El PSOE cambia el chip y pone la vista en las municipales

La dirección provincial se marca los objetivos de preservar sus actuales apoyos y movilizar al votante desencantado que se abstuvo en las últimas andaluzas para intentar mantener el poder local y recuperar la Diputación

Ruiz Espejo en una reunión reciente de la ejecutiva provincial. /SUR
Ruiz Espejo en una reunión reciente de la ejecutiva provincial. / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Tras el 'shock' emocional que supuso para los socialistas el resultado de las elecciones autonómicas andaluzas del pasado 2 de diciembre, el PSOE de Málaga ha pasado ya su particular periodo de duelo y de asimilación de la nueva realidad política –con una seria opción de un gobierno de coalición del PP y Ciudadanos– y ha empezado a cambiar el chip con la vista puesta en las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. Unos comicios donde se la juegan sus candidatos a las alcaldías y el partido, con su secretario general a la cabeza, José Luis Ruiz Espejo, quien a pesar de ganar el 2D en la provincia en su primera cita con las urnas desde que accedió al liderazgo del partido fue un triunfo amargo ante la opción de que el centro-derecha pueda gobernar por primera vez la Junta.

El PSOE de Málaga celebrará la próxima semana, el 22 de diciembre, una reunión del Comité Provincial –el máximo órgano entre congresos –para analizar los resultados de las elecciones autonómicas pero, sobre todo, según destacan fuentes consultadas, para activar el partido y elevar la moral de los cuadros del partido para afrontar las municipales. En este sentido, desde Los Arcos, sede de los socialistas malagueños, se trabaja con dos ideas fundamentales: preservar sus actuales apoyos (152.279 malagueños votaron al partido del puño y la rosa) y movilizar a sus votantes desencantados que el pasado 2 de diciembre se abstuvieron quedándose en casa o apostando por otras formaciones. El objetivo de los socialistas malagueños es mantener su actual poder municipal e intentar recuperar la Diputación Provincial, que perdieron en 2011 a manos del PP.

Los socialistas malagueños gobiernan actualmente en la mitad de las localidades de la provincia, la mayoría de ellas pequeños municipios del interior, aunque tras las elecciones de 2015 consiguió la vara de mando y aún la mantiene en grandes ciudades de más de 20.000 habitantes como Ronda, Nerja, Torremolinos, Benalmádena, Vélez-Málaga (en todas ellas mediante pactos con otras fuerzas políticas) y en Cártama, donde tienen mayoría absoluta. Asimismo, forman parte del gobierno de coalición con Ciudadanos en Mijas.

Guiño a la capital

Uno de los grandes retos socialistas cara a las municipales de 2019 es el intento de gobernar Málaga, en poder de los populares desde 1995. Dentro de las malas noticias para el PSOE provincial el 2D, una de las alegrías se la dio la victoria en la capital con 53.311 votos, donde el PPquedó en tercer lugar tras Ciudadanos. Unos datos que extrapolados a nivel local dan un escenario de empate a concejales y la posibilidad de que, al igual que puede ocurrir en la Junta, pueda haber en primavera una alternancia en el gobierno de la Casona del Parque.

El pasado lunes, durante la celebración del comité director del PSOE de Andalucía, su secretaria general y presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, tuvo varios guiños hacia Málaga capital poniendo en valor los resultados, la posibilidad de que haya un cambio tras las municipales y ensalzando la labor del actual portavoz y candidato a la Alcaldía, Daniel Pérez.

«En Málaga hay partido», subrayaron varias fuentes consultadas confiadas en que el desgaste del PP en la Casona del Parque puede abrir una vía al cambio liderado por los socialistas en el Ayuntamiento. Tanto la dirección andaluza como la provincial del PSOE se van a volcar en intentar la recuperación de una Alcaldía simbólica, así como de la Diputación Provincial.

Para conseguir estos objetivos, añadieron las fuentes, es fundamental trasladar a la ciudadanía una imagen de unidad del partido. En este sentido, el sector de los sanchistas en la provincia, al igual que ha hecho en Andalucía, ha cerrado filas en torno a los actuales dirigentes para afrontar con garantías las elecciones municipales. Máxime teniendo en cuenta que la inestabilidad política nacional ha puesto sobre el tapete la posibilidad de un adelanto de las elecciones generales, en principio previstas para 2020.

En el citado comité director del PSOE-A sí hubo una voz crítica del sector sanchista malagueño, la del exportavoz municipal en el Ayuntamiento Rafael Fuentes.

Asimismo, se está a la espera de que la dirección federal apruebe el calendario para la elaboración de las listas a los comicios municipales, un proceso que siempre suele generar tensiones internas.

 

Fotos

Vídeos