Las lluvias serán más probables durante la noche del sábado al domingo

Las lluvias serán más probables durante la noche del sábado al domingo

Aemet prevé precipitaciones localmente moderadas que podrían perjudicar al rescate de Julen, aunque durante un periodo corto de tiempo

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Los operativos técnicos y de rescate podrán trabajar durante buena parte de la del sábado sin apenas sobresaltos en cuanto a la meteorología. Así lo prevé el Centro de Aemet en Málaga, que, si bien da casi por seguras las lluvias, anuncia que estas se concentrarán al paso del frente, durante la noche del sábado al domingo.

Jesús Riesco, jefe de Predicción de la Agencia, explica que se podría producir alguna precipitación débil y aislada este sábado durante el día, aunque se producirá casi con total seguridad a últimas horas del día. Aunque todavía no hay certeza sobre la hora de inicio, que dependerá de la velocidad a la que se muevan las nubes, lo más probable es que empiece a partir de las 20.00-21.00 horas, y serán moderadas localmente.

La buena noticia es que el frente se mueve muy rápido, por lo que a partir de la 1.00 de la madrugada tenderá a remitir, esto es, la duración del fenómeno será de unas 4-5 horas. Luego, a primera hora de la mañana del domingo podría haber algún chaparrón débil y aislado, y ya por la tarde se quedará despejado. El lunes tampoco se prevén, aunque a partir del martes hay una gran incertidumbre en los modelos meteorológicos para los días posteriores, por lo que habrá que hacer un seguimiento conforme se acerquen las fechas.

Opinión de un geólogo sobre los efectos de la lluvia

Según un experto, la previsión de lluvia no afectará a la ejecución del pozo vertical, aunque sí al movimiento de maquinaria pesada en el exterior. Así lo ha explicado a Efe Agustín Pierén, profesor de Sondeos de la Facultad de Geología de la Universidad Complutense de Madrid, quien ha matizado que el terreno donde se perfora el túnel vertical «está compuesto de filitas, un tipo de pizarra que se altera mucho en superficie y, junto con la lluvia, puede causar desprendimientos y deslizamientos».

«El material es muy débil, incluso el que está a pocos metros de profundidad», ha subrayado; sin embargo, la lluvia «no debería afectar a la perforación en sí después de que el pozo haya sido intubado para evitar aportar más tierra al agujero».