En lista de espera de la sanidad pública hay casi 100.000 malagueños más de los que reconocía el gobierno del PSOE

Imagen de archivo de una operación /SUR
Imagen de archivo de una operación / SUR

Los pacientes de los hospitales públicos de Málaga esperan de media 332 días para operarse y 132 para una primera consulta especializada

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

En la lista  de espera de la sanidad pública de Málaga eran todos los que estaban, pero no estaban todos los que eran. Entre la cifra reconocida por el gobierno socialista de la Junta en junio de 2018 (59.909 pacientes) y la real (156.791) había una diferencia de 96.882 que no estaban incluidos en el listado, según indicaron ayer la delegada de la Junta en Málaga, Patricia Navarro, y el delegado provincial de Salud y Familias, Carlos Bautista, que se reunieron para analizar los datos y planificar la aplicación de un plan de choque en la provincia para reducir las esperas. Un total de 167.117 malagueños están pendientes de una intervención o de una consulta especializada, según la última actualización hecha por el SAS que tomó como referencia diciembre de 2018.

Según esa información, los malagueños esperan una media de 332 días para ser intervenidos quirúrgicamente, una cifra notablemente superior a la registrada en la anterior actualización (30 de junio de 2018) llevada a cabo durante el gobierno socialista de la Junta de Andalucía y en la que se reconocía una demora media de 68 días. En total, hay 30.730 pacientes en lista de espera quirúrgica en los hospitales públicos de Málaga, de los que 7.397 llevan más de un año esperando una operación, según datos publicados en la página web del SAS.

Por hospitales, el Regional, a diciembre de 2018, tenía reconocidos 9.599 enfermos pendientes de pasar por un quirófano, con una demora media de 223 días. En la actualización previa se decía que su demora media era de 59 días para las operaciones de 180 días y de 41 para las de 120. La lista de espera quirúrgica del Hospital Clínico Universitario es de 10.626 pacientes, con una tardanza media de 504 días para ser operado, una cifra muchísimo mayor de los 64 días que se contemplaban en junio del año pasado para las intervenciones de 180 días y de los 33 para las de 120 días.

Las tardanzas de los hospitales comarcales también son mayores de las indicadas en la actualización efectuada por el SAS con el gobierno del PSOE. Así, el comarcal de Antequera tiene 3.000 pacientes en lista de espera quirúrgica, con una demora media de 580 días, mientras que en el centro hospitalario de la Axarquía hay 2.162 enfermos pendientes de ser operados, que sufren un retraso medio de 232 días. Los 1.650 pacientes del comarcal de Ronda aguardan 126 días de media. Por su parte, el Costa del Sol de Marbella cuenta con 3.693 personas esperando una operación, con una dilación media de 69 días.

En cuanto a la primera consulta con el especialista, los 136.387 enfermos en lista de espera de la provincia de Málaga aguardan de media 132 días, frente a los 51 días de media que aparecían en la actualización de junio de 2018, cuando se dijo que había un total de 50.566 pacientes en lista de espera para la primera consulta especializada.

¿Y dónde estriba una diferencia tan importante entre los datos facilitados por el SAS en la etapa socialista y los hechos públicos por el bipartito del Partido Popular y Ciudadanos? Pues, entre otras cuestiones, en que el primero no incluía en el listado a los usuarios cuyas patologías no estaban sujetas a un tiempo máximo de respuesta, es decir, para los que no había fijado un plazo tope para ser atendidos por la sanidad pública. Asimismo, según explicó el consejero de Salud, Jesús Aguirre, el gobierno de Susana Díaz enviaba al Ministerio de Sanidad las cifras de las consultas pedidas por los médicos de familia a los especialistas con cita, pero no incluía a los enfermos a la espera de la llamada para la comunicación de la cita. Tampoco se remitían al ministerio los datos de las solicitudes interconsultas de atención hospitalaria con cita y sin cita. Por cuanto se refiere a la lista de espera quirúrgica, la estratagema empleada es que se daba de baja a los pacientes derivados a los hospitales concertados, previo acuerdo con aquellos, una vez que estaba a punto de cumplirse la fecha límite fijada por ley (90, 120 y 180 días) para una operación según la especialidad. El que fueran enviados a la privada no significaba que los plazos se respetasen en todas las ocasiones.

¿Sufres las listas de esperas sanitarias?

Si eres de los pacientes que ha sufrido o sufre las consecuencias de las listas de espera sanitarias en Andalucía, contacta con nosotros para relatarnos tu caso. Puedes hacerlo mediante el WhatsApp de SUR: 660481739.

Respecto a los retrasos sufridos por los enfermos que aguardan a que el SAS les dé asistencia, Patricia Navarro aseguró: «Se han confirmado por desgracia las sospechas de que las listas de espera estaban maquilladas por el anterior ejecutivo. Se han ocultado las cifras de los pacientes pendientes de operaciones o de consultas hospitalarias. Nosotros tenemos la obligación de contar la verdad a los malagueños y a los andaluces una vez verificados los datos reales». La delegada de la Junta en Málaga puso de relieve la promesa del nuevo gobierno andaluz respecto a la transparencia. «Algo que se está viendo ya», precisó Navarro.

Por su parte, Carlos Bautista lamentó que decenas de miles de familias «estén pendientes de una llamada para beneficiarse de un derecho básico como es de la sanidad gratuita y universal». El delegado provincial de Salud criticó que las listas de espera del SAS hayan sido «manipuladas de forma burda y obscena durante casi veinte años en beneficio de un objetivo político».

Medidas para dar soluciones ágiles

La Consejería de Salud y el SAS se han marcado el objetivo de aplicar un plan de choque contra las listas de espera que se extenderá hasta final de año. Para ello, se destinarán 25,5 millones de euros. Ese dinero se empleará en incrementar las intervenciones quirúrgicas en los hospitales públicos, avanzar en el pacto de horas extraordinarias con los profesionales sanitarios, potenciar la cirugía ambulatoria y derivar a pacientes a hospitales concertados cuando sea preciso. De hecho, de los 25,5 millones, unos 15 serán para conciertos.

La delegada de la Junta en Málaga, Patricia Navarro, denunció el comportamiento del gobierno socialista en la gestión de las listas de espera. «A sabiendas sacaron a decenas de miles de personas de esas listas de espera 'oficiales' al contabilizar solo a las que estaban bajo el decreto de garantías de la Junta; ahora no será así, ya no habrá más datos sesgados. Además, se pondrán todos los esfuerzos en solventar la situación con ese plan de choque», aseguró Navarro.

Temas

Sas