María del Carmen Navas Guerrero: «Los cierres de los caladeros por toxinas son cada vez más frecuentes»

Navas Guerrero es patrona mayor de Caleta desde 2015. /Agustín Peláez
Navas Guerrero es patrona mayor de Caleta desde 2015. / Agustín Peláez

La Patrona Mayor de la Cofradía de Pescadores de Caleta asegura que es necesario mejorar los protocolos de muestreo, luchar contra la contaminación en el Mediterráneo y mejorar la depuración de las aguas fecales

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

María del Carmen Navas es la tercera generación de una familia de pescadores. Es propietaria de un barco de artes menores y marisqueo que capitanea su marido, aunque conoce a la perfección todos los sectores, ya que tiene familiares (hermanos y primos) que trabajan también en el arrastre y el cerco. Se incorporó profesionalmente al sector pesquero en 2002 y en 2010 accedió por primera vez al cargo de patrona mayor, abandonándolo en 2011. Posteriormente, volvió a ocuparlo en 2015 y desde entonces está al frente de la Cofradía de Pescadores de Caleta de Vélez, que es la que más capturas realiza y también la que cuenta con una flota mayor.

Noticia relacionada

¿Qué pasa este año con las toxinas y por qué está parada la flota de marisqueo en plena campaña de verano?

–Lo primero que hay que dejar claro es que se trata de biotoxinas marinas naturales. El problema es que aparecen en verano, no sabemos por qué y cuando se sobrepasa una determinada concentración en los moluscos bivalvos las autoridades ordenan la parada de la flota pesquera que se dedica a las capturas de estas especies.

¿Qué le hacen esas biotoxinas a los moluscos?

–A los moluscos bivalvos no les hace daño, sin embargo las personas que los consumen cuando tienen una determinada concentración si pueden verse afectados.

¿Cuáles son las toxinas más frecuentes que afectan a los moluscos bivalvos en nuestro litoral?

–La DSP y la PSP. Son las más habituales en nuestra costa. En la zona de Caleta de Vélez estamos afectados por la DSP, que se conoce como la toxina diarreica de los moluscos.

¿Desde cuándo está parada la flota del marisqueo?

–Hay zonas de producción en el litoral malagueño que llevan tres semanas cerradas y otras llevan dos semanas, desde el 26 de julio. Por nuestra experiencia este verano está siendo más virulento que otros. Además se da la circunstancia de que están afectadas las nueve zonas de producción de la provincia.

¿Está siendo un verano por tanto muy anormal para el sector?

–Por nuestra experiencia este verano está siendo más virulento que otros. Siempre se producen los cierres sobre todo en verano y aunque el pasado año hubo un cierre pequeño, cada vez son más frecuentes. No ponemos en duda lo que dice la administración cuando ordena el cierre de los caladeros de moluscos por toxinas, pero siempre es en verano y eso nos hace pensar que vela más por el turismo que por el sector pesquero. Pensamos que la causa es que cada vez hay más contaminación.

¿Y cómo lo llevan teniendo en cuenta que esta es la época más rentable para los marisqueros al alcanzar los bivalvos un precio mayor en las lonjas?

–Mal, porque aunque se trabaja menos horas que el resto del año, lo cierto es que debido a que hay una mayor demanda los precios son mayores. La actividad resulta mucho más rentable. Tenemos un producto de muy buena calidad y muy bien cotizado que cuando mejor se paga es en verano. Lo que ganamos en estos meses nos sirve para soportar también la caída del invierno. Además esta semana, con la Feria de Málaga en puertas, para nosotros sería muy buena porque la demanda es altísima.

¿Qué piden a la Administración?

–Entendemos que hay que acelerar los procesos para que los muestreos se lleven a cabo con mayor prontitud y facilitar la reanudación de la actividad lo antes posible. El protocolo es muy lento. Sabemos que cuando una semana da un negativo, en la misma se vuelve a muestrear, pero de un muestreo a otro puede pasar una semana. Necesitamos dos negativos consecutivos para que se abra un caladero. Además exigimos que los ayuntamientos depuren adecuadamente sus aguas fecales, y si hay averías se comuniquen a las administraciones.

¿Se pueden eliminar las toxinas con una depuración previa de los productos?

–No. Se elimina el E-coli, si no tienen unos niveles muy altos. Hemos pedido que se investigue cómo eliminar las biotoxinas, pero sin resultado.

¿Afectan esas biotoxinas a otras capturas, como los pescados?

–No. Sólo a los bivalvos, que se alimentan mediante filtración. En Málaga las especies principales de moluscos bivalvos que se capturan son coquinas, chirlas y concha fina. La más sensible es la coquina y la analítica se hace sobre esta especie. Esto significa que hay más riesgo de que las biotoxinas tengan niveles más altos en la coquina y si dan positivo se cierra todo el caladero para el resto de las especies de moluscos bivalvos, aunque chirlas y concha fina den negativo, lo que nos parece injusto.

¿Reciben ayudas económicas por estar parados y no poder salir a faenar por esta causa?

–Ninguna, lo mismo que tampoco percibimos ayudas por la parada del pulpo, que se prolonga de julio a septiembre, ambos incluidos. Hemos pedido que se contemplen en el nuevo marco europeo de la pesca.

¿La flota del marisqueo está curiosamente integrada por gente muy joven?

–Tenemos armadores, dueños de barcos, con 24 años. Empiezan en este sector porque al ser las embarcaciones más pequeñas, son más fáciles de adquirir. El marisqueo es la puerta de entrada de muchos jóvenes a la pesca. Sin embargo, las paradas por toxinas está llevando a muchos a plantearse la posibilidad de cambiar de sector.

¿Cuánto trabajo genera el marisqueo en la provincia?

–Contamos con 136 embarcaciones dedicadas al marisqueo. La mayoría cuenta con dos o tres marineros, familias que viven de esta actividad.

¿Qué alternativa tienen cuando no pueden pescar bivalvos?

–Pueden dedicarse al trasmallo, el pulpo o el atún, pero ahora no hay chopos para el trasmallo, el pulpo está de veda hasta octubre y para la pesca de atún es necesario estar censado y además sólo tienen un cupo de 260 kilos por barco y temporada. La mayoría de los marisqueros se ven obligados a tener que permanecer parados y sin faenar mientras dura el cierre de los caladeros por toxinas, por lo que el daño económico al sector es muy importante.

El PP exige a la Junta ayudas para los pescadores

La vicepresidenta del PP de Málaga, Margarita del Cid, ha exigido a la Junta de Andalucía ayudas para los pescadores afectados por el cierre de los caladeros de moluscos ante las biotoxinas detectadas, lo que les está ocasionando «un grave perjuicio en su actividad económica en una época del año clave para este sector». Así, en un comunicado, señaló que el Gobierno andaluz «tiene la obligación de reaccionar lo antes posible y ayudar a este importante sector», que se está viendo «muy perjudicado por el cierre de caladeros desde el pasado 26 de julio», apuntó la también portavoz del PP y candidata a la Alcaldía en el Ayuntamiento de Torremolinos.

Debido a la altas concentraciones de toxinas en los moluscos bivalvos, son varios los días que los pescadores no han podido salir a faenar. «El verano es uno de los periodos más productivos para este sector, por lo que las consecuencias económicas son más graves», advirtió. En su opinión, la Junta «debe actuar ya y aprobar de forma urgente ayudas para los pescadores». Una medida que, recordó, «hasta hace unos cuantos años era más que habitual cuando se producían episodios de este tipo y se paralizaba la pesca más de 21 días».

Del Cid trasladó el apoyo de los 'populares' a todas las cofradías de pescadores de Málaga: «Merecen todo el respaldo político e institucional y soluciones inmediatas». «Estamos hablando de más de un centenar de embarcaciones y más de 300 familias afectadas en toda la provincia, por lo que esperamos que pronto haya una respuesta y que por parte del Gobierno andaluz se articule una solución que  minimice los daños de este episodio», concluyó.

Defensa del PSOE

Por otra parte, la parlamentaria andaluza, Nieves Ramírez, anunció ayer en una visita al puerto de la Caleta de Vélez, que los socialistas defenderán ante la UE los intereses del sector pesquero malagueño, que engloba a 826 familias en la provincia, 350 de ellas en la Axarquía, para lo cual registraron el pasado 30 de julio una proposición no de Ley en el Parlamento de Andalucía. En concreto, los socialistas no solo han mostrado su apoyo al sector pesquero malagueño afectado por el proyecto de Reglamento presentado ante la Comisión Europea por el que se establece un plan plurianual para la pesca demensal en el Mediterráneo Occidental, documento que tiene el rechazo del sector y de la Junta de Andalucía, sino que han reivindicado la pesca, incluida la de arrastre, como un medio de vida y como una actividad económica fundamental para la provincia.

 

Fotos

Vídeos