La memoria de las faeneras malagueñas de 1918

La memoria de las faeneras malagueñas de 1918
Salvador Salas

Crean una plataforma para reivindicar la primera gran movilización local de mujeres cuando se cumplen 101 años de estos hechos

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

En los primeros días de enero de 1918, un grupo de cerca de un millar de mujeres marcharon desde sus barrios hasta el centro de Málaga para protestar por una situación que había llevado a ellas y a sus familias a la más absoluta precariedad. Aunque -según cuentan las fuentes históricas- el detonante fue el aumento del precio del pan, las reivindicaciones abarcaban también el elevado precio del alquiler y de la materia prima necesaria para el día a día (como el carbón) e incluso el origen de la conciliación familiar. Unos hechos que ahora se quieren seguir recordando a través de la creación de una plataforma, no solo la importancia histórica de ser la primera gran movilización local de mujeres, sino por la vigencia de algunas de sus reclamaciones.

Hace un año, cuando se cumplió el centenario de la revolución de las faeneras, el centro de Málaga se convirtió en el escenario de un emotivo viaje al pasado que dejó su huella en uno de los enclaves de esas revueltas: lo hizo en forma de una placa en la plaza del poeta Alfonso Canales, en uno de los laterales de la plaza de la Marina, epicentro de un nutrido encuentro de representantes institucionales (Ayuntamiento, Junta de Andalucía o Universidad de Málaga) que posteriormente completaron el recorrido por las calles del centro histórico en el que las faeneras desarrollaron sus protestas, que entonces acabó con cuatro muertos.

A pesar de ello, un grupo de mujeres ha decidido crear ahora la Plataforma por la Memoria de las Faeneras, ya que a su juicio estos hechos no han sido suficientemente reivindicados. En la presentación, celebrada esta mañana también en la plaza de la Marina, han recordado precisamente la vigencia de las reclamaciones de estas mujeres. «Cuando uno profundiza en la historia -explica a SUR una de sus portavoces, Alicia Morales- nos damos cuenta de que lo que les pasaba a ellas entonces nos pasa a nosotras en este momento. Es cierto que ahora hay más modernidades -por ejemplo hay más estufas- pero en cambio no podemos usar la electricidad como quisiéramos», argumenta. Morales relata que también salieron entonces a quejarse por el precio de los alquileres y las viviendas, además de pedir una conciliación «que sigue sin llegar«. «Sabían que necesitaban dignidad para salir adelante, y lucharon por ella», añade.

El objetivo de esta plataforma, por tanto, es hacer todo lo posible para que esta historia no quede en el olvido; un hecho que según la portavoz ocurre «demasiado a menudo», cuando son relatos protagonizados por mujeres. Por ello, las primeras dos acciones serán en este sentido. Mientras que hoy a las 19.00 en la biblioteca de la avenida Europa la historiadora e investigadora, Maria Dolores Ramos Palomo dará una conferencia sobre este asunto, este sábado harán la misma marcha que hicieron ellas hace 101 años hasta acabar en la plaza de la Marina vestidas -algunas de ellas- de faeneras. Un homenaje a la memoria y a la lucha de una movilización que tiene multitud de espejos hoy en día.