«Necesitamos una sala abierta 24 horas para estudiar»

El nuevo horario especial de exámenes en las bibliotecas de la UMA incrementa la presencia de universitarios y opositores. /germán pozo
El nuevo horario especial de exámenes en las bibliotecas de la UMA incrementa la presencia de universitarios y opositores. / germán pozo

Universitarios y opositores demandan un espacio donde estudiar a cualquier hora durante los exámenes

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La demanda es unánime. Los universitarios y opositores lo tienen muy claro: Málaga necesita un centro, ya sea sala de estudios o biblioteca, que se pueda usar todo el año y a cualquier hora. «Ojalá Málaga disponga alguna vez de un centro al que poder acudir para poder estudiar sin limitación horaria. Necesitamos una sala abierta las 24 horas». Así lo asegura Joaquín, que se está preparando las oposiciones para ser Inspector de Trabajo. «Estoy trabajando y soy papá, por lo que con los hijos no puedo estudiar en casa. Tengo que venir a las bibliotecas de la UMA a estudiar, pero no entiendo cómo Málaga, que es una de las ciudades más importantes de España, no cuenta con un lugar para poder estudiar todos los días del año y a cualquier hora», señala Joaquín.

Para Álvaro, estudiante de tercer curso de Medicina, lamentablemente la capital no cuenta con este tipo de espacios, «no es comprensible, teniendo en cuenta que hay otras capitales de provincia e incluso ciudades más pequeñas que si tienen bibliotecas que abren sus puertas todo el día de enero a diciembre, salvo algunas fiestas señaladas en las que establecen un horario de cierre». Ambos, al igual que otros estudiantes cuestionados por este periódico, estaban presentes hoy en la Biblioteca General de la UMA, que abre hasta medianoche, lo que se tradujo en una presencia mayor de estudiantes, aún cuando todavía faltan varias semanas para los exámenes.

Ignacio y Miguel, que son estudiantes también de Medicina, lamentan que en la zona de Málaga Este, por ejemplo, los horarios de la bibliotecas municipales sean «tan malos» para los estudiantes. «Lo único disponible, fuera del horario especial de exámenes de la UMA, es la sala de estudios de La Térmica, que de lunes a viernes cierra a las nueve de la noche, y los sábados y domingos sólo está abierta de 10 a 20 horas», señalan.

Yolanda, que está en plenas oposiciones para conseguir una plaza de Técnico de Hacienda, señala que la universidad de Alicante, ciudad a la que acude frecuentemente, tiene una sala de estudios que abre las 24 horas.

«Lo que pedimos no es tanto una biblioteca, sino una sala de estudios. La mayoría de los universitarios y opositores que acudimos a la Biblioteca General lo hacemos porque aquí encontramos un buen ambiente de estudios», señala Elena, otra opositora.

Alberto, que realiza un máster doble de Ingeniería Industrial y Hidráulica Ambiental, asegura que no sabe estudiar en su casa y que la biblioteca se concentra mejor. «Necesito estos espacios para estudiar», indica. Lo mismo le sucede a María, estudiante de Marketing, para quien «en casa con el móvil, no estudio», señala.