Marcos Rodríguez: «Queremos que el centro de Marbella sea el pequeño Sitges del sur»

Marcos Rodríguez acudirá a Fitur para vender el turismo gay. :: sur
/
Marcos Rodríguez acudirá a Fitur para vender el turismo gay. :: sur

Organizador del BeFree Marbella 2015

IVÁN GELIBTER EN TWITTER: @IVANGELIBTER

Marcos Rodríguez es un hotelero y consultor que lleva varios años trabajando en Marbella. Ahora se ha lanzado a dar a conocer la ciudad al turismo LGTB.

-¿En qué consiste exactamente el festival BeFree Marbella 2015?

-Bueno, antes de concretar en el BeFree es imporante explicar el proyecto entero. El Ayuntamiento de Marbella se puso en contacto conmigo, más que nada porque durante los últimos años de mi vida he sido hotelero, y ahora me dedico a la consultoría. Ellos me dijeron que tenían interés en abrir la ciudad al mercado LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales).

-O sea, que la idea original parte del propio Ayuntamiento...

-Exacto. El concejal de Turismo me lo dijo directamente. El problema que tiene Marbella, como otras zonas, el de la estacionalidad. Según el Instituto Nacional de Estadística en esta ciudad hay unos picos muy altos de ocupación en verano -mayores del 80 por ciento-, pero luego bajan de manera brusca. Tanto el mundo del turismo como el Consistorio saben perfectamente que eso es así, por lo que están intentando alargar la temporada. ¿De qué manera se puede hacer? Intentando atraer mercados que sean capaces de viajar en cualquier época del año.

-Se entiende que el colectivo LGTB es uno de esos mercados.

-Claro. Este colectivo es muy interesante por eso. Por ejemplo, generalmente nosotros no tenemos hijos; eso es una facilidad a la hora de viajar. Para poder crear todo esto yo he establecido unos plazos, y lo primero es crear la oferta, y para eso tengo que captar al público gay de la zona. Hace unos meses se organizó la fiesta temática 'Que trabaje Rita' y vino mucho público local, eso es un paso ya.

-¿Por qué considera que Marbella es el sitio idóneo?

-Pues sencillo. Para que algo tenga éxito tiene que ser una combinación de los dos mercados. Uno más de masas y uno más elitista. El público gay se mezcla mucho, ya que los sectores van buscando al otro. La claves está, por tanto, en crear espacios comunes, pero sin olvidar también que el que tenga dinero se irá a un buen hotel y el que no a un hostal. Por eso tiene que haber de todo. Aún así, aclaro que yo no pretendo competir con el 'gay andaluz', no queremos ser Torremolinos. Yo creo que el negocio está fuera. Por eso ahora iré a Fitur a decirle a los mercados que vienen a Marbella que aquí hay una oferta LGTB, especialmente al británico y alemán.

-Y todo empieza con el BeFree en septiembre. ¿No?

-Sí. Este año es nuestro punto de partida, y el que viene salimos con el destino completo. Porque la intención en 2015 es ir incluyendo empresarios marbellíes en este proyecto. Ya decía que hay que crear una infraestructura. El gay gasta 130 euros al día, pero si es un festival los datos dicen que llegamos a los 275. Y encima con un consumo muy repartido entre ocio, cultura y gastronomía, elementos clave para romper con la estacionalidad.

-Y del BeFree concretamente, ¿qué se puede decir?

-El festival está pensado para que se haga en la primera semana de septiembre. De martes a jueves habrá una parte social y cultural: exposiciones, artistas en la calle, charlas sobre diversidad a través de las asociaciones LGTB, talleres... A partir del jueves y hasta el domingo es básicamente la parte de ocio. Hemos intentado distribuir la oferta por todo Marbella, y por ejemplo el Ayuntamiento cederá una playa en Puerto Banús para poner un escenario. Eso será durante el día, pero por la noche también pasarán cosas. Estamos preparando una ruta gastronómica, y queremos que el centro se convierta en el pequeño Sitges de sur. También trabajaremos la zona cercana al puesto deportivo para que los asistentes se tomen la primera copa.

-Y finalmente las fiestas, el plato fuerte...

-Sí, estas serán casi todas en el Palacio de Congresos. El Ayuntamiento nos lo ha cedido, y traeremos marcas nacionales, aunque aún no podemos decir cuáles.