«Vine a Edimburgo a formarme para ser profesora bilingüe en España»

Inmaculada Ruiz, en una de las zonas medievales de Edimburgo./
Inmaculada Ruiz, en una de las zonas medievales de Edimburgo.

Inmaculada Ruiz García, maestra antequerana de 22, trabaja de niñera en Escocia para mejorar su nivel de inglés. Eligió Edimburgo «por sus posibilidades de trabajo»

ANTONIO J. GUERRERO

Inma es otro ejemplo de los jóvenes que tras su formación universitaria no encuentran trabajo, por lo que deciden ampliar su currículum, aprendiendo inglés fuera. «No quise ser un parásito para mis padres. Han sido muchos años en los que ellos lo han dado todo por mí y había llegado el momento en que yo fuese independiente».

¿Quién es?

Datos: Inmaculada Ruiz García. 22 años. Antequera.
Estudios: Grado de Magisterio en Educación Primaria con mención en Inglés.
¿Qué está haciendo? Prepararse para optar a centros bilingües en España. Mientras tanto es niñera en Edimburgo.
Aficiones: Leer, hacer deporte y cocinar.

Eligió Edimburgo junto a su pareja, Salvador, porque «unos amigos ya estaban

residiendo y nos hablaron de que las posibilidades de trabajo eran altas». Su presencia en la ciudad escocesa ha coincidido con el referéndum en Escocia. «Parecía que iba a ser mucho revuelo, pero aparte de la campaña de los que estaban a favor o en contra, al ser un país como muchos europeos, ha transcurrido sin problemas», asegura.

Su principal objetivo es perfeccionar su inglés. «Para mí es muy importante adquirir un alto nivel de inglés, ya que la mayoría de los centros españoles están adquiriendo la nomenclatura de bilingües y por tanto debo estar a la altura», declara.

Llegó a Edimburgo a principio de verano. Confiesa que lo pasó mal. «Vienes a un país diferente: costumbres, horarios, personas, para mi prácticamente todo era nuevo. Lo más familiar eran marcas globales como Lidl, Aldi, Zara, Primark, McDonalds..., pero tengo en falta mi Mercadona», señala esta joven antequerana.

Aunque tiene un gran expediente académico, lo primero de lo que se dio cuenta es que el nivel inglés que se aprende en España no está a la altura. «Te crees que vienes con un nivel bastante alto de inglés y luego cuando llegas aquí te das cuenta de que no te enteras de la mayoría de las cosas que te dicen, que no puedes mantener una conversación», lamenta.

Tuvo suerte de encontrar trabajo. A los cinco días le llamaron de un hotel, donde empezó a trabajar, aunque buscaba algo para tener más tiempo para aprender el idioma y se apuntó en una página de niñeras (childcare.co.uk), donde la eligieron de inmediato y cuida a dos niñas,. «Tengo así cuatro días de descanso que me permiten asistir a la academia de inglés y tener tiempo para estudiar y disfrutar en mi tiempo libre», declara.

Todavía añora a España. «Lo principal para mí, la familia, mis padres, mi pilar fundamental, mis hermanos... Menos mal que existe el skype y podemos hacer videollamadas, aunque no pueden hacer llegar un abrazo o un beso en momentos difíciles», reconoce. También añora a sus amigas, la comida, el sol y su mascota, pero como tiene a Salvador, le es más fácil. «Me ayuda en todo. Trabaja de chef de cocina en una conocida cadena de restaurantes, Wagamama», dice.

Su es deseo regresar lo antes que pueda. «Allí está mi vida, vida que dejé atrás un día y que espero volver a recuperar en cuanto alcance mis objetivos. Aunque para volver debo de encontrar un trabajo que me proporcione la estabilidad necesaria para continuar la vida que he empezado y que me permita vivir de acuerdo con mis objetivos futuros», apunta.

 

Fotos

Vídeos