Málaga, un «oasis» en medio de la ola de calor tropical que afectará al resto de España

Turistas asiáticos se protegen del sol con sombrillas durante una visita a la capital. /Salvador Salas
Turistas asiáticos se protegen del sol con sombrillas durante una visita a la capital. / Salvador Salas

La capital y la Costa del Sol se librarán de las temperaturas extremas gracias al influjo del levante y a su posición geográfica

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El mapa meteorológico de España recuerda estos días al de la primera página de los cómics de Astérix, con los campamentos romanos cercando a la pequeña aldea gala. Pues, siguiendo la metáfora, todas las ciudades y pueblos del interior de la península estarán marcados en rojo por las altas temperaturas a partir de mañana, mientras que Málaga y la Costa del Sol serán un «oasis» al margen de la ola general de calor tropical. En honor a la verdad, existen otras dos «aldeas galas» en el norte, donde Galicia y Asturias tampoco sufrirán este fenómeno, que, según anuncian los servicios de meteorología europeos, puede hacer estragos en varios países de la UE.

«Málaga se va a librar de lo más gordo», resume el director del Centro Meteorológico de Aemet en Málaga, José María Sánchez-Laulhé. Las máximas subirán un poco, hasta niveles habituales de esta época, y sobre todo a partir del sábado y durante la jornada del domingo. Para entonces, los valores máximos que se esperan serán de unos 30-31. Aunque lo peor ocurrirá por la noche, con mínimas en torno a 22 y hasta 23 grados (la madrugada del domingo al lunes), aunque depende del viento. En cualquier caso, será difícil conciliar el sueño sin ayuda del aire acondicionado o los ventiladores. Como referencia, hasta ahora en los últimos compases de la primavera se habían producido episodios de terral suave, con máximas de 30-31 grados y que, de hecho, dejaron una sensación agradable por la drástica caída de la humedad relativa.

Freno por el mar, el levante y la posición geográfica

Pero, hasta que llegue el fin de semana, los valores previstos en los municipios del litoral serán de entre 28 y 29 grados, unos valores muy moderados, en comparación con el interior, y que se debe, según el meteorólogo, a dos factores. El primero es el hecho de estar pegados al mar y el influjo de la brisa marina y el levante, que actuará como un «escudo». Pero este elemento, común a las regiones levantinas, no tendrá el mismo efecto allí. Ello se debe al segundo factor, como es el hecho de que la entrada de aire cálido será más fuerte en la zona este del país, y se notará en menor medida en la cara oeste. Málaga, en este caso, se encuentra prácticamente en medio de una y otra. Sánchez-Laulhé describe el fenómeno como una masa de aire de origen marítimo tropical, procedente del Atlántico, aunque en el pico del episodio también entrará del sur, con origen en el sur de África.

En uno u otro caso, el Mar de Alborán tendrá un efecto «aislante», donde se espera que el aire caliente flote por encima del levante marítimo. Por lo demás, en Málaga y la Costa cabe esperar bancos de bruma y niebla que se disiparán a las pocas horas. Aunque también se prevé calima (polvo en suspensión) cuando la masa principal sea de origen africano, entre el viernes y el sábado. En el interior de la provincia los valores serán superiores, entre 36 y 37 grados en Antequera, aunque también se quedará lejos de lo que se espera en Zaragoza (44 grados), Córdoba (43), Madrid (42), Granada y Jaén (41-42) y Sevilla (40).

Más

Temas

Aemet