Salado reclama quitar el peaje de la autopista para mejorar la movilidad de la Costa del Sol

Castillo y Salado, este jueves, durante la entrevista televisiva. / Salvador Salas

El presidente de la Diputación de Málaga es partidario de aumentar los horarios del Cercanías y la frecuencia de los autobuses interurbanos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

Mejorar la fluidez del tráfico en una conurbación densamente poblada y gran foco de atracción turística como es la Costa del Sol es uno de los retos a los que las diferentes administraciones públicas deben dar respuesta. Para Francisco Salado una de las soluciones para mejorar la movilidad en esta zona de la provincia es quitar el peaje de la autopista. Una liberalización que el presidente de la Diputación de Málaga reclamó anoche durante su participación en 'La Alameda', el programa que dirige y presenta el director de SUR, Manuel Castillo, y que se emite los jueves en 101TV y donde el dirigente popular se sometió a las preguntas de los periodistas Javier Recio, Ana Barreales, Agustín Peláez y José Luis García.

Salado sostuvo que hay que pedirle al Gobierno central que valore cuánto vale rescatar la concesión y que liberalice el peaje para todos los vehículos y así mejorar la movilidad en la Costa el Sol, donde la A-7 soporta una importante saturación y volumen de tráfico. El también vicepresidente del PP provincial recordó que cuando el PSOE estaba en la oposición reclamó ya la liberalización en los casos concretos en los que hubiera colapso de tráfico en la autovía. Además, cabe recordar que en el documento inicial del Plan de Ordenación del Territorio de la Costa del Sol elaborado por el anterior ejecutivo socialista en la Junta ya preveía como una de las soluciones a los problemas de movilidad la liberalización de la autopista.

No fue la única propuesta en materia de movilidad, tanto para transporte privado como público, que Francisco Salado puso sobre la mesa. Así, abogó por la necesidad de que el Cercanías aumente sus horarios, especialmente nocturnos para atender la creciente demanda para mejorar la conexión de la Costa y mantener el flujo turístico.

Otra de las iniciativas defendidas por Salado es aprovechar que ahora que están caducadas las concesiones de los autobuses interurbanos en los nuevos concursos se valore a aquellas empresas que mejoren la frecuencia de los viajes y que se adapten a las realidades de cada localidad –por ejemplo, relató que en el caso del Rincón de la Victoria hay dos empresas que prestan el servicio, una de la capital al municipio y otra desde este hacia sus núcleos poblacionales como Torre de Benagalbón y no tienen las mismas frecuencias–.

Salado reclama quitar el peaje de la autopista

Otras de las propuestas lanzadas por el presidente de la Diputación es estudiar la implantación de un carril específico para los autobuses interurbanos y en el caso de los municipios del interior donde no es rentable una línea de autobuses, establecer un servicio a la carta para que aquellos ciudadanos, en especial para personas con poco poder adquisitivo o mayores, que no necesitan un servicio durante todos los días sino en momentos puntuales, se le subvencione por el Consorcio de Transportes el pago de una parte de un taxi.

No dejar de estudiar la llegada del metro al Palo, Rincón de la Victoria, el aeropuerto y el PTA, no tirar la toalla con el tren litoral y planificar la llegada en el futuro del ferrocarril a la costa oriental de la provincia fueron otras de las ideas expuestas por Francisco Salado, quien recordó que las competencias de la Diputación en estas materias son limitadas, así como los recursos pero que la institución provincial sí abandera estas reclamaciones.

La segunda parte de La Alameda, con Francisco Salado

Lo que sí es una competencia de la Diputación son las carreteras del interior. A este respecto, Francisco Salado recordó la puesta en marcha del Plan Vía-ble con una inversión de 50 millones de euros en diez años para mejorar las comunicaciones viarias en más de 40 pequeños municipios de la provincia actuando sobre caminos rurales que reducen los tiempos de distancia entre localidades contribuyendo a mejorar la movilidad de los vecinos y de los turistas.

Para Salado la mejora de la movilidad es una de las claves para luchar contra la despoblación en el interior de la provincia. Otra de ellas es que las empresas se instalen en estas zonas para generar empleo, por lo que anunció que se le va a dar «un empujón importante» a la redacción de los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU) de estas localidades y que redactan técnicos de la Diputación para que la Junta los apruebe cuanto antes y así los ayuntamientos puedan ofertar a las empresas zonas productivas para que se asienten en ese territorio.

Cuando tomó posesión del cargo el pasado julio, el presidente de la Diputación situó la lucha contra la despoblación como su gran reto y por eso espera tener antes de final de año el plan para luchar contra este fenómeno. Un documento donde se recogerán las medidas a adoptar (unas a corto y otras a largo plazo) y se pondrán negro sobre blanco los problemas «endémicos» del interior y a qué Administración pública le corresponde asumirlos. «Le vamos a sacar los colores a la Diputación, a la Junta y al Gobierno central», afirmó Salado, quien tendió la mano del ente supramuncipal a otras instituciones para abordar asuntos como la mejora del servicio educativo o sanitario en determinadas zonas del interior o la puesta en marcha de proyectos pendientes.

«Con el plan contra la despoblación le vamos a sacar los colores a todas las administraciones», afirmó

Entre estos últimos se encuentra la política hídrica. Francisco Salado manifestó que los esfuerzos de la Diputación se van a centrar en resolver los problemas de abastecimiento para el consumo en municipios como Sierra de Yeguas, Colmenar o Fuente de Piedra con planes de mejora de la red de saneamiento. Respecto a proyectos como la conexión de la zona occidental con la oriental con una tubería que suministre agua para el riego, se mostró dispuesto a colaborar con otras administraciones en función de los recursos económicos de cada una de ellas.

Sobre las relaciones con su socio de gobierno, Ciudadanos, Salado afirmó que son «muy buenas» y destacó el ejercicio de «corresponsabilidad» de la formación liberal de entrar en la gestión. Sobre el hecho de que Juan Cassá no se incorporara a su equipo, dijo es la formación naranja la que ha decidido el papel que debe asumir Cassá.

Francisco Griñán analiza en el programa La Alameda su entrevista exclusiva con Antonio Banderas