Mujeres que crean escuela

Aunque la inteligencia artificial pueda parecer algo reciente, Regina Llopis lleva 30 años trabajando en el sector. /FRANCIS SILVA
Aunque la inteligencia artificial pueda parecer algo reciente, Regina Llopis lleva 30 años trabajando en el sector. / FRANCIS SILVA

Ochenta chicas, estudiantes de primero de la ESO de dos colegios de Málaga, conocen de primera mano las oportunidades que les ofrecen las nuevas tecnologías

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

En muchas ocasiones, la experiencia y el testimonio directo son los mejores consejeros a la hora de tomar decisiones importantes. Un grupo de chicas tuvieron la oportunidad de conocer, de primera mano, la experiencia de un grupo de mujeres que han triunfado en una actividad como la tecnología, que en principio puede parecer poco femenina. Aunque, como en muchas otras cuestiones, las apariencias engañan. La primera sensación fue de extrañeza. '¿Una mujer hablando de tecnología o informática?', fue la reacción de algunas niñas. A otras les resultaba chocante que una mujer haya viajado por todos los continentes, hable seis idiomas y haya tenido tiempo de criar a tres hijos.

Es una realidad que el presente y el futuro pasa por la tecnología, que muchos puestos de trabajo en las denominadas carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas) quedan sin cubrir. Y también que la presencia de la mujer sigue siendo muy minoritaria en los estudios científicos y tecnológicos. Así lo confirmaron Carmen Planas y Ana Ester González, profesoras del Rosario Moreno que acompañaron al grupo de escolares. «Muy pocas se sienten atraídas por las ciencias o la tecnología», confirmaron.

Para intentar acortar esta importante brecha se celebra desde hace años el Día Internacional de las Niñas en las TIC. Con este motivo, la asociación Inspiring Girls organizó ayer en La Térmica una jornada divulgativa en la que nueve profesionales, con diferentes perfiles tecnológicos, dieron testimonio directo de su trabajo a 80 niñas que cursan primer curso de la ESO en los colegios Sagrada Familia y Rosario Moreno.

En charlas de 10 minutos, las escolares tuvieron la oportunidad de conocer a mujeres con una destacada trayectoria profesional. Participaron como voluntarias María Sánchez González, técnica en innovación en la UNIA y profesora de Periodismo en la UMA; Esperanza Olea, empresaria y especialista en MK digital para empresas; Sara García Becares, responsable del área de talento en ciberseguridad en Incibe; Regina Llopis, presidenta del Grupo AIA, especialista en inteligencia artificial; Ana María Pedraz Tejedor, gerente de soluciones de Snr Iberia-Oracle; Cristina Fernández Sánchez, capitán del Servicio de Informática de la Guardia Civil; Linda Facchinetti, fundadora y consejera en Jump Into Reality, Dolores Villatoro responsable de los centros de tecnología de Accenture en España y Ana Arjona, experta en usabilidad de ITRS Group.

Todas ellas dejaron un mensaje muy claro a las chicas: que no se pongan límites, que están preparadas para hacer lo que se propongan, que no hay oficios o trabajos específicos para hombres o para mujeres y que su esfuerzo dará frutos.

Arriba, María Sánchez. A la izquierda, Cristina Fernández y a la derecha, Sara García. / FRANCIS SILVA

A la capitán de la Guardia Civil le preguntaron, por ejemplo, por lo más duro de su trabajo. «Recoger a un fallecido», respondió ella. A Linda Facchinetti cómo se organizó para viajar por todo el mundo y al mismo tiempo crear una familia, o a Sara García cómo se sentía durante sus estudios de Informática siendo la única mujer entre más de un centenar de chicos. Las estudiantes fueron tomando confianza conforme avanzaba la jornada y se iban interesando y preguntando más. Alguna reconoció que «no tenía ni idea de que las mujeres pudieran hacer algunos de estos trabajos».

Miedo a la tecnología

La profesora Carmen Planas consideró que estas iniciativas son muy positivas, pues ayudan a las niñas a perder el miedo a la tecnología. «Les hace falta este impulso, conocer estas experiencias de primera mano es muy interesante, porque se sienten acobardadas». Su compañera Ana Ester González añadía que en clase no quieren destacar, pero que una actividad como esta, hablando con mujeres, las hace empoderarse.

En la clausura participaron María José Pérez Dorao, responsable de Inspiring Girls en Andalucía, además de Ana Cabrera, responsable de Solidaridad Social y Educación de la Fundación Unicaja, Marta Pérez Dorao, presidenta de la Fundación Inspiring Girls y Lourdes Burgos, diputada de Igualdad e Innovación Social de la Diputación de Málaga.