La presión sobre el Campo de Gibraltar extiende la violencia entre narcos a la Costa

'El Maradona' fue asesinado después de ver cómo su hijo hacía la primera comunión en Marbella. /Josele-Lanza -
'El Maradona' fue asesinado después de ver cómo su hijo hacía la primera comunión en Marbella. / Josele-Lanza -

El litoral occidental registra ya una docena de casos, entre asesinatos, tiroteos y secuestros, que las Fuerzas de Seguridad vinculan con el crimen organizado y la droga

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

En mayo, tras la primera oleada de muertes, tiroteos y secuestros, el Gobierno, entonces del PP, descartaba el 'efecto contagio' y se resistía a extrapolar la situación del Campo de Gibraltar a Málaga. Tres meses después, las tornas han cambiado. Y no solo en el plano político. Policías y guardias civiles especializados en la lucha contra el crimen organizado se muestran convencidos de que la presión sobre la comarca de Algeciras ha extendido a la Costa del Sol el negocio y, con él, la violencia entre narcos.

Los sucesos del mes de mayo, que fueron considerados entonces por Interior «hechos aislados», han tenido continuidad en el tiempo con otra media docena de episodios violentos en agosto y lo que va de septiembre. Las Fuerzas de Seguridad acumulan al menos 13 casos –y son solo los que han trascendido– entre asesinatos, secuestros e incidentes armados que tienen el sello del crimen organizado y están marcados por un denominador común: la droga. Salvo uno de estos sucesos, que ocurrió el último día de abril en la capital, todos se concentran en el área de Marbella, Estepona, Fuengirola y Mijas.

En la última semana han tenido lugar tres hechos delictivos, a cual más preocupante, que los investigadores circunscriben a este contexto. El sábado, un británico de 35 años se vio sorprendido por cuatro encapuchados cuando al parecer acudía a una cita en un lugar apartado de una urbanización marbellí, adonde llegó en un taxi desde la Estación María Zambrano. Llevaba apenas una hora en la provincia cuando lo tirotearon, apuñalaron y torturaron hasta desfigurarlo con la 'sonrisa del Joker', también conocida como 'The Glasgow smile', que consiste en hacer dos cortes a ambos lados de la cara, desde las comisuras hasta las orejas.

Dos días después, Sean Hercules, de 39 años, se enfrentó a tiros con los tres policías del Grupo de Atracos que iban a identificarlo en su habitación del aparthotel donde se hospedaba en Estepona. Tras más de 60 disparos, el británico cayó abatido. Tenía una treintena de antecedentes, algunos de ellos por drogas y armas.

Sucesos

27 de febrero (Casares).
Cinco encapuchados secuestraron a tres cabreros y mataron a golpes a uno.
30 de abril (Málaga).
El cadáver de Francisco J. López Padilla fue hallado apuñalado en Las Castañetas
4 de mayo (Fuengirola).
Dos marroquíes acudieron a un hospital privado con disparos tras un tiroteo en un local del puerto deportivo
7 de mayo (Marbella).
Una pareja fue abandonada en una cuneta. Él murió a causa de los disparos y las torturas. Ella sobrevivió
11 de mayo (Fuengirola).
Un individuo de Europa del Este fue a un centro de salud con dos disparos.
12 de mayo (Marbella)
Un hombre magrebí fue liberado junto a La Cañada tras su secuestro
12 de mayo (Marbella).
El Maradona', fue asesinado en la puerta de la iglesia Virgen del Rocío.
5 de agosto (Marbella)
Dos ciudadanos belgas fueron tiroteados en el parking de una discoteca.
14 de agosto (Mijas).
Dos ciudadanos suecos fueron secuestrados y torturados. Uno de ellos murió y otro resultó herido grave.
20 de agosto (Estepona).
Un encapuchado acribilló a tiros a un hombre y huyó en bicicleta.
8 de septiembre (Marbella).
Un británico fue tiroteado por unos encapuchados, que le dibujaron la sonrisa del Joker
10 de septiembre (Estepona).
Hercules murió tras enfrentarse a tiros con la policía. Tenía antecedentes, algunos por drogas y armas.
11 de septiembre (Marbella).
Tedax detonaron un artefacto explosivo en la urbanización. La policía vincula la bomba, de fabricación casera y pensada para un «acto selectivo», al crimen organizado.

El martes se vivió otro alarmante episodio en la Costa. Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos (Tedax) de la policía tuvieron que detonar un artefacto hallado en una papelera en la urbanización marbellí Altos de los Monteros. La bomba era de fabricación casera, hecha en el extranjero y preparada para una «acción selectiva» que la investigación, a estas alturas, vincula ya con el crimen organizado.

Teoría del globo

Las Fuerzas de Seguridad del Estado recurren, una vez más, a la vieja teoría policial del globo. «Si presionas en un lado, el aire se desplaza a otro. Con la de delincuencia ocurre igual...», asevera un veterano agente antidroga que lleva años trabajando en la Costa del Sol y que considera que el negocio y sobre todo sus efectos colaterales se han extendido a la provincia.

«Hemos detectado a muchos más traficantes aquí, más alijos, más guarderías de droga que antes estaban en el Campo de Gibraltar y más 'vuelcos' –robos entre narcos– que ocurrían allí», añade el investigador, que apunta un dato que suena a vaticinio: el año acabará con una cifra récord de incautaciones de droga en Málaga.

Un encapuchado acribilló a tiros a un hombre al que sorprendió en la puerta de su casa en Estepona.
Un encapuchado acribilló a tiros a un hombre al que sorprendió en la puerta de su casa en Estepona. / SUR

Sin embargo, mientras tanto, el foco sigue puesto en la comarca de Algeciras, donde el Gobierno ha puesto en marcha un programa específico para combatir el narco con una dotación presupuestaria de siete millones de euros. En cambio, los agentes antidroga destinados en la Costa claman por que Málaga haya sido olvidada en este plan, cuando las fronteras, en ese frente de 150 kilómetros de litoral, son muy difusas.

Los investigadores se muestran convencidos de que los 'vuelcos' han disparado la violencia. Primero, porque los ladrones de alijos suelen hacerse pasar por policías o guardias. Los narcos se quejan de que ya no saben cuando son agentes de verdad haciendo un registro o delincuentes disfrazados que les van a robar. Y segundo, porque la 'víctima' no suele dejar las cosas así y, además de intentar recuperar la droga, tiene que lanzar un mensaje tanto a los ladrones como al resto de bandas.

Dos suecos fueron torturados en Mijas (uno murió) por tres compatriotas que fueron detenidos.
Dos suecos fueron torturados en Mijas (uno murió) por tres compatriotas que fueron detenidos. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos