«Remar en Venecia con una jábega es una sensación espectacular»

«Remar en Venecia con una jábega es una sensación espectacular»

Dos jábegas de los clubes la Espaílla de El Palo y Pedregalejo toman parte desde esta mañana en una prestigiosa prueba no competitiva por Venecia

PATRICIA PINEDA

Hoy domingo se celebra en Venecia la 44ª edición de la Vogalonga, una ruta de exhibición de treinta kilómetros por los lagos y canales que atraviesa esta ciudad italiana desde la plaza de San Marcos hasta rodear la isla de Burano.

Allí se encuentran los clubes de La Espaílla de El Palo y Pedregalejo, que por primera vez surcan aguas venecianas con las jábegas tradicionales malagueñas y rodeados de más de 2.000 embarcaciones procedentes desde todas las partes del mundo. La jornada no competitiva comenzó hoy a las nueve de la mañana, y tiene previsto que acabe a las tres de la tarde. El club de La Espaílla de El Palo ya ha recorrido el 50% del recorrido y ha hablado con este periódico en mitad de un pequeño descanso.

«Remar en Venecia con una jábega es una sensación espectacular. Lo nunca visto«, relata Agustín Montañez, presidente del club. »Es muy difícil remar con tantas embarcaciones, se te cruzan muchos barcos«, cuenta Montañez, que además es el patrón de esta jábega en la que todos van vestidos de marengos, el atuendo tradicional del pescador malagueño. Las mujeres se han adornado el pelo con una biznaga.

Y es que este espectáculo es «un escaparate del remo mundial«, según relata Silvia Campos, secretaria del club. »Hemos querido participar porque el club quiere dar a conocer la jábega fuera de Málaga y España, por eso aquí no podíamos faltar«.

En total, 12 personas agitando el remo en esta jábega y superando los tramos más complicados dentro de este largo recorrido. «Hay que ir remando en todo momento, es muy complicado. Hay zonas que casi son solamente arena. Exige mucho esfuerzo», relata Silvia mientras que una embarcación italiana se les acerca intrigados sobre su procedencia.

En la imagen superior, la jábega de Pedregalejo en uno de los canales. Debajo parte de los miembros de la Espaílla de el Palo en Málaga antes de salir para Venecia. Debajo, la jábega del Palo en el momento de ser introducida en el agua.