María Gámez: «Mi vuelta ha sido un impulso por la ilusión con el nuevo Gobierno»

Gámez, ayer, en la terraza de la Subdelegación del Gobierno tras la entrevista con SUR. /MIGUE FERNÁNDEZ
Gámez, ayer, en la terraza de la Subdelegación del Gobierno tras la entrevista con SUR. / MIGUE FERNÁNDEZ

Sobre los proyectos reclamados por el PSOE la subdelegada del Gobierno en Málaga sostiene que se deben «reordenar» por cuestiones de presupuesto y de tiempo

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

María Gámez Gámez (Sanlúcar de Barrameda, 1969) está en pleno aterrizaje como primera mujer al frente de la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Son días «intensos y trepidantes» para la exportavoz municipal del PSOE en un nuevo cargo que supone su vuelta a la primera línea política tras casi dos años de «respiro», en los que ha estado centrada en su vida familiar y profesional como funcionaria de alto rango en la Junta de Andalucía. El poco tiempo que lleva en el puesto, lo mismo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez, provoca que no entre al detalle de los proyectos pendientes en la provincia. De ellos, así como de su marcha de la política, sus relaciones actuales y pasadas con el PSOE y de sus prioridades habla en esta primera entrevista con un periódico.

Usted viene de la Administración autonómica. ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de la Administración del Estado?

–Tiene una carga de solemnidad importante y tiene un aire muy diferente respecto a la Junta. También admiro que hay muy buenos profesionales en toda la estructura de la Administración del Estado y eso me da garantías.

¿Cuáles son sus prioridades en la provincia?

–Una forma de gobernar diferente, donde la interlocución vaya sobre ruedas. La interlocución tiene que hacerse para que todos los temas de Málaga sean oídos en el Gobierno de la nación y que todo lo que el Gobierno quiere trasladar de las nuevas políticas también sean comprendidas en el territorio. Lo primero que quiero hacer es sentarme con todas las administraciones para ponernos de acuerdo en lo más relevante.Mis prioridades tienen que ser las que coincidan con el interés general; y el interés general sale de oírlos a todos y saber disponerlo en un orden de prelación porque los presupuestos, las posibilidades, el esfuerzo y el tiempo nos va a obligar a meterlo en una secuencia.

Hace algo menos de dos años usted adujo «motivos personales» para dejar el Ayuntamiento de Málaga y la política, ¿qué ha cambiado personalmente para volver a la primera línea?

–No tenía pensada una vuelta tan rápida. ¿Es inesperado para mí misma? Sí. Mi salida vino porque yo necesitaba un respiro personal y familiar y entendía que mi etapa en la política municipal estaba agotada porque me había presentado ya en dos ocasiones a las elecciones. ¿La vuelta cómo se explica? Por un contexto en el que ha habido un cambio de Gobierno y una renovación de la ilusión que hizo que poniendo en la balanza mi respiro personal y una nueva ilusión política muy potente, me decidiera a volver. Fue un impulso por la ilusión del nuevo Gobierno, por tener un presidente socialista, por poder hacer cosas,...

¿Tenía 'mono' de volver a la primera línea política?

–No. Para quienes pasamos por la política, eso está siempre ahí. Es como el exfumador. El que ha vivido la política con pasión, esa pasión se te despierta al olor del primer cigarrillo.

¿En su decisión de volver ha pesado que en la dirección provincial ya no estuviera Miguel Ángel Heredia y Francisco Conejo?

–No. ¿Qué ha habido un cambio? Son buenos los cambios, en general y la renovación en todos los ámbitos, también en el orgánico. Con José Luis Ruiz Espejo (secretario general del PSOE) tengo una buena relación personal....

¿Mejor que con Miguel Ángel Heredia?

–He trabajado muchos años con Miguel Ángel y la relación la he tenido buena. Ahora toca ver la siguiente etapa.

Sorprendió que en su presentación no estuviera Francisco Conejo, al que no invitaron. ¿Había alguna razón política?

–No. Hicimos las invitaciones institucionales que se han hecho siempre en esta casa, aunque introdujimos algunos cambios como la entrada de representación social que no había, sindical, … Después han venido los compañeros del partido que han tenido una cercanía, han querido o han podido. En el caso de que Francisco Conejo hubiera querido venir, yo hubiera estado encantada.

¿Le ha parecido bien que su nombramiento no se consensuara con la dirección provincial del PSOE?

–Eso es una decisión que a mí no me compete y creo que los equipos se forman por quien tiene la capacidad de hacerlo. Lo más importante es que han elegido a una persona que es del equipo del PSOE de Málaga.

¿Usted es sanchista?

–Soy del PSOE de Málaga sin apellidos.

¿Pero se considera sanchista?

–Estoy contentísima de tener un presidente del Gobierno como Pedro Sánchez y estoy contentísima de que estemos gobernando en Andalucía, que es fundamental.

«El tren litoral es un asunto que no se debe abandonar, otra cosa es ver el momento en que podemos abordarlo y cómo por su complejidad»

¿No se alinea en ninguna de las dos corrientes del sanchismo?

–No hay necesidad de alinearse. Estamos en el mismo sitio y haciendo la misma apuesta. Y es que el PSOE está gobernando en España, que era una gran apuesta, está gobernando en Andalucía y espero que pueda gobernar Málaga. Ojalá lo vea, eso me haría mucha ilusión. Los debates orgánicos se cierran cuando terminan los procesos y estamos todos a una.

Habla de gobernar Málaga, ¿qué le parece que Daniel Pérez sea su sustituto como cabeza de lista del PSOE de Málaga a la Alcaldía de la capital?

–Daniel Pérez es el candidato natural e ideal para Málaga. Tiene todas las cualidades para ello:siente la ciudad, la conoce, es hombre de consensos y además es joven. Daniel Pérez es Málaga.

Menos de dos años de mandato si se agota la legislatura y unos presupuestos elaborados por el PP. ¿Dónde va a fijar el Gobierno sus primeras actuaciones en la provincia?

–Estamos en un momento todavía muy prematuro para señalar esas prioridades. Conocemos los proyectos, sabemos el espacio temporal que tenemos por delante, que evidentemente ahora es corto, ojalá que podamos contar con otra legislatura. Sabemos cuáles han sido las prioridades socialistas y tenemos que reordenar o reencajar por cuestiones de presupuesto y de espacio temporal.

Su partido, el PSOE, ha insistido bajo los gobiernos del PP en que no se ha impulsado el tren litoral, ¿qué va a hacer el nuevo Gobierno con este proyecto?

–Tenemos que ver primero los ministerios cómo reordenan las prioridades en cada uno de los territorios y nosotros tenemos que contactar con las Diputación, con los alcaldes y la Junta de Andalucía, y ver en qué medidas podemos encajar esos proyectos. El tren litoral es un proyecto relevante para Málaga desde hace muchísimos años.

¿Pero para usted, este asunto es capital?

–Este asunto no se debe abandonar, otra cosa es ver en qué momento podemos abordarlo y cómo por su enorme complejidad técnica y presupuestaria.

«Daniel Pérez es el candidato ideal y natural porque tiene todas las cualidades para ello»

¿Va a luchar usted para que se soterre el ferrocarril del puerto?

–A mí me preocupan especialmente todos los proyectos que tienen una repercusión en la diversificación económica de Málaga porque nos hace falta. Es verdad que tenemos una industria turística muy potente pero tenemos que afianzar otras patas por lo que pueda pasar. Eso e saludable en todas las economías. Proyectos como éste y otros tantos que nos van a ayudar a diversificar y a hacernos más potentes industrialmente son muy dignos de tener en cuenta. Todo debe ser ordenado y priorizado.

El desdoblamiento del Cercanías hasta Fuengirola, el estudio de la llegada del AVE a Ronda, el Cercanías al PTA, el tren en el litoral oriental, el recrecimiento de la presa de la Concepción, el trasvase del pantano de Iznájar a la comarca de Antequera.... son algunas de las exigencias del PSOE al Gobierno central en estos años. Tienen ustedes ahí bastante tarea para cumplir lo que exigían.

–Tenemos un listado bastante grueso pero hay que ser conscientes de lo que se quedó sin hacer y del tiempo que tenemos por delante. Hay que tener una mano en el cielo para ir a por todas y otra en el suelo para saber de verdad lo que vamos a ser capaces de hacer de manera práctica y con el resultado más inmediato en el bienestar de las personas.

Como subdelegada, en materia de seguridad, ¿qué es lo que más le preocupa?

–Primero, lo que me siento es tranquila desde el punto de vista que tenemos una enorme capacidad y profesionalidad para abordar la seguridad. La seguridad es una prioridad por encima de cualquier otra. Las singularidades de nuestra provincia ya las conocía, no me han sorprendido pero la capacidad de respuesta está siendo buena. A mí lo que me preocupa porque me alarma, por las cifras, es la violencia de género, que se está abordando pero es necesario que le sigamos poniendo todas las alertas a ese terrible terrorismo.

¿Ha vuelto a la política para quedarse?

–Eso no lo sé. No me hice planes para volver para qué voy a hacer planes a futuro. Sigo considerando lo que es mi lema, la política es algo transitorio. Es muy bueno tomárselo así, saber que está uno de paso.

¿La subdelegación es el primer paso para dar el salto a la política nacional en las próximas listas para las elecciones generales?

–He venido para el cometido que he venido y no hago planes de futuro para nada.

 

Fotos

Vídeos