Marbella confirma su liderazgo en el turismo árabe con el primer certificado ‘halal’ de España

Terraza de una de las habitaciones, con la mezquita al fondo./
Terraza de una de las habitaciones, con la mezquita al fondo.

El hotel Alanda obtiene el reconocimiento de la Junta Islámica como espacio que ofrece servicios y productos conformes a la ley coránica

MÓNICA PÉREZMarbella

Halal es un término que aparece mencionado en el Corán y que significa permitido, saludable y beneficioso, referido tanto a alimentación como a conductas. Cuando un turista musulmán elige destino vacacional lo hace, en la gran mayoría de las veces, pensando en un lugar en el que tenga acceso a establecimientos que ofrezcan servicios acordes a su forma de vida y conforme a la ley islámica. El turismo halal, todavía por explotar en España es, hoy por hoy, uno de los retos para los empresarios hoteleros y hosteleros del país. Así se ha puesto de manifiesto en el primer Congreso Internacional de Turismo Halal, un foro pionero en Europa, celebrado hace solo unos días en Granada. Marbella, como tantas otras veces en su historia, se sitúa ya en cabeza de carrera y estuvo representada en este encuentro a través de Alanda Hotel, el primero del país en obtener la certificación oficial.

El Instituto Halal es la entidad que gestiona la Marca de Garantía Halal creada por la Junta Islámica de España, con sede en Córdoba, aplicada a alimentos, productos y servicios que desde empresas y entidades se ofertan a públicos de práctica islámica, tanto en nuestro país y en el ámbito de la UE, como para la exportación a países islámicos.

Desde su compra, hace un año, por parte de la corporación empresarial saudí Fawaz Al Hokair, el Alanda Hotel Marbella antiguo NH Alanda ubicado en plena Milla de Oro, y a apenas 60 metros de la Mezquita del Rey Fahd, ha venido trabajando en la consecución de un certificado que cumple uno de los objetivos marcados por la propiedad: convertir el establecimiento en un referente para el turista musulmán. Desde que abrió sus puertas, el hotel mantiene varias normas: no ofrece bebidas alcohólicas en ninguno de sus restaurantes, ni tampoco cerdo y derivados.

Ello, como sostiene el director del Alanda, Fernando Portal, no ha disuadido a un buen número de clientes nacionales o británicos, que siguen siendo mayoritarios.

Desde hace unos días, en la puerta de entrada luce la placa que acredita al hotel ante el turista musulmán. El trabajo para conseguir el certificado ha sido intenso, basado en varias auditorías que han analizado no solo el servicio de restaurante y economato, sino el resto de departamentos «uno a uno». «Hemos tenido que aportar una ficha técnica, emitida por nuestros proveedores, de cada uno de los productos que tenemos en el economato», señala Portal «No cabe duda de que estamos hablando de un concepto nuevo que viene a ampliar la oferta hotelera de la Costa del Sol», resume.

Espacios para el rezo

Habilitar más espacios en los que poder rezar, tener habitaciones orientadas a la Meca o señalizas, oreservar un horario distinto de piscina para las mujeres y los hombres son algunos de los puntos en los que deben trabajar los hoteles que optan a la certificación del Instituto Halal de España. De momento, en el establecimiento marbellí no se planten hacer esta última distinción de horarios para el baño. Sí se ha señalizado la Meca en las habitaciones y se ha confeccionado un kit que se entrega a los clientes y que contiene alfombrilla para el rezo. Igualmente se restringe la programación televisiva, en la que no se ofrecen programas o películas de contenido violento, erótico o pornográfico.

Del mismo modo, los restaurantes disponen de menús que se adaptan a la estricta dieta musulmana. La filosofía Health (sano) se ha convertido en seña de identidad de un establecimiento que ha hecho de sus zumos naturales tan perseguidos por las celebrities en uno de sus principales reclamos durante el verano que acaba de finalizar.

Según las cifras que maneja el Instituto Halal, el turismo islámico deja en Andalucía más de 300 millones de euros año. La búsqueda de nuevos mercados para hacer que el sector turístico de la Comunidad siga creciendo llevará a nuevos hoteles a seguir la senda de Marbella.