Los taxistas de la Costa del Sol convocan una huelga para mantener sus actuales derechos

Los taxistas de buena parte de Andalucía se verán perjudicados por el cambio de norma. /
Los taxistas de buena parte de Andalucía se verán perjudicados por el cambio de norma.

La protesta, convocada por profesionales de toda la comarca, persigue que se les permita seguir operando en el aeropuerto

MARI CARMEN JAIME

Los profesionales del taxi de toda la Costa del Sol dan un paso adelante en la lucha que desde hace meses mantienen con la Junta de Andalucía y sus compañeros del sector en Málaga y convocan una jornada de parón del servicio que desarrollará mañana, miércoles, y que van a secundar conductores de toda la comarca, según anuncia Olivia Rodríguez, Presidenta de la Federación de Autónomos del colectivo de los municipios de Fuengirola, Torremolinos, Benalmádena, Mijas, Nerja, Estepona y Manilva. Los taxistas de Marbella también participarán de la protesta.

Según un comunicado remitido ayer por esta agrupación, la jornada arrancará con una concentración a las 09.00 horas en la zona de aparcamientos del Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga. Desde ese momento, la prestación del servicio se reducirá al mínimo 10% durante un total de seis horas. Tal y como explican, el objetivo de esta protesta pasa por es «hacer ver a la Junta de Andalucía la posición mayoritaria del sector ante su pretensión, avalada únicamente por un reducido grupo de taxistas de la capital de sacar adelante un proyecto ilegal, inconstitucional,discriminatorio, inviable y que vulnera los derechos del resto de los taxistas de Andalucía frente a los de la capital».

El colectivo asegura tomar esta decisión tras numerosas gestiones llevadas a cabo con el objetivo de «mantener» la norma andaluza actual el Decreto 11/85 que permite a los taxis de toda la provincia recoger pasajeros, con el servicio ya concertado, en aeropuertos, puertos y otras infraestructuras gestionadas por la administración autonómica y estatal. Así, recuerdan que ya se han presentado «alegaciones» e incluso se han planteado «movilizaciones» de cara a evitar la intención de derogar esta ley.

Con respecto a la situación actual, Rodríguez aclara que « la norma lleva casi 30 años en vigor sin que jamás se haya producido problema alguno en su cumplimiento». Además, recuerda que el decreto ahora cuestionado «fue refrendado por unanimidad entre todos los participantes en la redacción del reglamento andaluz del taxi del año 2012, entre los que se encontraban los taxistas malagueños que ahora protestan por su vigencia».

Única salida

El colectivo considera además que la protesta es «la única medida de presión» ya que consideran que, «a no ser que el resto de los afectados hagan algo más de lo hecho hasta ahora para frenar esta situación», entre otras, protestas por escrito y verbales a la Dirección General de Movilidad de la Junta, firmas de asociaciones y federaciones de la región, mociones de apoyo de todos los Ayuntamientos con el apoyo unánime de los grupos políticos. En la capital prefieren mantenerse al margen: «respetamos su opinión, aunque no la compartimos en absoluto», afirma el presidente de Aumat, José Antonio Maté, quien remarca que «lo único que espera el sector en Málaga es que la Junta termine el decreto con los acuerdos y se ponga fin a la injusticia de los últimos 30 años».