La izquierda de Málaga, en el diván

Susana Díaz, candidata socialista a presidir la Junta, en un mitin. Teresa Rodríguez, candidata de Adelante Andalucía. /EfeGráfico
Susana Díaz, candidata socialista a presidir la Junta, en un mitin. Teresa Rodríguez, candidata de Adelante Andalucía. / Efe

PSOE y Adelante Andalucía entran en fase de análisis sobre las causas que les han llevado a perder en Málaga tres escaños y más de 100.000 votos en las elecciones andaluzas

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La noche del 22 de marzo de 2015, los partidos de izquierda (PSOE, Podemos e IU) lograron en Málaga 354.164 votos en las elecciones autonómicas y diez parlamentarios, lo que representaba el 59% de los diecisiete representantes que se elegían por la circunscripción. Además, por primera vez en once años, los socialistas ganaron unos comicios autonómicos en la provincia. El pasado domingo, el escenario cambió radicalmente. Las formaciones progresistas –PSOE y Adelante Andalucía– obtuvieron 250.719 papeletas y siete escaños, el 41% de los electos. A pesar de que el PSOE volvió a ser la fuerza más votada en la provincia, en menos de cuatro años, la izquierda perdió en Málaga 103.445 sufragios y tres escaños. Una circunstancia que ha sumido en el desconcierto a los socialistas, que no vislumbraban un escenario donde pudieran perder el gobierno de la Junta de Andalucía a pesar de ganar los comicios, y ha llevado la preocupación a IU y Podemos al percatarse que su confluencia no ha logrado sumar, sino más bien al contrario, a pesar de la fuerte apuesta presentando a su candidata a la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez, por Málaga.

Los partidos de izquierda perdieron votos, en mayor o menor medida, en los 101 municipios de la provincia (no se puede comparar los datos de Serrato y Montecorto, ya que en 2015 aún no eran localidades independientes) y se ha abierto un periodo de reflexión sobre las causas que han llevado a esta sangría de votos y las posibles soluciones para intentar enderezar el rumbo, sobre todo, teniendo en cuenta que en seis meses hay unas trascendentales elecciones municipales.

La caída en la participación y la irrupción de Vox por sí solas no explican la caída de las formaciones progresistas y la fortaleza del centro-derecha, sino que concurren otros factores partiendo de la premisa de que no es lo mismo la situación del PSOE –lleva gobernando en la Junta desde 1982– que la de las dos formaciones que conforman Adelante Andalucía: Podemos, que apenas tiene cinco años de historia, e IU, que con una larga tradición ha estado en la oposición, salvo tres años que gobernó en coalición con los socialistas.

El desgaste de casi cuatro décadas de gobiernos socialistas en Andalucía; la incomprensión de una parte de su electorado hacia la política que el PSOE a nivel nacional está desarrollando sobre el desafío independentista catalán; una campaña electoral de «baja intensidad»; la brecha entre los cargos públicos del PSOE en la región y la ciudadanía; y la situación interna del partido son algunas de las razones que apuntan históricos socialistas malagueños sobre la caída de votos. Todo ello aderezado con el desencanto ciudadano hacia la política generado durante la crisis económica y que es mayor respecto a los partidos de izquierda.

Para Enrique Linde lo ocurrido el 2 de diciembre es un vuelco electoral «sin precedentes» en la historia democrática española y achacó la caída del voto al PSOE a tres causas: «Las campañas cada vez tienen más importancia y la del PSOE ha sido de baja intensidad, se ha rehuido el cuerpo a cuerpo y se ha creído que Andalucía era una burbuja que no tenía contacto con el exterior. El segundo factor es que el voto es muy complejo y el PSOE ha rehuido enfrentarse a la situación de la política nacional; otros partidos han hecho de la situación nacional y de Cataluña el 'leit motiv' de su campaña y nosotros hemos pensado que eso no iba con nosotros. El tercer factor ha sido el desgaste de la gestión de gobierno».

Históricos socialistas apuntan como causas de la caída de los apoyos el desgaste de 36 años de gobierno, la incomprensión hacia la política del PSOE con el 'procés', una mala campaña y la brecha entre cargos públicos y ciudadanos

Para Linde, el PSOE ha perdido «coyunturalmente» el afecto de una parte del electorado y para recuperarlo el partido debe «retomar el discurso de lo que hemos sido históricamente, un partido a nivel federal que significa mucho en la historia de España», así como «revisar» las situaciones internas del partido y las estrategias.

En la misma línea, José Aurelio Aguilar expuso que es «absurdo» pensar que la causa del mal resultado está en la política de Pedro Sánchez o que la responsabilidad es toda de Susana Díaz. «En la desafección de parte de nuestros votantes ha influido desde luego la incomprensión de muchos con la política del partido en relación al 'procés', pero sin duda también una gestión muy plana del gobierno andaluz, una mala campaña electoral y una ausencia de renovación en el partido, situado en un inmovilismo tanto en discursos como en personas», afirmó.

A su juicio, el PSOE-A debe afrontar un proceso de renovación lo que «no significa cuestionar el liderazgo de Susana Díaz» y la izquierda tiene que ser capaz de defender la idea de España como garantía de igualdad entre territorios y personas. «La izquierda no debe tener complejos en esto», apostilló.

José Asenjo fue número dos de los socialistas andaluces y conoce bien la política regional. Para el veterano dirigente el mal resultado de su partido en la región y la provincia hay que enmarcarlo en causas diversas como «los errores del gobierno y la acumulación de inercias de tantos años en el poder». A ello, según añadió, se une que la política nacional ha dominado una campaña a la que Susana Díaz le ha dado un tono bajo y que el 'procés' ha sido determinante tanto en la irrupción de Vox como en la abstención de una parte del electorado socialista. «Para recuperar su espacio, la izquierda tendría que corregir lo que ha sido su mayor error: priorizar la identidad a la igualdad. Recuperar una idea perdida de país basado en la cohesión e integración territorial en el eje local-global y apostar decididamente por una Europa federal», subrayó.

Por su parte, el exsecretario general del PSOE-A Carlos Sanjuán achacó la irrupción de Vox a la «crispación» política y mediática, a la adversión de la ciudadanía a la política y a los efectos de la corrupción. «Cuando se produce esa desconfianza y crece el pesimismo en la opinión pública española se resiente más la izquierda que la derecha y hay una mayor abstención», subrayó.

Exdirigentes de IU creen que Adelante Andalucía no ha dado respuesta a las necesidades e ilusiones ciudadanas

Para Sanjuán, la pérdida de voto del PSOE en las elecciones andaluzas se debe a tres factores: «Una campaña no muy movilizadora y de bajo tono. Como segundo elemento está que se ha pretendido hacer una campaña hablando sólo de Andalucía y es un error porque Andalucía está en España y Europa y lo que sucede en ambos le afecta. El tercer factor es que cuando un partido de divide es difícil que obtenga un buen resultado electoral y el PSOE-A está dividido y la mayoría no ha sabido integrar y respetar a la minoría». Por ello, apeló a reconstruir la unidad interna y recuperar las esencias para encarar el futuro.

El análisis de Salvador Pendón incide especialmente sobre la ejemplaridad de los dirigentes socialistas. Así, en una reflexión publicada en su muro de la red social Facebook el que fuera presidente de la Diputación Provincial defiende que el PSOE ha aplicado desde la Junta políticas progresistas y de izquierdas pero sus cargos no han dado ejemplo. «Con los dirigentes andaluces delPSOE ha pasado como con aquellos curas del pasado que pedían a los feligreses: 'Haced lo que os diga y no lo que me veáis hacer'. Es decir, mientras las instituciones andaluzas gobernadas por el PSOE han promovido políticas de izquierda, sus responsables se han comportado como auténticos burgueses, alejados de la situación, del sentir y de las aspiraciones de la mayoría de los andaluces y andaluzas, de los que nos hemos ido distanciado. Por eso, el electorado no ha percibido el alcance real de las políticas aplicadas por la Junta por la brecha cada vez más amplia entre cargos públicos y ciudadanos que hemos propiciado», aseguró.

Receta

La receta de Pendón para corregir esta situación es que los dirigentes del partido empiecen a actuar y comportarse como socialistas «buscando la recuperación y adaptación al momento presente de las señas de identidad y la homogeneidad en el discurso, en el mensaje y la acción que desde la Transición ayudaron a que el PSOE ganase la confianza de la mayoría de los españoles». «Nuestro principal enemigo: el enroque de unos dirigentes que debieran empezar a asumir responsabilidades y demostrar a la sociedad que sus actitudes no responden a las propias de la casta», dijo.

En línea con sus compañeros de partido, Juan Fraile planteó una reflexión general sobre la existencia de un «hartazgo» de la ciudadanía con la política porque no termina de dar respuesta a sus necesidades y eso lleva a la desesperanza y, en consecuencia, a la aparición de los populismos y sobre las causas de la pérdida de votos socialistas la achacó a los 36 años de gobierno en la Junta y la influencia del tema catalán.

«El PSOE tiene que abrir las puertas de par en par. El partido en Andalucía está cada vez más ensimismado, el círculo de poder es más estrecho y cada vez participa menos gente. Ya no es el partido que se parece a Andalucía», sostuvo.

En el caso de Andalucía Adelante, Rafael Rodríguez manifestó que se debe hacer una reflexión y ser «humildes» en los análisis porque ante el descalabro electoral del PSOE, la coalición de Podemos e IU no sólo no fue capaz de recoger el voto descontento con los socialistas sino que perdieron votos. «La fórmula jurídica escogida para ir a las elecciones es una buena fórmula e incluso se ha hecho una buena campaña, el problema es que no son suficientes. Las propuestas de la izquierda deben responder de manera clara a las necesidades e ilusiones de la gente y los ciudadanos no han visto que Adelante Andalucía dé respuesta a sus necesidades», aseguró.

A juicio de Rodríguez la culpa de lo que le ha pasado a Adelante Andalucía «no se le puede achacar al otro, ni la respuesta al escenario electoral tras el 2-D debe ser en base a consignas, sino de reflexiones». Para el que fuera consejero de Turismo de la Junta cara a encontrar una solución expuso que «no hay varitas mágicas», pero añadió que el remedio empieza «por acertar en el diagnóstico, si no acertamos no habrá soluciones. Las respuestas deben surgir después de habernos hecho las preguntas adecuadas de por qué hemos perdido votos».

El exdirigente de IU ve la aparición de Vox con «preocupación», pero añadió que se niega a creer que de la noche a la mañana en Málaga han surgido 73.000 fascistas. Un diagnóstico en el que coincidió Pedro Moreno Brenes, quien arguyó que «el mejor antídoto» contra esta formación ultraconservadora es «prestigiar la política y proteger nuestro marco constitucional».

Sobre la pérdida de votos de la izquierda, el profesor universitario manifestó: «Algo tendrá que ver los 36 años de gobierno con luces y muchas sombras: corrupción, prepotencia, nepotismo... Además, a todas las fuerzas políticas les afecta un enorme desprestigio y falta de liderazgo ante caras electorales repetidas con mucha trayectoria interna e institucional y escasa o nula trayectoria profesional y laboral. Todos los partidos adolecen de falta de credibilidad porque en muchos casos sus principales líderes comenzaron a comer de la política con 20 años y se han puesto en 50 haciendo lo mismo, con el objetivo probable de jubilarse sin saber lo que es preparar unas oposiciones, ejercer una profesión, crear una empresa o darse de alta como autonómico».

Moreno Brenes se volvió a mostrar muy crítico con la política de los dirigentes de IU «entregándola a Podemos» y consideró que hace falta «redefinir la izquierda» volviendo a principios de justicia social y pleno respeto al marco constitucional. «Huyendo del socialiberalismo que ha practicado el PSOE pero también del radicalismo hueco y sin fondo que nos lleva al abismo», concluyó.

LAS OPINIONES DE LA EXPERIENCIA

«Ha sido una campaña no muy movilizadora y de bajo tono»

«Ha sido una campaña no muy movilizadora y de bajo tono» carlos sanjuán, Exsecretario gral. PSOE-A

«Cuando un partido se divide es difícil que obtenga un buen resultado»

«Cuando un partido se divide es difícil que obtenga un buen resultado» carlos sanjuán, Exsecretario gral. PSOE-A

«En el mal resultado influyen los errores del gobierno y las inercias de tantos años en el poder»

«En el mal resultado influyen los errores del gobierno y las inercias de tantos años en el poder» josé asenjo, exvicesecretario gral. psoe-a

«La política nacional ha dominado una campaña a la que Susana Díaz le ha dado un tono bajo»

«La política nacional ha dominado una campaña a la que Susana Díaz le ha dado un tono bajo» josé asenjo, exvicesecretario gral. psoe-a

«Las campañas tienen cada vez más importancia y la del PSOE ha sido de baja intensidad»

«Las campañas tienen cada vez más importancia y la del PSOE ha sido de baja intensidad» enrique linde, exvicepresidente de la diputación

«El PSOE ha rehuido enfrentarse a la situación de la política nacional»

«El PSOE ha rehuido enfrentarse a la situación de la política nacional» enrique linde, exvicepresidente de la diputación

«A todos los partidos les afecta un enorme desprestigio y falta de liderazgo»

«A todos los partidos les afecta un enorme desprestigio y falta de liderazgo» pedro moreno brenes, exportavoz municipal de iu

«La izquierda debe huir del socialiberalismo del PSOE y del radicalismo hueco y sin fondo»

«La izquierda debe huir del socialiberalismo del PSOE y del radicalismo hueco y sin fondo» pedro moreno brenes, exportavoz municipal de iu

«El PSOE ha promovido políticas de izquierdas mientras sus dirigentes se han comportado como burgueses»

«El PSOE ha promovido políticas de izquierdas mientras sus dirigentes se han comportado como burgueses» salvador pendón, expresidente de la diputación

«Nuestro principal enemigo: el enroque de los dirigentes»

«Nuestro principal enemigo: el enroque de los dirigentes» salvador pendón, expresidente de la diputación

«Los ciudadanos no han visto que Adelante Andalucía dé respuesta a sus necesidades»

«Los ciudadanos no han visto que Adelante Andalucía dé respuesta a sus necesidades» rafael rodríguez, excoordinador provincial de iu

«Lo ocurrido no se le puede achacar al otro. La solución pasa por acertar en el diagnóstico»

«Lo ocurrido no se le puede achacar al otro. La solución pasa por acertar en el diagnóstico» rafael rodríguez, excoordinador provincial de iu

«En la desafección ha influido la falta de renovación del partido»

«En la desafección ha influido la falta de renovación del partido» josé aurelio aguilar, Exvicesecretario gral. PSOE

«La izquierda no debe tener complejos en defender la idea de España como garantía de igualdad»

«La izquierda no debe tener complejos en defender la idea de España como garantía de igualdad» josé aurelio aguilar, Exvicesecretario gral. PSOE

«La pérdida de voto viene por los 36 años de gobierno y la influencia del tema catalán»

«La pérdida de voto viene por los 36 años de gobierno y la influencia del tema catalán» juan fraile, Exsecretario gral. PSOE Málaga

«El PSOE tiene que abrir las puertas de par en par. El partido en Andalucía está ensimismado»

«El PSOE tiene que abrir las puertas de par en par. El partido en Andalucía está ensimismado» juan fraile, Exsecretario gral. PSOE Málaga

 

Fotos

Vídeos