El Málaga, a refrendar la escalada en su juego

Los malaguistas celebran un gol ante el Zaragoza. /Agencia Lof
Los malaguistas celebran un gol ante el Zaragoza. / Agencia Lof

La necesidad de puntos apremia ya al equipo, en zona de descenso, en su visita a otro de los mejores conjuntos de la categoría, el Huesca de Okazaki

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga se hace merecedor, pero no suma lo que debiera. De forma resumida es el mal que aqueja al equipo en el campo cerca de cumplir el primer cuarto de la temporada. Apunta más que culmina. Y el resultado es que con empates y derrotas por la mínima se ha metido ya en la zona de descenso sin que sus maneras en el campo parezcan las de un candidato claro a bajar a Segunda B, pero en una situación nada cómoda para un club sometido a una crisis institucional grave. Su falta de gol le ha condenado en muchos partidos y sólo le sostuvo su solidez defensiva, pero cuando superó barreras realizadoras se hizo más endeble en su propia área, en el 2-2 de La Romareda del jueves.

Aquella actuación y fases de otros partidos, como el primer tiempo ante el Rayo Vallecano, reflejan que el Málaga se maneja bien ante las mejores plantillas de la categoría. Se le dan bien los partidos en los que los rivales son menos especulativos y buscan desarrollar claramente la iniciativa, y el de esta noche en El Alcoraz será claramente uno de ellos. El Huesca trata de hacerse protagonista con el balón, acumula minutos de posesión en campo contrario y puede conceder más opciones de contragolpe al cuadro de La Rosaleda, cada vez más necesitado de sumar de tres en tres, de dar un pequeño salto en la tabla que mitigue la preocupación inherente a moverse en la zona de descenso, pese a que quede mucha temporada.

El Málaga está «creciendo partido a partido», o al menos es lo que considera Víctor Sánchez del Amo, cuyo discurso quizás peque de algo almibarado en su afán de que no cunda más preocupación de la debida en el grupo. El equipo tratará de refrendar las sensaciones ofrecidas en Zaragoza y que le cunda más en el marcador.

Con apenas 71 horas de intervalo entre un partido y otro, lo normal sería que hubiera rotaciones en el once, pero todo hace pensar que los cambios serán mínimos. El equipo ofreció muy buena imagen en Zaragoza, con el crecimiento de jugadores como Keko y Juanpi. La cuota tan escasa de profesionales disponibles también limita la posibilidad de hacer muchos cambios.

Cinco ausencias

Además, entre los canteranos desplazados a Huesca en la miniconcentración, cinco han dejado de contar para el choque: Ismael, con molestias musculares desde el jueves; Ramón, que se ha marchado a Serbia con la selección sub-19 en su lugar, y Kellyan, Cristo e Hicham, que se volvieron a Málaga para jugar en Maracena este mediodía una nueva cita liguera con el filial en Tercera.

Así las cosas, a Víctor le tocará hacer sólo dos descartes hoy, y los pronósticos apuntan a Mikel (o algún central) y Rolón. Aunque Antoñín no desentona en sus apariciones, puede ser una oportunidad de ver de nuevo a Keko en la banda derecha, en un choque con posibilidades de correr en transiciones, y se espera el regreso de Cifu, baja el jueves por unas molestias en una cadera.

En el Huesca el morbo obligado lo pone Okazaki. El peor escenario, nada disparatado por otra parte, sería ver perder al Málaga con un gol del japonés, que fue el fichaje estelar del verano y que no pudo ser inscrito a la postre, en uno de los mayores ridículos deportivos en la historia de la entidad. Claro que como el fútbol es tan caprichoso se podría dar el caso de ver ganar al Málaga con un gol de Sadiku, su sustituto de bajo coste, llegado en las últimas horas del mercado y que de momento no está defraudando las expectativas con su trabajo y promedio realizador (a su ritmo podría llegar a la decena de goles) con un salario mínimo.

El Huesca llega sin Luisinho, sancionado, y los lesionados Doukouré, Raba y Escriche. Tras su descenso ha confeccionado, a las órdenes del exmalaguista Míchel un equipo muy aseado en el manejo del balón y con mucho talento en la zona de tres cuartos, aunque no esté viendo puerta con facilidad.