El IAM presenta una guía visual para detectar casos de abuso sexual y acoso en la juventud

La guía se repartirá en los centros escolares/
La guía se repartirá en los centros escolares

El libreto, presentado ayer, cuenta con las ilustraciones de Estefi Martínez, creadora del personaje de 'Pedrita Parker'

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

¿Cómo se identifica un caso de acoso o abuso sexual? Esa es la pregunta que responde una nueva guía elaborada por el Instituto Andaluz de la Mujer, y que para ayudar a detectar estas situaciones cuenta con la imagen visual aportada por la dibujante Estefi Martínez, creadora del personaje de Pedrita Parker. Esta publicación se ha elaborado en el marco del proyecto 'Búsqueda de nuevos canales para la prevención de la violencia de género y la coeducación sexual' que subvenciona el IAM dentro de la convocatoria a asociaciones y federaciones de mujeres para la realización de proyectos que fomenten la erradicación de la violencia de género por un importe de 6.560 euros. Además, y según explicaron durante la presentación, en esta iniciativa colaboran junto a la Asociación de Mujeres Berenice, la Asociación Mujer Rural de Mollina, la Asociación Mujeres por la Alegría de Alhaurín de la Torre y la Asociación Mujeres Cultural Zumaya de Málaga.

Este libreto ,se difundirá a través de la web de la asociación Berenice (https://www.somosberenice.es/) y en los centros escolares de la provincia de Málaga. La publicación está destinada a la población juvenil y tiene por objeto, además de detectar e identificar los supuestos de acoso, abuso y agresión sexual en la población juvenil, prevenir la comisión de estos delitos actuando desde el primer momento. De esta manera, la guía destaca un informe del Ministerio del Interior, publicado en 2018, que alerta de que el 50% de las víctimas de abuso y agresión sexual son menores y más del 80% de las víctimas son mujeres.

La publicación, con un contenido muy visual, refleja los síntomas de acoso sexual en las víctimas como, por ejemplo, problemas de hiperactividad e hipervigilancia que ocasiona insomnio, pesadillas, dolores de cabeza, problemas digestivos; así como problemas de concentración y atención, con dificultad para el rendimiento académico y el desempeño laboral y, también la obsesión por evitar todo lo relacionado con la fuente de acoso, llegando a producir abandono o bajas laborales, solicitud de cambio de clase e incluso de centro escolar.

La asesora de programa del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Málaga, María Encarnación Santiago, celebró que cada vez se vayan adoptando más medidas «concretas, firmes y valiosas» para luchar contra el acoso y las agresiones sexuales, especialmente en la juventud. Además, señala que «educar, concienciar, actuar, prevenir y luchar» contra esta violación de los derechos humanos de las mujeres es algo de vital importancia para continuar y colaborar en la transformación social a favor de la igualdad. «Desde el IAM y la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación siempre vamos a apoyar acciones que impliquen sumar en actuaciones, prevenir así como paliar y reducir el dolor», defendió.