«En Australia necesitas sacarte certificados hasta para limpiar»

La mijeña Cristina Cervera, junto a las aguas cristalinas de Rottness Island./
La mijeña Cristina Cervera, junto a las aguas cristalinas de Rottness Island.

Cristina Cervera. Trabaja para la Comisión Oceanográfica de la Unesco en Perth. Sueña con trabajar para la UNESCO en España. De momento, suma experiencia en Sevilla, las Islas Azores, Perth (donde vive ahora) y Venecia, donde irá en marzo

MIGUEL GÁMEZ

Australia no estaba en un principio entre sus posibles destinos. Pero Cristina Cervera, estudiante de Erasmus Mundus Master Course in Maritime Spatial Planning (un máster de dos años de duración por semestres), tras solicitar Bangkok (Tailandia) fue enviada a la ciudad australiana de Perth y, con ello, cumplió uno de sus sueños: pasar una temporada en el país de las antípodas. Los dos anteriores semestres del máster los hizo en Sevilla y en las Islas Azores (Portugal), mientras que en marzo viajará a Venecia para completar los seis meses restantes. Esta mijeña, que el próximo día 15 cumplirá 26 años, vive al este de Perth y trabaja al oeste, de forma que cada día recorre la ciudad australiana en autobús durante media hora. Reconoce que es difícil explicar dónde trabaja.

Quién es

Datos: Cristina Cervera Núñez nació en Málaga el 15 de febrero de 1990.
Estudios: Licenciada en Ciencias Ambientales en la Universidad de Málaga.
Idiomas: Inglés, francés leído, algo de portugués y estudiando italiano.
¿Qué está haciendo? Segundo año de un Máster de dos años en la delegación de la Comisión Intergubernamental Oceanográfica de la UNESCO en Perth.

«Hago las prácticas en la Perth Programme Office, la delegación de la Comisión Intergubernamental Oceanográfica de la UNESCO en Perth (IOC-UNESCO). Esta oficina está en la agencia estatal meteorológica de Australia. El mayor proyecto que tienen es un programa científico internacional en el Océano Índico durante el periodo 2015-2020. En estos cinco meses que lleva ha hecho de todo: procesado de datos, administrativa,creación de e-newsletter, charlas sobre actividades de la Perth Programme, etc.

Cristina, licenciada en Ciencias Ambientales por la UMA, no vive sola en Perth. Hasta allí se fue con ella su novia, Amanda, una getafense de 27 años, licenciada en Psicología y con un Máster en Sexología, quien dejó su trabajo en Madrid y ahora estudia inglés en una academia y trabaja en uno de los muchos restaurantes españoles. Ambas viven en una zona residencial junto al río Swan, cerca del campo de cricket y del Hipódromo de Perth. «Es una zona con mucho espacio verde alrededor. El piso es pequeño pero bien distribuido, con dos habitaciones dos baños y un comedor-cocina. Vivimos mi pareja y yo y otra pareja, un chico esloveno-italiano y una chica eslovena. El complejo tiene piscina y barbacoa comunitaria. Los australianos tienen barbacoas donde menos te lo esperas y son a gas, un peligro».

Perth (Australia)

Ubicación: Ciudad del oeste de Australia, capital del estado de Australia Occidental.
Población: 1.659.000 personas, lo que la convierte en la cuarta ciudad más poblada de Australia y la mayor del estado. En ella residen casi tres cuartos de la población.

Australia le apasiona. Nos habla del país y de sus habitantes. «Son simpáticos y alegres, siempre dispuestos a ayudar. Parece que son felices o que viven menos estresados. Y son muy deportistas, van a todos lados en sus magníficas bicis de carreras. La gente fuma menos, aunque bebe más. Una cerveza te puede costar 10 dólares en un bar. Australia es el lugar donde te puede matar una serpiente, un tiburón o una araña, pero si te pasa algo puede que sea porque no has leído los 15 carteles que te han puesto. También es el país de los certificados, necesitas sacarte certificados para manipular carne, servir bebidas alcohólicas e incluso para limpiar. Y no relacionan la oscuridad, que la hay en muchos sitios, con la inseguridad».

Cada día se levanta a las 6.30, desayuna y trabaja hasta las 16.30, de camino a casa hace algunas compras. Algunos días sale a correr o a dar una vuelta. «El horario aquí es muy british. Los fines de semana hacemos turismo si Amanda no trabaja. Vamos a la región de Margaret River (famosa por sus vinos), al desierto de Pinnacles o a Rottness Island, una isla que es el paraíso en la tierra».

Reconoce que echa de menos Mijas. «Mis padres, mi gente, la luz del atardecer en verano, la sierra recortada contra el cielo, el olor a espeto en la playa, el poder salir de cañas sin hipotercarte. Pero soy feliz. Nunca se sabe cuándo volveré», expresa ilusionada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos