Crónica política

El PSOE de Málaga asume el riesgo de un 10-N

Ruiz Espejo comparece ante los medios, junto a miembros de su ejecutiva. /SUR
Ruiz Espejo comparece ante los medios, junto a miembros de su ejecutiva. / SUR

«Estamos interesados en un Gobierno para España, pero no a cualquier precio», asegura José Luis Ruiz Espejo ante un escenario lleno de dudas

Matías Stuber
MATÍAS STUBER

Nadie tiene una bola de cristal para adivinar cómo sería el comportamiento del electorado si tuviera que acudir de nuevo a las urnas el próximo 10 de noviembre. Tampoco que unas elecciones sirvan para resolver la actual situación de bloqueo político. En el PSOE de Málaga, una repetición electoral se contempla con la inquietud que da saber que hay poco que ganar y mucho que perder. El pasado 28 de abril, los socialistas fueron el partido más votado en la provincia y se hicieron con cuatro diputados y tres senadores. «Es muy complicado subir más», reconoció este viernes José Luis Ruiz Espejo, tras finalizar una rueda de prensa en la que despachó varios asuntos de actualidad como la crisis de la listeria y el arranque del curso escolar en primaria.

Con las actuales coordenadas, las posibilidades apuntan todas a una misma dirección. La urgencia de los plazos apenas deja una semana para llegar a un acuerdo, y Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se intuyen más alejados que nunca. Algunos diputados malagueños, incluso, hablan de «desprecio personal». El atolladero sigue siendo el mismo. Podemos quiere una coalición. Ruiz Espejo volvió a insistir desde Málaga en la fórmula del «programa común y progresista». «El escenario que tenemos ahora mismo es el de la necesidad de la formación del Gobierno. Estamos pensando en que España necesita un Gobierno ya», añadió. Salvo milagro de última hora, eso tendrá que esperar.

Ruiz Espejo se hizo rodear ayer de los miembros más destacados de su ejecutiva. Todos subieron al atril para transmitir unidad en torno al mensaje. El guion se ha interiorizado muy bien y en el fondo es el mismo que repite el PSOE a nivel nacional, señalando a Podemos como el gran culpable del actual bloqueo. Pero hay algo que cambia con respecto al escenario del pasado 28 de abril. Entonces, había un elemento movilizador para la izquierda: el miedo a una irrupción sonada de Vox. Luego se demostró que los peores augurios, algunos incluían incluso a un Santiago Abascal mudándose a la Moncloa, se parecían mucho al cuento de la lechera. Entre eso y que es muy probable que el votante de izquierdas encuentre motivos suficientes para estar descontento con sus representantes, cabe esperar una bajada en la participación, que puede tener consecuencias directas para los socialistas malagueños. «Los votantes que se aburren son los de izquierdas. Los de derechas tienen claro que si van todos a votar, pueden ganar. Ellos no tardarían ni dos días en pactar porque saben que su electorado no se lo perdona», asegura un miembro destacado del PSOE de Málaga con cierta resignación.

Aunque para Ruiz Espejo se trata de un riesgo que los suyos están obligados a asumir. Mejor ir a unas nuevas elecciones que meterse en una coalición en la que nadie cree. «Estamos interesados en un Gobierno fuerte, pero no a cualquier precio. Que nos afecte más o menos al PSOE de Málaga, que existen riesgos... No vamos a cambiar ese riesgo por un Gobierno débil o por dos Gobiernos en uno», expuso en este sentido. También negó que su partido esté trabajando ya con un calendario electoral ni que eso fuera un asunto a tratar en la ejecutiva que se celebró por la tarde. «Una campaña electoral la montamos en diez días», dijo para dejar caer que esa maquinaria está de sobra engrasada. Resguardado de las cámaras, se pudo ver a Francisco Conejo en el despacho del secretario general. Internamente, cuenta con un amplio bagaje como conocedor y estratega de las campañas electorales.

Hay otros hilos que enlazan con cierta preocupación entre los dirigentes del PSOE de Málaga. Estos llevan a las pasadas elecciones municipales, cuando todas las encuestas –tanto externas como internes– le auguraban al PSOE un escenario victorioso muy similares al que habían disfrutado en abril. Pero la realidad dejó descubierta a todos los sondeos. El PP se recuperó bien del batacazo y se hizo con los ayuntamientos más importantes de la provincia. «Puede pasar lo mismo», advierten algunas fuentes del partido consultadas por este periódico.

Nombramientos

A falta de saber si se concreta o no la repetición electoral, Ruiz Espejo ratificó en la ejecutiva de ayer sendos nombramientos para ampliar la comisión ejecutiva provincial. El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, es el nuevo portavoz del consejo de alcaldes del PSOE. Un órgano recién creado, que tiene como objetivo la puesta en común de problemáticas de ámbito municipal entre todos los alcaldes socialistas. También se designó como nueva delegada de los portavoces socialistas a Isabel Aguilera, que encabeza al grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Ronda. Con estos nombramientos, se amplía la nómina de cargos orgánicos a nivel provincial.