Marbella, de lujo

La localidad costasoleña vive un gran verano gracias al tirón de su oferta de servicios de alto nivel

Los coches de alta gama, los yates y las boutiques de alto standing son los símbolos de Puerto Banús, lugar de visita obligado./
Los coches de alta gama, los yates y las boutiques de alto standing son los símbolos de Puerto Banús, lugar de visita obligado.
NIEVES CASTROMarbella

Agosto es el mes de descanso por excelencia y Marbella recibe a un cliente de clase alta y muy alta que hace uso de los servicios high-class que ofrece el destino. Locales de moda, restaurantes, servicios de catering para cenas privadas y hoteles están a pleno rendimiento. La ocupación media prevista es del 90% para los establecimientos de cinco estrellas de la ciudad, según datos de la Delegación de Turismo del Ayuntamiento de Marbella. «En agosto es prácticamente imposible vender nada, a no ser que llegue un cliente para una sola noche. Ahora mismo y hasta el 7 de septiembre sólo quedan huecos. A partir de ahí, dependiendo del día y la categoría sí existe mayor disponibilidad», apuntan fuentes del hotel Marbella Club.

Ocupación para los cinco entrellas

90 por ciento de media previsto en el mes de agosto.

75 por ciento de media previsto para septiembre.

Pero no sólo los hoteles están llenos, este turista es otro de los bastiones del mercado de alquiler en verano. Según fuentes del sector, especial tirón están teniendo los productos que se mueven entre los 5.000 y 15.000 euros la semana, dependiendo de las características de la vivienda. «La gente con dinero viene a Marbella a gastarlo. Después del Ramadán los árabes han empezado a coger casas buenas, también clientes de países africanos, ingleses, por supuesto, y ahora también franceses que encuentran en Marbella más seguridad y mejor comida», afirma Kristina Szekely, directora de la inmobiliaria que lleva su mismo nombre.

Otro de los sectores que marcha como un tiro en el verano marbellí es la restauración de alta gama y los servicios para eventos particulares que están incluso experimentando un repunte. «Nuestra clientela asidua de veraneo sigue solicitando nuestros servicios para sus fiestas privadas, incrementando el número de cubiertos y de prestaciones con respecto a años anteriores. Nuestros clientes mayoritariamente de zonas como Guadalmina, Sotogrande, La Zagaleta, El Madroñal, Río Real y Villa Padierna, no hemos notado que estén en recesión, sino todo lo contrario», apunta Raúl Fernández desde el departamento comercial de Goyo Catering. Al responsable se le dibuja una sonrisa cuando se le pregunta por la horquilla de precios del cubierto. «En el segmento en el que nosotros nos movemos no hay tope», reconoce.

De momento, estos buenos resultados no encuentran fiel reflejo en las boutiques de lujo, que mantienen sus ventas contenidas. ¿Cómo puede explicarse este fenómeno? Responsables de firmas internacionales ubicadas en Puerto Banús relacionadas con el motor, la joyería y la alta costura afirman que las grandes fortunas anónimas y discretas, banqueros, empresarios y ejecutivos, en su mayoría británicos y alemanes, aunque también suizos, nórdicos, árabes y españoles, tienen todavía que llegar. Concretan que en los últimos años este cliente muestra mayor predilección por fijar sus vacaciones a finales de agosto y entre los meses de septiembre y octubre.

Una temporada más larga

Una excelente noticia para el sector turístico, pues el reparto de las llegadas en verano que hace la clase alta y top permite un alargamiento de la temporada, que se traduce en cifras de ocupación buenas de julio a septiembre, e incluso octubre en el caso de algunos establecimientos de alto standing. «Uno de los hoteles cinco estrellas emblemáticos de la ciudad ha batido en julio el récord histórico de facturación», confirma Miguel Luna, responsable de la Delegación de Turismo del Ayuntamiento de Marbella, satisfecho a tenor de las cifras de ocupación media registradas (90% en julio) y las previsiones que obran en su poder. Según un sondeo interno de este departamento, la planta hotelera de lujo del municipio tiene prevista una ocupación media del 75% para septiembre. «Se observa que esta alta demanda se está trasladando a los meses de septiembre y octubre, en los que no es tan común anticipar unos datos tan positivos debido a la finalización del periodo vacacional. La renovación de nuestra oferta turística, sumada a las bondades que ofrece el microclima de Marbella, nos están ayudando a que se produzca un alargamiento de la temporada», apuntan fuentes del hotel Puente Romano.

Llegado este punto, el avispado lector se preguntará como es posible entonces que si las grandes fortunas no se han dejado ver todavía, Puerto Banús sea a día de hoy una pasarela de motores de altísima gama con coches cuyos precios rondan los 300.000 euros. El presidente de la Asociación de Empresarios y Profesionales de Puerto Banús, Giuseppe Russo, tiene la respuesta: «Muchos de esos coches se alquilan», pero claro, hay que tener dinero para hacerlo. Elite Hire Car, especiaizada en el alquiler de coches de lujo, pone, por ejemplo, a disposición del cliente adinerado un Bentley GTC por 950 euros día ó 600 euros/día por una semana completa.

Sólo hace falta darse una vuelta por Marbella estos días para comprobar que la oferta de servicios de alto nivel que ofrece la Milla de Oro no queda huérfana de una clientela con mucho dinero, ni siquiera por la predilección de algunos millonarios a fijar sus vacaciones en un mes distinto al siempre concurrido agosto. Los huecos son ocupados por personas de clase alta, que copan una gama de productos y servicios con precios y calidades elevadas. Visitantes con capacidad económica como para desembolsar un promedio de 1.000 euros por noche en régimen de sólo alojamiento con tal de hospedarse en un cinco estrellas.

 

Fotos

Vídeos