Crónica política

Ley del silencio sobre las negociaciones en la capital

Cassá y De la Torre en una de las reuniones públicas durante 2015./Salvador Salas
Cassá y De la Torre en una de las reuniones públicas durante 2015. / Salvador Salas

El PP y Ciudadanos se instalan en el mutismo sobre el avance de sus conversaciones para intentar gobernar en coalición en Málaga. Una posición que contrasta con la de hace cuatro años, cuando hubo luz y taquígrafos en los encuentros

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

Un manto de silencio y de misterio cubre las negociaciones que en estos días mantienen el PP y Ciudadanos para intentar firmar un acuerdo que permita un gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Málaga para los próximos cuatro años con la reelección como alcalde de Francisco de la Torre. El tiempo se agota ya que el sábado se celebrará el pleno de constitución de la nueva corporación, donde se elegirá al regidor, y ambos partidos parecen dispuestos a agotar los plazos. Por el momento, lo único que ha trascendido, como avanzó este periódico, es la petición de la formación naranja de asumir las concejalías de Turismo, Empleo, Cultura y Deporte. Partiendo de la base de que estas negociaciones necesitan de cierto grado de discreción, el actual nivel de oscurantismo con el que se están llevando las conversaciones contrasta con lo sucedido hace cuatro años cuando hubo luz y taquígrafos sobre los encuentros.

En 2015, Ciudadanos también era la llave de la gobernabilidad en la Casona del Parque y puso sobre la mesa un documento marco para acuerdos postelectorales con unas exigencias que debía ser firmado por los partidos para sentarse a negociar. En el caso de la capital, lo hicieron el PP y el PSOE. En aquel momento, el líder liberal Juan Cassá mantuvo tres encuentros bilaterales con Francisco de la Torre que fueron públicos (uno en el hotel Monte Málaga, otro en Tabacalera y uno más en el Ayuntamiento); uno con Elías Bendodo, presidente provincial del PP; otro con Francisco Conejo, entonces responsable de las negociaciones a nivel provincial del PSOE; y uno con María Gámez, en aquel día aspirante socialista a la Alcaldía de Málaga. El acuerdo de investidura por el que Ciudadanos votó al PP se firmó el 13 de junio, un día antes de la constitución de la corporación con una comparecencia conjunta de Cassá y De la Torre.

Transparencia esfumada

Aquel ejercicio de transparencia, que iba unido a las proclamas de los llamados nuevos partidos como Ciudadanos, que irrumpieron en el tablero político abanderando un discurso en el que sostenían que traían nuevos aires a la política y de que huía de los acuerdos de mesa camilla sin luz y taquígrafos, se ha esfumado en estos cuatro años y ahora impera el más absoluto de los secretismos sobre la evolución de las negociaciones y el cuándo y dónde se reúnen.

Francisco de la Torre confirmó este lunes que el pasado fin de semana se reunió con Juan Cassá y negociadores de ambos partidos (Elías Bendodo por el PP y Javier Pareja por Ciudadanos), pero ambos partidos no aclaran cuándo se producirán los siguientes encuentros ni cuándo se cerrará el acuerdo. El alcalde en funciones, que no suele rehuir las preguntas cuando se le cuestiona sobre otros asuntos, en este caso ha recurrido a una frase fetiche cuando la prensa le inquiere sobre las conversaciones con la formación naranja: «Hasta que no haya un acuerdo no tengo nada que decir».

Lo volvió a repetir ayer, donde lo único nuevo que añadió es que tiene tiempo para reunirse con Ciudadanos cuando lo soliciten. Unas negociaciones que se pueden ver afectadas y demoradas por la celebración, hoy, miércoles, y mañana de la sesión plenaria en el Parlamento de Andalucía, donde se debatirán los presupuestos autonómicos. Javier Pareja, interlocutor de Ciudadanos en las negociaciones, es parlamentario andaluz y deberá acudir al pleno, mientras que Elías Bendodo es consejero de Presidencia por lo que deberán estar en Sevilla. Además, De la Torre está hoy en Madrid. Hechos que dificultan la celebración de encuentros presenciales, por lo que las negociaciones se tendrán que basar en contactos telefónicos.

Bendodo y Pareja, dos de los interlocutores , tienen sesión en el Parlamento andaluz, lo que puede retrasar el pacto

Junto a este secretismo, todos los acuerdos están tutelados por las direcciones nacionales de ambos partidos, que deberán dar el visto bueno final a los términos del posible pacto en la capital y el reparto de áreas de gestión.

Mientras tanto, Juan Cassá permanece totalmente desaparecido y guarda un total hermetismo desde la noche electoral y no atiende a las llamadas de los medios de comunicación. Fuentes consultadas sostienen que el concejal electo de Ciudadanos está molesto por el revuelo mediático que se ha producido al hilo de las negociaciones entre populares y liberales. También está a la espera de acontecimientos y bajo un silencio total Daniel Pérez. El que fuera candidato del PSOE a la Alcaldía de la capital en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo, está en estos días en un perfil político muy bajo; además en la reunión que a nivel andaluz su partido mantuvo con Ciudadanos no se puso encima de la mesa un posible apoyo de los naranjas a su candidatura, que sería también respaldada por Adelante Málaga (la coalición de Podemos e IU).