La obra pública se estanca en la provincia de Málaga

Miguel Rebollo, María García y Violeta Aragón, de la Asociación de Constructores/
Miguel Rebollo, María García y Violeta Aragón, de la Asociación de Constructores

La inversión estatal cae a la mitad y frena el crecimiento del gasto público de las administraciones, que en 2018 fue de 292,1 millones

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La inversión en obra pública en la provincia de Málaga no termina de despegar, por mucho que los ayuntamientos se hayan puesto las pilas con vistas a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo, ya que ni la administración andaluza ni especialmente la estatal acaban de abrir el grifo en materia de infraestructuras. Según el balance realizado por la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), las Administraciones públicas licitaron en 2018 obras en la provincia por un importe de 292,1 millones de euros, lo que supone un 5% más respecto a los 278,4 del ejercicio anterior y la cuantía más alta desde 2011 (281,5). Un crecimiento interanual que para el sector es a todas luces insuficiente si se compara con el 83% experimentado en el conjunto de Andalucía, pero que en la práctica resulta aún peor porque en ese montante figuran los 34,2 millones por los que la Junta licitó el tramo del metro desde El Corte Inglés hasta el Hospital Civil y que ahora el nuevo Gobierno regional ha decidido anular para apostar por llevarlo desde Teatinos hasta el PTA. «Estamos asistiendo a una paralización de las inversiones en la provincia», ha afirmado la secretaria general de la patronal de los constructores, Violeta Aragón, quien ha advertido no sólo de las consecuencias negativas que puede suponer en cuanto a creación de empleo, sino también en que «para atraer empresas e inversores hacen falta infraestructuras».

En términos interanuales, las administraciones locales han experimentado un incremento del 30%, pasando de 65,3 a 83,1 millones. Similar sería el porcentaje del Gobierno autonómico (de 135,6 a 174,8) si se mantuviera la citada obra del metro que no se va a ejecutar. Donde peores cifras se registran es en el ámbito estatal, ya que la inversión en obra pública se ha reducido a la mitad en el último año, con 34,3 millones frente a los 77,5 de 2017, muy lejos de los 140 millones consignados en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. «El Estado ha invertido en la provincia 60 euros por habitante al año, cuando en el conjunto del país es de 100 euros», ha denunciado la presidenta del Grupo de Contratistas de la ACP, María García, quien ha lamentado «el abandono y la falta de compromiso del Gobierno central hacia una provincia con uno de los mayores potenciales de crecimiento del país», afeándole además que «año tras año se anuncien en los PGE las mismas obras, que luego no se ejecutan», en referencia a proyectos pendientes como el tren litoral, la regeneración de los Baños del Carmen o el soterramiento del tren del puerto.

Sumando las inversiones de las tres administraciones, Málaga es la cuarta provincia andaluza en gasto por habitante al año, con 180,4 euros. Muy lejos de los 838,8 de Almería, que destaca muy por encima del resto por los tramos licitados del Corredor Mediterráneo, pero en cifras similares a Sevilla (178,7) y Granada (191,9). Por su importe, destacan el citado tramo del metro al Civil (34,2 millones), el edificio del Paraninfo de la Universidad (16,5) y la estación del AVE en Antequera (11,9). En ese listado de obras, resulta sintomático el poco peso de la promoción de vivienda pública, ya que en toda la proyección sólo figuran los tres millones invertidos por el Ayuntamiento de Málaga.