¿Luces que conectan a Internet? En Málaga ya es posible

Antonio Díaz Criado, director de Datlight, y Álvaro Simón, director de BIC Euronova, en la nueva sala. /Sur
Antonio Díaz Criado, director de Datlight, y Álvaro Simón, director de BIC Euronova, en la nueva sala. / Sur

La empresa malagueña Datlight crea en el PTA la primera sala de demostración en la que se accede a internet a través de la luz eléctrica

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Lo llaman «tecnología LIFI» (por asimiliación con Wifi) y acaba de llegar a Málaga. El edificio BIC EURONOVA, en el Parque Tecnológico de Andalucía, ha inaugurado la primera sala operativa en España en la que se puede acceder a Internet a través de la luz eléctrica. Ha sido instalada y patrocinada por Datlight, una 'startup' malagueña que lidera la implantación de este sistema, y el objetivo es que sirva como centro de demostración para los potenciales usuarios, especialmente en el entorno del PTA.

La Tecnología LIFI / VLC ('Visual Light Comunications', Comunicación por Luz Visible) permite la transmisión de datos a una velocidad 100 veces más rápida que la velocidad media del WIFI, según informan fuentes de la empresa. La transmisión se realiza a través de una lámpara de tipo LED (de bajo consumo) desarrollada por la compañía asociada LUCIBEL, a cualquier dispositivo (teléfono, portátil, Ipad, tablet, etc) a través de un receptor (llamado 'dongle'). De esta forma, se ilumina una estancia al mismo tiempo que se transmiten los datos, y sin problemas de interferencias electromagnéticas. «Una ventaja importante de esta tecnología es su fácil adaptación a la estructura de comunicaciones ya existente de cualquier empresa. Además, al usar lámparas LED eficientes, conlleva un importante ahorro económico y energético», añaden estas fuentes.

Pero, junto con la velocidad de la conexión, otra de las principales ventajas de la Tecnología LIFI es su alto nivel de seguridad por su propia naturaleza: la luz no atraviesa superficies opacas, y por tanto no se puede 'crackear' ni inhibir desde fuera de la instalación, lo que garantiza la privacidad de la información transmitida. Tampoco tiene apenas mermas de información ni añade radiofrecuencias, por lo que es más saludable.

El principal escollo, el precio

Para instalar LIFI no hace falta instalación específica, más allá de un plafón de luz y un receptor; aunque actualmente es caro para el público doméstico, y está enfocado sobre todo a las oficinas. Una instalación básica cuesta unos 1.200 euros, aunque desde la empresa señalan que esta tecnología ha bajado mucho en los últimos meses, además de aportar cada vez más velocidad y hasta 16 dispositivos conectados a la vez. La velocidad básica son 54 megas por segundo, aunque se puede llegar hasta un giga por segundo.Otro punto negativo es que los datos no atraviesan paredes opacas (lo que sí hace el Wifi), por lo que es necesaria una lámpara para cada habitación. De ahí que de momento esté sobre todo pensado para grandes oficinas sin tabiques y para ámbitos de trabajo especiales, como los hospitales. De hecho, ya se han instalado las primeras en salas destinadas a pacientes infantiles, porque no emite radiaciones ni tiene interferencias con los aparatos médicos.

Datlight es la empresa malagueña que comercializa estos sistemas. Además, desarrolla un proyecto de investigación, cofinanciado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) y en el que participan un grupo de Investigación de la Universidad de Málaga (UMA) y el Centro de Investigación CITIC, con el objetivo de perfeccionar esta tecnología con patentes propias, especialmente en el sector del coche conectado ('FOS Project'), en colaboración con la compañía DEKRA. Para más información: www.datlight.es