Reclaman más psicólogos en el SAS para tratar mejor el trastorno bipolar

Reclaman más psicólogos en el SAS para tratar mejor el trastorno bipolar

La demora para lograr un diagnóstico certero y la necesidad de una atención multidisciplinar se abordarán mañana en unas jornadas

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

De la euforia a la depresión y viceversa. Esa es la característica fundamental que define al trastorno bipolar, una enfermedad mental cuya mejor forma de combatirla es a través de un tratamiento multidisciplinar, en el que la asistencia psicológica juega un papel primordial. Sin embargo, la falta de psicólogos en la sanidad pública andaluz cae como una losa sobre los pacientes. La Asociación de Trastorno Bipolar de Andalucía Oriental (BAO) reclama que se incremente el numero de especialistas en psicología en el SAS como modo de mejorar la atención que se da a los afectados por esa patología. «Las demoras para lograr diagnósticos y tratamientos certeros son grandes, hay pocas camas hospitalarias para los pacientes y es necesario aumentar la dotación de psicólogos de la sanidad pública andaluza», manifestó a ayer a este periódico Myriam García Vera, presidenta de BAO.

La situación por la que atraviesan las personas con trastorno bipolar se abordará mañana jueves por la tarde en una jornada organizada por BAO y que se celebrará en el auditorio Edgar Neville de la Diputación Provincial. El lema de la jornada, en la que habrá varias ponencias a cargo de expertos en la materia, es 'No estás solo. Entre todos podemos ayudarnos'.

Entre el 2 y 6 por ciento de la población sufre trastorno bipolar en algunos de sus grados, incluidas las personas que aún no están diagnosticadas, indicó Myriam García. Los enfermos se enfrentan a un estado de ánimo cambiante, en el que alternan periodos de euforia con otros depresivos. «Es necesario que la sanidad pública de Andalucía cuente con más psicólogos para hacer un buen seguimiento de las personas afectadas. No todo se soluciona tomando pastillas», recalcó la presidenta de BAO. Según puso de relieve, ante las carencias del SAS en materia de salud mental, muchas familias se ven obligadas a contratar ayuda psicológica privada.

Recaídas frecuentes

Otra cuestión que perjudica a los pacientes con trastorno bipolar es que se suele tardar de ocho a diez años en dar con un diagnóstico y un tratamiento acertados. «Con la medicación, hay personas que aparentemente mejoran, pero luego vuelven a tener un episodio depresivo. Los pacientes tanto suben en su estado anímico como bajan si no están bien tratados, lo que provoca que las crisis que sufren sean mayores», señaló Myriam García Vera. La presidenta de BAO añadió que el estado depresivo que afecta a estas personas no es como la depresión normal.

El trastorno bipolar está detrás de muchas desavenencias de parejas que acaban en divorcio. Asimismo, repercute negativamente en el mundo laboral. Como se explica en la página web de BAO, en ese trastorno hay fases de exaltación anímica que se alternan con episodios de depresión, bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, pensamientos negativos y, en muchos casos, ideas de suicidio. Al periodo de exaltación (un estado de ánimo elevado o de euforia excesiva) se le llama episodio maniaco.

Myriam García, por otro lado, pidió que los médicos de familia y los profesionales de salud mental remitan a los pacientes a las asociaciones de trastorno bipolar, para que participen en grupos de ayuda mutua.

Temas

Sas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos