El VAR dio la nota

ANTONIO MARTIN NAVARRETE

La jugada de mayor complejidad y que llamará la atención fue la expulsión de Adrián, que se produce a instancia del árbitro del VAR y que, tras consulta con las imágenes antes de reanudar el juego, permite modificar la decisión adoptada. Árbitro debutante en la categoría, buen colegiado el madrileño Ortiz Arias, aunque todavía deberemos verlo en partidos de mayor tensión y más igualdad. La superioridad del Huesca sobre un Málaga muy mediocre, ramplón y sin calidad alguna propició un partido fácil en su dirección.

Muestra condiciones, no se reprime con las consultas del VAR ni tampoco con la adopción de las medidas que dichas consultas le fuercen. El movimiento de brazos de Luis Hernández sobre Pulido es claro penalti y amonestación, también lo fue en directo. Acierta en la caída de Boluahroud, aunque no se entiende que con tantas consultas no se fiara de esta. Se anula en el minuto 7 un gol a Pulido por 'offside' que hubo de determinar a través del videoarbitraje y en el 33 otro a Ferreiro, aunque este último por su claridad no debió consultarse.

El exceso de relajación en jugadas de áreas, así como otras en disputa del balón. Posiblemente por la confianza que tiene por la presencia del VAR o bien por la recomendación del Comité Técnicos de Árbitros. Ambas cuestiones no son recomendables por la velocidad del juego. Pudo evitar algunas consultas; en el segundo gol anulado, la posición de Miguelón es muy clara. El penalti que indica también lo es y cómo no, la expulsión de Adrián. Si todas las entradas al talón, por las recomendaciones marcadas, son de expulsión, deberá tener mayor atención sobre estas acciones.