Málaga registró en 2018 la cifra más alta de accidentes laborales con 22.491 siniestros

Málaga registró en 2018 la cifra más alta de accidentes laborales con 22.491 siniestros

Servicios, Construcción e Industria son los sectores económicos con mayor numero de accidentes, que en su mayoría son leves

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

«Málaga se encuentra a la cabeza destacada en siniestralidad laboral de la comunidad andaluza, Andalucía lo está a su vez en el conjunto de España y España a la cabeza de Europa. Esto es lamentable y es grave». Así lo ha asegurado hoy el secretario de Salud Laboral de CC OO Málaga, José Martín Anaya, con motivo de la presentación del balance de siniestralidad laboral de la provincia correspondiente a 2018, del que ha destacado como dato más aplastante que durante el pasado ejercicio en Málaga y provincia se alcanzó el registro más alto que se conoce con 22.491 accidentes laborales, un 7,30 por ciento más que en 2017 (20.961), según datos oficiales. «Es el mayor número registrado hasta la fecha desde que existen registros», ha insistido el dirigente sindical.

Según CC OO, la mayoría de los siniestros han sido leves, con 22.154; seguido de graves, con 327, y 13 mortales -un 27,7% menos, ya que en 2017 se registraron 18-. «El único alivio que hemos podido constatar es que en 2018 han descendido levemente los accidentes de trabajo graves y mortales. Pero denunciamos que esto no es porque se esté incrementando ninguna medida nueva ni porque estemos mejorando, simplemente es fruto de la casualidad», ha señalado el secretario de Salud Laboral de CC OO en Málaga, que también ha denunciado que uno de cada cinco trabajadores activos no tiene la cobertura de siniestralidad laboral y por tanto esos accidentes de trabajo no constan como tales, bien porque es autónomo o están en la economía sumergida.

Sobre el descenso

Aunque la siniestralidad ha crecido en todos los sectores productivos respecto al año anterior, Servicios se mantiene a la cabeza como el que más accidentes acumula, con 15.934 siniestros, lo que suponen el 71% por ciento del total. La sigue la construcción, con 3.927 accidentes, y donde más ha aumentado la siniestralidad, un 32% respecto a 2017. La industria es el tercer sector en número de accidentes registrados, con 1.966 accidentes.El sector agrario por su parte ha acumulado 664 siniestros, 23 más que el mismo periodo anterior (+3,59%).

Los accidentes mortales se han registrado sobre todo en Servicio (9) Construcción (2), Industria (1) y agricultura (1). Las causas más frecuentes de muerte por accidente laboral durante la jornada de trabajo siguen siendo los infartos. «No son por accidentes traumáticos, sino por siniestros cardiovasculares», ha manifestado el secretario de Salud Laboral de CC OO. En este sentido, Martín ha manifestado que el estrés que sufren muchos trabajadores, sostenido en el tiempo, «tiene una incidencia estimada de entre un cien y un mil por ciento, en los accidentes cardiovasculares, superior a la del tabaquismo o la del colesterol. En el caso de los trabajadores el estrés no se reduce a la jornada laboral, se mantiene una vez acabada, porque después viene el trabajo mucho y cobro poco, y con los que cobro no llego a fin de mes y eso es un estrés añadido».

Martín ha llamado la atención sobre el cambio de tendencia en Industria, un sector que ha dicho era el que mejor comportamiento estaba demostrando debido a que contaba con una mano de obra especializada y una negociación colectiva más controlada. Sin embargo, ha señalado que la subcontratación y externalización de servicios en este sector para abaratar costes está suponiendo peores condiciones laborales y menos formación. «Es lo que está haciendo que aumente la siniestrabilidad laboral». En este sentido, ha recordado que mientras en 2017 este sector registró 1.762 siniestros, en 2018 han pasado a acumular 1.966.

Ante estos datos, desde CC OO se pide al nuevo ejecutivo andaluz que tome medidas para revertir la situación. El sindicato propone la reversión de la reforma laboral, la implementación de una cultura preventiva y un plan de movilidad para Málaga, al considerar que los accidentes que más están aumentando son los denominados Itinere (3.716 en 2018, frente a 3.397 en 2017), como «consecuencia de la precariedad laboral y a que cada vez hay más trabajadores a tiempo parcial». Martín ha señalado que son principalmente mujeres las que sufren esta situación, debido a que tienen que desplazarse por medios propios debido a la ausencia de un plan de movilidad.

El dirigente sindical ha manifestado que la siniestralidad laboral no es una ecuación compleja, «sino una regla de tres simple. Si queremos equipararnos al conjunto de Europa sólo tenemos que mover dos parámetros: las condiciones laborales y la implementación de una cultura preventiva».

Por su parte, la secretaria de Mujer, Igualdad y Juventud de CC OO Málaga, Saray Pineda, ha insistido en que no se puede hablar de sinistestralidad laboral y salud en el trabajo sin hacerlo de condiciones laborales, de políticas de empleo y de la reforma laboral. Según Pineda, la tasa de accidentes laborales comenzaron a crecer exponencialmente con la reforma laboral. «Hay una relación directa. Las políticas de empleo y las reformas laborales sólo han traído consigo beneficios empresariales a costa de la explotación y de la salud de los trabajadores y trabajadoras», ha declarado Pineda, para quien la mujeres tienen riesgos específicos fruto de la brecha en el empleo, la temporalidad y de «la doble jornada que vivimos por el hecho de ser mujeres».