Fallece Alberto Vidiella, el directivo que convirtió a Banús en una referencia mundial

Alberto Vidiella, en 2010, cuando el Ayuntamiento puso su nombre a una calle del entorno del puerto./
Alberto Vidiella, en 2010, cuando el Ayuntamiento puso su nombre a una calle del entorno del puerto.

El empresario, de 82 años, estaba al frente de la sociedad concesionaria del puerto desde la muerte de José Banús en 1984

HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Marbella ha perdido a uno de sus empresarios emblemáticos. Alberto Vidiella Tudores, presidente y máximo accionista de la sociedad Puerto José Banús concesionaria del recinto portuario del mismo nombre , falleció ayer en Madrid a los 82 años.

El directivo estaba al frente de la sociedad desde el año 1984, año en el que falleció su tío, José Banús. Uno de sus hijos, Rubén, es uno de los vicepresidentes de la entidad, que tiene como brazo ejecutivo al otro número dos, José Figueroa.

Vidiella se hizo cargo de la concesionaria del puerto tras el fallecimiento de José Banús en una situación económica extremadamente adversa. Su gestión estuvo marcada por su idea de que el puerto debía trascender la mera actividad náutica y deportiva para convertirse en una referencia turística y comercial.

A su impulso se debe la llegada de las grandes marcas comerciales al recinto portuario, lo que convirtió a Puerto Banús en un modelo imprescindible del turismo de lujo y en un ejemplo imitado posteriormente por otros puertos mediterráneos.

Sin embargo, su gestión al frente de la entidad estuvo lejos de ser un camino de rosas. En el año 1991 tuvo que enfrentar el intento del entonces flamante alcalde, Jesús Gil, de quedarse con el puerto aprovechando una deuda que otra empresa del grupo, Banús Andalucía la Nueva SA (Bansa), tenía con el Ayuntamiento. Los pinchazos telefónicos realizados en el marco de una investigación anti-mafia de la policía italiana revelarían posteriormente que la intención real del alcalde era utilizar al Ayuntamiento como puente para entregar el puerto a dos empresarios italianos de dudosa reputación.

Contó para ello con complicidades judiciales, aunque al final Vidiella consiguió ganar la batalla definitiva en los tribunales y frustrar los planes de Gil.

Años más tarde, la sociedad presidida por Vidiella conseguiría imponerse en otra batalla clave en los tribunales al conseguir que la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo le diera la razón y anulara una resolución de la Consejería de Obras Públicas de la Junta por la que en 2006 la tasa que abonaba la empresa pasara de 120.000 a 1.100.000 euros anuales. Ese canon, aplicado gradualmente, estuvo vigente entre 2006 y 2012.

Reconocimiento

En el año 2010, Vidiella obtuvo el reconocimiento del Ayuntamiento de Marbella, cuyo pleno aprobó por unanimidad que una calle del término municipal, en concreto un tramo del paseo marítimo situado al Este de Puerto Banús, llevara el nombre del empresario, que acumulaba también otros reconocimientos como la Medalla de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid. El directivo fue nombrado Empresario del Año en 1986 y ostentaba la Cruz de la Orden del Mérito Naval de primera clase.

Vidiella estaba casado en segundas nupcias y era padre de seis hijos, cuatro del primer matrimonio uno de ellos fallecido en accidente en los años ochenta- y dos del segundo. El cuerpo del empresario será inhumado en Madrid mañana, domingo, a las once de la mañana según han comunicado sus allegados.

Vidiella se hizo cargo de la concesionaria del puerto tras el fallecimiento de José Banús en una situación económica extremadamente adversa. Su gestión estuvo marcada por su idea de que el puerto debía trascender la mera actividad náutica y deportiva para convertirse en una referencia turística y comercial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos