El goteo de VTC continúa en Málaga y ya hay una por cada 2,5 taxis

Una VTC, en la zona de precontratación de la estación de trenes, en paralelo a la parada de taxis./Francis Silva
Una VTC, en la zona de precontratación de la estación de trenes, en paralelo a la parada de taxis. / Francis Silva

La Costa del Sol se afianza como la zona del país con mayor competencia entre el taxi y los coches de alquiler con conductor

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El pretendido «equilibrio» que el Gobierno se ha comprometido a promover entre taxis y vehículos de transporte con conductor (VTC) se antoja cada vez más complicado, al menos si esa armonía la siguen sustentando en la proporción de una VTC por cada 30 taxis que marca el Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. Aunque las comunidades autónomas no están concediendo nuevas licencias para estos servicios que se prestan a través de plataformas digitales como Uber y Cabify, lo cierto es que el goteo es continuo en los juzgados. Lo es a nivel nacional, y de forma bastante significativa también en Málaga, que se sigue consolidando como la provincia española con mayor competencia entre ambos medios de transporte.

Según el último balance publicado por el Ministerio de Fomento, que es el que regula la actividad aunque el control es de ámbito regional, en Málaga ya hay 1.066 permisos de VTC frente a las 825 que había en julio, las 796 en junio o las 571 de hace justo un año. Y otro dato a tener en cuenta, de las 280 nuevas que se han activado en Andalucía en los dos últimos meses, 270 están en Málaga.

Echando la vista aún más atrás, en 2014 apenas sumaban 240. Pero eso era antes de que este sector, que lleva décadas funcionando en la Costa del Sol dedicado fundamentalmente al traslado de turistas del aeropuerto a los hoteles, se viera revolucionado por la implantación de las dos grandes multinacionales que auspician el arrendamiento de estos coches (primero Cabify y luego Uber) con esas berlinas negras que están proliferando en el litoral malagueño y que únicamente pueden operar bajo precontratación. Tras este nuevo arreón de licencias, Málaga sólo se ve superada en el 'ranking' nacional por Madrid (4.955 frente a las 3.927 de junio) y Barcelona (1.813 frente a las 950 de hace dos meses), pero si se comparan con los 2.741 taxis que operan en la provincia según el Instituto Nacional de Estadística (las tablas de Fomento sólo recogen los 2.646 que tienen autorización para prestar servicios interurbanos), la realidad constata que es la provincia que más se aleja de esa proporción de 1/30 ya que actualmente hay una VTC por cada 2,5 taxis. Es decir, que para ajustarse a la ratio marcada por ley, deberían estar operativas únicamente 86 VTC o, visto desde el otro lado, 31.980 taxis. En Madrid es de 1/3,2 y en Barcelona, de 1/6,5, la misma que a nivel nacional.

Distribución de licencias
Distribución de licencias / SUR

¿Por qué no se cumple esa proporción? La respuesta está en la liberalización del sector aprobada por el último Gobierno del PSOE, que eliminó esa limitación entre 2009 y 2013, abriendo la puerta a numerosas licencias. Con la llegada del PP a La Moncloa en 2013 se trató de poner freno con un cambio legal, pero su desarrollo en forma de reglamento se demoró dos años, por lo que la ratio 1/30 no volvió a tener validez hasta noviembre de 2015.

Desde entonces, donde no se cumpla esa proporción no se pueden otorgar nuevas licencias, pero lo que no se está frenando en la activación vía judicial de las solicitadas antes. En ese periodo, numerosas empresas vieron la oportunidad de negocio solicitando miles de licencias (la tasa administrativa es de 35 euros pero se llegan a vender por unos 50.000).

Concesiones en los juzgados

Ante tal proliferación, la Junta de Andalucía cerró el grifo, pero las concesiones han seguido llegando, y lo seguirán haciendo, vía tribunales. Según las estimaciones del propio sector del taxi, aún hay diez mil autorizaciones solicitadas hasta noviembre de 2015 en todo el país cuya resolución está pendiente de los juzgados, de las que más de un millar se esperan en Málaga. ¿Se podría volver al 1/30? La única vía posible pasaría por un hipotético rescate de licencias de VTC, pero obligaría a un importante desembolso de dinero público en concepto de indemnizaciones además de exponerse las administraciones a una demanda judicial.

A esta situación, que no se da en otros destinos turísticos, se suma otra cuestión, y es que en Andalucía hay otras 644 licencias (197 en Sevilla o 117 en Granada) que pueden operar con plena libertad por toda la geografía regional, siempre que lo hagan previa contratación. Prueba de ello es que Cabify, que además de en Málaga también está presente en Sevilla, Barcelona, Madrid y Valencia, trabaja con más de doscientos conductores que se mueven indistintamente por las dos provincias andaluzas en función de la demanda. Del mismo modo, las otras 9.021 que hay autorizadas en el resto del país también pueden trabajar en otras comunidades siempre que no rebasen el 20% de la facturación por trimestre.

 

Fotos

Vídeos