La construcción de viviendas se frena en Málaga

Las viviendas visadas en el segundo trimestre del año son menos que las del primer trimestre. /SUR
Las viviendas visadas en el segundo trimestre del año son menos que las del primer trimestre. / SUR

El Colegio de Arquitectos detecta una caída del 5% en las viviendas visadas en la primera mitad del año, el primer retroceso desde la recuperación del mercado inmobiliario

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La recuperación del sector de la construcción en Málaga tras los años más duros de la crisis económica echa el freno. Así lo revelan los datos de viviendas visadas dados a conocer este miércoles por el Colegio Oficial de Arquitectos. En la primera mitad del año, se han autorizado proyectos que suman 3.901 viviendas, lo que supone un 5% menos que en el mismo periodo de 2018. Es la primera vez desde que comenzó el repunte del negocio del ladrillo que se produce esta caída. Desde 2014, los visados registrados de enero a junio no han hecho más que crecer, al igual que en el balance de cada año. Así, en 2014 sumaron 284 las viviendas autorizadas por el Colegio de Arquitectos de enero a junio, una cifra que creció a 875 en 2015 y siguió en aumento con 1.223 viviendas en 2016, 2.441 en 2017 y 4.104 el año pasado.

Para el decano del Colegio de Arquitectos, Francisco Sarabia, estos datos no sirven todavía para encender las alarmas porque, a su juicio, reflejan «una estabilización del ritmo de la construcción». En el primer trimestre de este año se contabilizaron 2.149 viviendas visadas, una cifra que disminuyó a 1.752 en el segundo trimestre. Según el decano, este retroceso puede deberse a «razones coyunturales» dentro del «crecimiento sostenible que está viviendo el mercado de la vivienda actualmente». En este sentido, el responsable de la institución colegial ha señalado que «hay que esperar a un periodo de análisis más amplio que el trimestre o el semestre para ver si se compensa esa estacionalidad, que puede producirse por la llegada de periodos vacacionales como la Semana Santa o el verano o de hechos puntuales como la celebración de elecciones».

No obstante, Sarabia ha admitido que se han visto sorprendidos por el retroceso, que es más acentuado en la capital que en la Costa del Sol. «No quiero pensar que pueda deberse a las trabas burocráticas con las que se topan los promotores para recabar las licencias», ha comentado, al tiempo que ha apuntado que puede deberse a que «se haya enfriado el sector ante la incertidumbre que genera un periodo prolongado de elecciones en el que se han sucedido las autonómicas, las generales y las locales». «Vamos a ver qué pasa en los otros dos trimestres que faltan de este año», ha concluido.

También se mostró cautelosa la Asociación de Constructores y Promotores (ACP), cuya secretaria general, Violeta Aragón, prefiere no hablar aún de ralentización ni estancamiento por un retroceso que considera «puntual». «Ahora mismo no se puede hablar de parón. El primer y el tercer trimestre del año pasado también fueron flojos pero luego el cómputo global del ejercicio fue al alza. Hay que ver más los datos generales porque se puede recuperar la situación en lo que queda de 2019», ha argumentado Aragón, quien asegura que todavía «hay margen de crecimiento» en el sector inmobiliario malagueño.

En cambio, para el presidente de la Asociación de Estudios Urbanísticos y Territoriales Teatinos, Vicente Seguí, esta disminución en la construcción de viviendas no debe tomarse como algo baladí porque puede ser un síntoma de «agotamiento» del mercado que atribuye al «tapón administrativo» que se ha agravado en los últimos años en todos los organismos públicos encargados de autorizar los proyectos. «Hay dinero, pero no hay forma de invertirlo. Todo está muy colapsado por el tapón de la administración, que se ha multiplicado por cinco en los últimos años. A un inversor no le puedes pedir ocho años de trámites y aprobaciones previas para poder iniciar un proyecto«, ha expuesto Seguí, quien ha añadido que, si los responsables públicos siguen sin ser conscientes de esta realidad, »esto va a ir en aumento«. »Llevamos cinco años de bloqueo político con continuos cambios y presupuestos prorrogados en las administraciones. No hay capacidad para impulsar nuevas inversiones, así que algunos inversores esperan y otros se marchan«, ha remarcado.

VIVIENDAS VISADAS DE ENERO A JUNIO