El PSOE denuncia que la Diputación es la «gran casa de acogida» de cargos del PP

El PSOE denuncia que la Diputación es la «gran casa de acogida» de cargos del PP

Francisco Conejo denuncia que la política de personal «es un auténtico cachondeo» y el popular Francisco Salado tacha la acusación de «ridícula» y «fuera de lugar»

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El portavoz del PSOE en la Diputación de Málaga, Francisco Conejo, sigue calentando el arranque del curso político en la institución supramunicipal; y si hace unos días denunciaba que el PP tenía «abandonados a su suerte» a los municipios de menos de 20.000 habitantes en cuestiones como la poda, las plagas y la recogida de animales, esta mañana ha arremetido duramente contra el equipo de gobierno de la Diputación, al que acusa de haber convertido la institución en una «gran casa de acogida» para cargos del PP.

«La sede del PP ya no está en la avenida de Andalucía, sino en la calle Pacífico. Sólo falta que pongan las siglas del partido en la puerta», ha criticado el portavoz de los socialistas, quien ha lamentado que durante los meses de julio y agosto el presidente de la institución, Elías Bendodo, «ha colocado a tres cargos del PP que se han quedado fuera de otras instituciones como personal de confianza en la Diputación». En concreto, Conejo se ha referido a los casos del antiguo responsable del Patronato de Recaudación, Luis Díaz, que desde el pasado 3 de agosto pasó a ocupar el cargo de director del Área de Deportes y Juventud en sustitución de Juanma Rodríguez. «Es una persona de la absoluta confianza de Bendodo y lleva más de 20 años ocupando cargos de confianza del PP», ha explicado el portavoz socialista, quien ha añadido que la gestión de Díaz al frente de Recaudación fue «un absoluto desastre (…), hasta el punto de que tuvo que dejar el patronato tras pedir el juzgado a la Diputación que le abriera un expediente».

Junto con el de Luis Díaz, Conejo se ha referido también al caso de Ana Corredera, que el pasado 20 de julio se incorporaba a la Diputación como personal eventual «con funciones de confianza en el puesto de directora de Empleo, Recursos Europeos y Nuevas Tecnologías». En este sentido, Conejo ha destacado también que la propia Corredera vuelve a la «casa de acogida» ya que «vuelve a la Diputación tras salir del Ministerio de Interior, donde asesoraba a Juan Ignacio Zoido cuando éste era ministro».

La tercera protagonista de la denuncia de Conejo ha sido la también dirigente popular Natacha Rivas, «a quien Bendodo no ha tardado ni un mes en rescatar» -según sus palabras- desde que ésta fuera cesada en julio como vicepresidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Axarquía. En este caso, Conejo ha avanzado que Rivas se incorporó el pasado 3 de agosto como personal eventual, en concreto como asesora del grupo del PP de Diputación.

En su denuncia, Conejo ha avanzado que « a la vista de todos estos movimientos, sospechamos que el próximo en aterrizar en la Diputación será el exsubdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones». «¿O va a dejar Bendodo al señor Briones fuera de la gran casa de acogida de cargos del PP expulsados de otras instituciones?», se ha preguntado el portavoz socialista, quien ha tildado la política de personal del PP en la Diputación como «un auténtico cachondeo» y ha pedido a Ciudadanos, socio de investidura del PP en la Diputación, una respuesta «firme ante este constante cambio de cromos».

La respuesta de Salado

En un gesto poco habitual después de este tipo de ruedas de prensa, ha comparecido para dar una respuesta el vicepresidente de la Diputación, el popular Francisco Salado, quien se ha mostrado visiblemente molesto por las declaraciones de Conejo y que ha considerado su intervención «ridícula y fuera de lugar». En concreto, Salado se ha preguntado «cómo puede criticar Conejo la política de cargos de confianza cuando él ha sido cargo de confianza y de alta dirección en esta misma casa».

Salado ha querido marcar distancias entre su partido y el PSOE y ha recordado que «lo que han representado los socialistas en la Diputación han sido 300 millones de deuda y más de 70 cargos de confianza; y sin embargo nosotros hemos logrado la deuda cero y hemos reducido este personal de confianza en un tercio». Para finalizar su defensa al equipo de gobierno, Salado ha insistido en que la Diputación cuenta «con una estructura administrativa que se aprobó al principio de la legislatura y que se encarga de nombrar a estos cargos de confianza». «Y el fruto de este buen trabajo en equipo -ha concluido- es el buen trabajo que se hace en la Diputación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos