Juan Gil, de 97 años: «No quería morirme sin participar en este proceso electoral»

Juan Gil, de 97 años: «No quería morirme sin participar en este proceso electoral»

Este malagueño se ha estrenado como apoderado en un colegio electoral de Málaga

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Juan Gil no quería morirse sin haber participado de primera mano un proceso electoral y lo ha logrado. A sus 97 años, y tras vivir cerca de media vida exiliado, este vecino de la Carretera de Cádiz ha logrado cumplir un sueño y participar como apoderado del PSOE en unas Elecciones Generales. «Estoy muy feliz, es un día muy importante para mi».

Antonio Román, exconcejal socialista y antiguo profesor de la Escuela Ave María, explica que Gil es su vecino y le pidió ayuda para participar en este nuevo proceso electoral. «Llevaba tiempo queriendo decirme algo, y hace 15 días me dijo 'no quiero morirme sin participar en esto'», recuerda visiblemente emocionado.

Este vecino participó como apoderado en el colegio Tartessos, en la zona de Mainake. Aunque todos los compañeros le habían pedido que fuera solo un rato, él se presentó a primera hora, nada más abrir, y se quedó hasta la hora de comer. A pesar de tener problemas de oído, permaneció sentado observando todos los movimientos y tratando de ayudar lo máximo posible. «Es un día muy importante, todo el mundo tiene que venir a votar», decía un poco cortado.

Juan Gil vivió represaliado por sus profundas convicciones socialistas y tuvo que exiliarse a Marruecos, en donde estuvo trabajando como mecánico. Con el inicio de la democracia volvió a Málaga y mantuvo un contacto muy estrecho con Antonio Román, aunque siempre desde la distancia, de forma pasiva. Gil habla tres idiomas (español, francés y árabe) y vive solo a pesar de su avanzada edad. «Tiene una lucidez mental envidiable».