«Cuando llegamos al portal, el chico estaba desnudo y se echó el pantalón por encima; casi apuñala a mi marido»

La mujer de la víctima señala el lugar donde encontraron al chico desnudo junto a una joven. /
La mujer de la víctima señala el lugar donde encontraron al chico desnudo junto a una joven.

La mujer que sorprendió junto a su familia a una pareja tras practicar sexo en su bloque relata cómo sucedieron los hechos

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Primer fin de semana de feria. Habían salido a disfrutar de una noche en familia y se disponían a regresar a casa. Al entrar en el portal, esta es la escena que se encontraron: «El chico estaba completamente desnudo y junto a él estaba la chica, que sí iba vestida. Al vernos, él se echó los pantalones por encima de sus partes, sin llegar a ponérselos. No los vimos directamente practicando sexo, pero era evidente...«.

Eran aproximadamente las cinco de la mañana y el matrimonio, que ronda los 40 años y que iba acompañado por su hijo de 14, pretendía subir a su domicilio. «El chico estaba atravesado a lo largo del rellano, con la espalda apoyada en la pared, y teníamos que pasar literalmente por encima para subir«, describe la mujer, que no imaginaba la pesadilla que estaba a punto de vivir.

«Si hubiera sido un vecino del bloque, pues miras para otro lado y listo. Pero no eran de allí; el portal siempre está abierto y se colaron. Como estamos tan cerca de la feria... «. La familia reside en la calle Hamlet, en Cortijo Alto, donde también están ubicados, por ejemplo, El Corte Inglés Bahía Málaga y la Jefatura de la Dirección General de Tráfico. Es decir, al lado del Real de Cortijo de Torres. Vecinos aseguran que las escenas de sexo en lugares públicos de esta barriada malagueña no son ni muchos menos excepcionales en las acaloradas madrugadas de feria. «Yo misma me encontré a una chica liada con dos chicos en el parque...», relata una empleada de una panadería de la calle Hamlet.

Volviendo al caso, el marido, ante la tardanza del ascensor, y dado que la escalera no era una opción porque había que saltar al joven, le dijo: «Perdona, esto es un vecindario. Aquí no puedes estar». Su mujer sostiene que ni le recriminó ni le insultó. «El chico, en cambio, respondió en tono chulesco y le dijo: 'Pues no me voy a ir'«.

A partir de ahí, empezaron a intercambiar comentarios -«a ti qué te pasa»- y a elevar el tono de la disputa. «Yo me llevé a mi marido fuera, así que estaba de espaldas, pero mi hijo dice que el chaval se levantó desnudo y se puso el pantalón. Vi que venía detrás, por lo que me puse a gritar y a simular que llamaba a un vecino. Entonces, escuché que el joven le decía: 'Te tengo que matar', y mi marido, al que yo trataba de contener, le respondió diciéndole: 'Ven aquí, hijo de p...'«.

Y fue. Sacó, no vieron de dónde, un cuchillo de unos 20 centímetros. «Mi hijo y yo nos pusimos delante para que no lo apuñalara. Vino con el brazo en alto y con el arma. Me gritaba '¡quítate!». En el forcejeo, al parecer, acabó causándole al hombre un corte superficial en la pierna derecha.

Así describió la Policía Local esos instantes: «Ante la agresividad del individuo, la esposa e hijo de la víctima, temerosos al ver que su vida corría peligro, salieron en defensa del hombre, ayudando a evitar con ello que el individuo, pese a sus acometidas, le clavase el cuchillo; algo que, presuntamente, intentó en varias ocasiones, llegando finalmente tanto el menor como la mujer llegaron a colocarse delante a la vez que gritaban, en estado de pánico, al individuo que no lo matase. Afortunadamente, parece ser que el individuo reaccionó volviendo a ocultar el cuchillo en su espalda y saliendo del portal a la carrera, siendo acompañado en su huida por la mujer con la que mantenía relaciones sexuales«.

Según la mujer, una patrulla de la Policía Local llegó minutos después y, tras dar una batida por la zona, localizó en unas pistas deportivas de la calle Max Estrella al sospechoso, cuya descripción física coincidía con la que había aportado la familia. Cuando lo vio, la víctima lo reconoció sin género de dudas y el individuo, de 23 años, acabó detenido.

Durante el cacheo preventivo de seguridad que los policías locales le llevaron a cabo, no se localizó el cuchillo presuntamente utilizado en los hechos -los agentes creen que lo tiró por el camino-, si bien le localizaron entre sus ropas una bolsita termosellada de, al parecer, metanfetamina o cristal, que fue intervenida. Además de su detención por las amenazas y la agresión, se levantó acta contra él por posesión de drogas y se le propuso para sanción administrativa.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos