Olga Guerrero: «La nanotecnología va a revolucionar el diagnóstico y tratamiento de enfermedades»

La profesora Olga Guerrero, que coordina estas jornadas científicas./FÉLIX PALACIOS
La profesora Olga Guerrero, que coordina estas jornadas científicas. / FÉLIX PALACIOS

El Grupo Español del Carbón, al que pertenece la profesora titular de Ingeniería Química de la UMA, ha organizado por primera vez en Málaga unas jornadas divulgativas sobre el mundo de las 'cosas pequeñas', la nanociencia

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

'10 a la menos 9' es la expresión matemática en el sistema internacional de unidades del nanometro, la milmillonésima parte del metro. Y es el título de unas jornadas divulgativas que se están desarrollando desde esta semana por primera vez a Málaga de la mano del Grupo Español del Carbón, que coordina Olga Guerrero, profesora titular de la UMA en Ingeniería Química.

–Es la primera vez que se organiza esta feria de nanotecnología en Málaga...

–Sí, es la primera vez. El Grupo Español del Carbón las viene organizando desde hace unos años, esta es su cuarta edición, y hemos conseguido que Málaga participe en este evento científico con otras ciudades españolas.

–¿Qué finalidad persiguen con la organización de estas jornadas?

–En los últimos años estamos asistiendo a grandes avances en esta nueva rama de la ciencia, la nanotecnología, y con la presencia de destacados científicos españoles que trabajan en distintas universidades y el CSIC tratamos de acercar a estudiantes y al público en general lo que se está haciendo en España.

–Y ¿qué espera que aporten estas conferencias?

–Fundamentalmente que los ciudadanos se den cuenta de que la Ciencias es importante, que es parte del conocimiento y de la cultura. Que debemos situarla en el debate político, que se debe escuchar más a los científicos. Y que hay que luchar contra las pseudociencias, tan tremendamente peligrosas. Con frecuencia, los científicos nos quedamos en nuestros laboratorios, con nuestras investigaciones, y no sabemos transmitir a la sociedad lo que hacemos.

–¿Qué es la nanotecnología y qué utilidad puede tener?

–Podemos decir que es la tecnología a pequeña, muy pequeña escala. La unidad de medida es el nanometro, que es la milmillonésima parte del un metro. Desde hace unos años somos capaces de fabricar materiales controlando los átomos, es decir, podemos diseñar materiales a nivel de átomo y moléculas. Esto está revolucionando la ciencia en muchos campos y es de lo que se va a hablar en estas jornadas.

–En 'Viaje alucinante' unos científicos reducen su tamaña y en un pequeño submarino viajan por el cuerpo humano para curar a una persona. ¿esto ya no es ciencia ficción?

–Efectivamente, esto ya no es ciencia ficción y no es descabellado pensar que en poco tiempo se pueda hacer. Ya se está experimentando con lo que llamamos 'lab on a chip', un laboratorio en un chip. No es ficción pensar que se pueda introducir un sensor en el organismo y que circule por el torrente sanguíneo para detectar tumores y pueda atacarlos cuando apenas son unas pocas células.

–¿Es la medicina la principal aplicación de la nanotecnología?

–No, hay muchos campos en los que se está aplicando. En ingeniería se está utilizando para la fabricación de nuevos materiales, como en informática o en telecomunicaciones. Y también tiene una aplicación ambiental y en nuevas energías menos contaminantes y más eficientes.

–Hablando de contaminación, ¿cree posible reducir y eliminar las emisiones de CO2?

–Hay muchos compañeros del Grupo Español del Carbón que están trabajando en diseñar procesos para recuperar el CO2 de las chimeneas industriales para que no llegue a la atmósfera. También se está investigando para buscar aplicaciones y utilidad al CO2 que está en la atmósfera de manera que sea un elemento útil por ejemplo para producir energía, incluso se avanza en vías alternativas de producción de energía sin emisión de CO2.

–¿Confía entonces en que el futuro modelo energético sea capaz de eliminar los residuos y emisiones de carbono?

–Sí, sin lugar a dudas. Una de las charlas del ciclo aborda precisamente las nuevas fuentes y maneras de producir la energía de forma más limpia, con el hidrógeno, por ejemplo, utilizado en las pilas de combustión.

–También es muy llamativo el uso de estos materiales minúsculos en la medicina, ¿augura una revolución en los tratamientos?

–Sí, creo que el futuro será muy distinto. Desde el diagnóstico al tratamiento. Piense que ahora para diagnosticar un tumor en muchos casos hay que pasar por quirófano, tomar muestras, analizarlas, etcétera. La nanotecnología nos permitirá diseñar nanosensores que irían por una fibra óptica de nanometros de diámetro, introducida a través de la piel, hasta la zona donde están las células tumorales y tomar la muestra.

–¿También vamos hacia una medicina más personalizada?

–Se va a producir una revolución en cuanto a la administración de los tratamientos. Piense que para tratar un problema médico se toma una patilla, por ejemplo, en altas dosis porque tiene que recorrer todo el cuerpo hasta llegar al punto donde actuará, con sus efectos secundarios. Si lo podemos dosificar en una nanocápsula y ponerlo en la zona donde va a actuar, se evitan todos esos inconvenientes. Se está avanzando mucho en la liberación controlada de fármacos.

–¿Cómo está la Universidad de Málaga en este nuevo campo de investigación?

–Tenemos varios grupos trabajando en el campo de materiales, y en el de Bioquímica. En Bionand hay también grupos investigando en la liberación controlada de fármacos.

–Usted ha tenido estancias postdoctorales en varias universidades, algunas americanas, ¿hay mucha diferencia en medios con respecto a Málaga o España?

–No crea. En Estados Unidos he encontrado equipos muy parecidos a los de aquí. Lo que sí llama mucho la atención es la gestión. Aquí nos ahoga la gestión. Perdemos mucho tiempo en papeleo. Y donde sí hay una diferencia abismal es en las grandes oportunidades que dan en EE UU a lo jóvenes y que aquí no tienen.

Temas

Málaga