas, para explicar y concienciar sobre este medio a través de distintas actividades, como la identificación de invertebrados marinos o conservación de la fauna.

Más de 150 niños disfrutaron de estas aulas, en las que pudieron hacer experimentos para comprobar como flota un barco o ver el daño que una simple bolsa de plástico puede hacer a estos animales.

Otro de los experimentos consistía en echar ácido a una piedra y a una concha. El resultado era muy diferente: la piedra seguía intacta, pero este ácido, que simula productos contaminantes que acaban en el mar, acaba destruyendo la capa de las conchas.

Simular el rescate de un delfín varado fue otra de las actividades dirigidas por una monitora, que explicó a los niños cómo debían de actuar en una situación de este tipo.

Los más pequeños también pudieron tocar diferentes restos marinos que no son fáciles de ver, como esponjas de mar, la columna vertebral de un delfín o una vértebra de ballena, entre otros.

Las 20 lapas

El rompeolas es el hábitat de lapas, cangrejos, anémonas y mejillones, entre otros. Esta zona es muy usada por los bañistas, que capturan estos animales por entretenimiento.

Según afirma Juan Jesús Martín, biólogo y organizador de este evento como miembro del Aula del Mar de Málaga, muchas de estas especies están en peligro de extinción. «Existe una lapa cuya especie está en peligro de extinción, en la provincia de Málaga solo quedan 20 ejemplares, pero la gente no tiene conciencia de ello», explicó.

«Es una manera divertida para concienciar a las personas de que se puede disfrutar de la fauna marina del rompeolas pero siempre fomentando su conservación», afirmó Martín.

La necesidad de apoyar y proteger el medio marino llevó a crear este laboratorio, que con el nombre de 'Conservación del litoral' ha realizado su última parada en Marbella después de estar más de un mes por diferentes enclaves costeros, como Almuñecar, Almería y Cádiz.

Este laboratorio, que ya lleva una década recorriendo las playas andaluzas, está organizado por el Aula del Mar de Málaga en colaboración con la Fundación Bancaria Unicaja.

Esta actividad también fue respaldada por el Ayuntamiento y el Puerto Deportivo de Marbella, así como por la Asociación ProDunas y la empresa de deportes marinos Nalusur.