El derribo del edificio Maravilla deja vía libre a la construcción de un hotel

Una máquina excavadora trabaja en el derribo del edificio Maravilla. :: L.P./
Una máquina excavadora trabaja en el derribo del edificio Maravilla. :: L.P.

El edificio de cuatro estrellas comenzará a edificarse tras los trabajos arqueológicos y podría entrar en funcionamiento en 2017

LEANDRO PAVÓN

Uno de los objetivos que durante años se habían marcado en Estepona como prioritario para relanzar el turismo en la ciudad era la creación de un hotel de alta gama en el centro de la ciudad. Durante la última semana, las máquinas excavadoras trabajaron en el derrumbe del conocido como edificio Maravillas, que ocupaba la manzana correspondiente a las calles Real, Terraza y Carmen Sevilla, justo a la entrada del casco histórico, y que en próximas fechas verá como se alza en su parcela un hotel de cuatro estrellas.

El Maravilla Palace comenzará sus obras una vez que acaben con los trámites restantes y se realicen los trabajos arqueológicos en sus terrenos. El objetivo de la promotora es que los trabajos terminen a mediados de 2017 y puedan empezar a trabajar esa misma temporada veraniega

Hasta el pasado miércoles, los vecinos paseaban por las calles cercanas echando de menos un edificio que ha sido símbolo de la ciudad, pero con optimismo por lo que puede suponer al municipio. «Yo me he tomado muchos cafés en 'El Manicomio'. Este bloque de pisos ha sido la bienvenida al pueblo desde hace mucho tiempo. Pero creo que un hotel aquí es mucho más útil», afirmaba una de las vecinas que veía parte del derrumbe.

Inversión

La inversión en esta estructura es de 10 millones de euros. El edificio contará con 42 habitaciones en una altura algo superior a la que se encontraba la estructura antecesora al nuevo complejo hotelero. Además, una de sus características será una terraza que tendrá una zona chill-out, jacuzzis y una piscina. El tiempo de ejecución será de 15 meses.

El inmueble derruido databa de finales del siglo XIX y su nombre provenía de su dueño, apodado 'El Maravilla'. No es la primera vez que este el edificio construido en esa parcela tenía un uso hotelero, ya que a comienzos del pasado siglo, el bloque de viviendas que había allí fue la posada Universal.

El futuro hotel tendrá elementos que recordarán al edificio derruido. Antes de comenzar los trabajos, la constructora retiró elementos característicos del mismo, como la placa conmemorativa con el nombre del inmueble o sus rejas, para usarlas en la nueva infraestructura. Además, su diseño estará basado en un concepto andaluz con el blanco como color característico, pero con un punto de vista moderno.