Ruiz Espejo: «La gente ha reaccionado contra la deriva totalitaria de las derechas»

José Luis Ruiz Espejo/
José Luis Ruiz Espejo

El secretario general del PSOE de Málaga defiende la campaña que han realizado, basadas en actos pequeños pero numerosos en toda la provincia

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

José Luis Ruiz Espejo no ha tenido un momento de pausa. A pesar de haber abandonado la sede del PSOE bien entrada de la madrugada tras disfrutar de la noche electoral, esta mañana ya estaba en el Parlamento andaluz. Para el exdelegado del gobierno en Málaga, la incontestable victoria del domingo en la provincia supone su primera alegría como secretario general tras haber sido elegido en el cargo a finales de 2017. Aunque reconoce que el triunfo global tiene que ver con la campaña nacional, destaca el trabajo realizado desde Málaga. «Creo que todo influye. Aquí hemos hecho una campaña seria, en positivo y de implantación. Por eso hemos ganado en 94 de los 103 municipios, y en todos con resultados similares», sostiene en declaraciones a SUR.

Ruiz Espejo considera que esta campaña ha sido diferente por la interrupción de la Semana Santa, aunque también desgrana dónde ha estado la clave. «A veces parecía que hacíamos pocas cosas, que no se veía; pero hemos cubierto todo el territorio. En los últimos tres días se ha se organizaron más de 20 actos en cada jornada», señala.

Sobre la diferencia de votos entre las andaluzas y las generales -y a pesar de admitir que el electorado podía haber castigado cierto desgaste del PSOE en 40 años-, el secretario provincial del PSOE tiene claro algunos de los motivos. «La gente ha reaccionado a la deriva totalitaria de las derechas, y sobre todo a la propuesta del gobierno andaluz apoyado por la ultraderecha».

Desde el PSOE no quieren lanzar las campanas al vuelo, pero no ocultan que este resultado es un punto de partida importante para poder ganar las elecciones municipales. «La influencia de la lista y del candidato es clave. Y aunque las tres derecha sumen, deberán tener en cuenta que eso es precisamente lo que ha castigado el electorado. Deberán tener cuidado, porque los españoles y los malagueños han apostado por la democracia y la moderación», sentencia.