La mujer que rajó la cara a un policía local fue condenada por la muerte de un hostelero

Imágenes capturadas por las cámaras de seguridad, con un momento del altercado. / SUR

El agente declaró que tuvo que intervenir cuando la detenida, que es transexual, manifestó: «Maricones de mierda, os tenían que matar a todos»

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

La mujer de 34 años detenida por rajarle la cara a un policía local fuera de servicio que trataba de mediar en una pelea ya había sido condenada por la muerte de un hostelero en 2016. El Juzgado de lo Penal número 8 de Málaga le impuso una pena de tres años de cárcel y el pago de 200.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Aquel suceso ocurrió el 24 de enero de 2016. Un empresario de la hostelería de 58 años fue hallado muerto en la calle Concepción Arenal, en el polígono Guadalhorce. La víctima, que padecía problemas de corazón, había ido a dar de comer a unos perros que tenía en una nave cuando se produjo una discusión con la mujer. Aunque en la sentencia figura un nombre de hombre, la condenada es una transexual, sin que el cambio esté reflejado aún en su documentación legal. El hombre murió en el transcurso de la pelea, aunque de forma involuntaria, de ahí que el juez haya concluido que se trató de un homicidio imprudente.

Tanto entonces como ahora, las fuentes consultadas destacaron que la mujer era conocida por su «agresividad». De hecho, en su hoja de antecedentes figuran 11 reseñas policiales por delitos de robo con violencia o intimidación, atentado a agente de la autoridad, lesiones o resistencia y desobediencia, además del mencionado homicidio.

Pelea en La Nogalera

El último arresto, que la ha llevado a prisión, tuvo lugar el pasado día 9. Tal y como adelantó SUR, la mujer habría atacado a un policía local de Torremolinos que trató de media en una pelea en un bar de copas en La Nogalera. El agente sufrió un corte profundo en la cara que tuvo que ser suturado por un cirujano plástico y que requirió 15 puntos.

Según la declaración policial del funcionario, se encontraba fuera de servicio acompañado por su novia y una amiga de esta en el establecimiento cuando observó a la mujer increpando a unos clientes, a los que supuestamente dio varios manotazos e incluso llegó a decirles: «Maricones de mierda, os tenían que matar a todos».

El agente se dirigió al cuarto de baño y, al volver, comprobó que la mujer seguía manteniendo la misma actitud, por lo que le dijo que parara ya. Lejos de hacerlo, se mostraba cada vez más violenta y gritó: «os tengo que matar», siempre según la versión del policía local. Fue entonces cuando, dijo, se identificó como agente de la autoridad y le mostró la placa para pedirle que no continuara con las amenazas.

Lo que sucedió después no sólo queda reflejado en la declaración del funcionario, sino también en las imágenes captadas por una cámara de seguridad, a las que ha tenido acceso este periódico. En el vídeo se observa cómo la mujer fue arrastrada por el pelo por los hombres con los que se estaba peleando, instante en el que el policía local salió del bar de copas y trató nuevamente de poner paz en la situación. El agente apartó primero a los dos hombres, a los que pidió que se marcharan, y después se giró para hacer lo propio con la mujer, que le atacó con un vaso y le causó «lesiones graves», tal y como refleja el auto por el que la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos envió a la detenida a prisión.

 

Fotos

Vídeos