Otra forma de encontrar trabajo

Salado, De la Torre, Blanco, Campón y Cruz, en el Interlanzadores celebrado en Málaga./ Germán Pozo
Salado, De la Torre, Blanco, Campón y Cruz, en el Interlanzadores celebrado en Málaga. / Germán Pozo

Las Lanzaderas de Empleo, de las que hay ocho en la provincia, cuentan con una tasa de inserción laboral superior al 50 por ciento

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Las Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario representan una nueva filosofía en la intervención social del desempleo. Se basan en las técnicas de coaching, con un técnico que desarrolla la labor de dinamizador del equipo, si bien son las personas desempleadas participantes los propios protagonistas de su empleabilidad. No se trata de que los desempleados compitan entre ellos para volver a encontrar empleo, sino de que colaboren y se ayuden mutuamente en la búsqueda de ofertas de trabajo para salir del paro, recuperando la motivación.

La provincia cuenta con ocho lanzaderas (Málaga, Estepona, Fuengirola, Marbella, Torremolinos, Ronda, Rincón de la Victoria y Vélez). Desde el año 2016, Andalucía ha contado con 146 lanzaderas, en las que han participado cerca de 3.500 desempleados, con una media de inserción que supera el 50%, entre trabajo por cuenta ajena, trabajo por cuenta propia y Certificados de Profesionalidad con prácticas laborales.

La Térmica acogió ayer un encuentro de las ocho Lanzaderas de la provincia, denominado Interlanzadores, cuya finalidad fue compartir experiencias y conocer nuevas herramientas de orientación laboral acordes al nuevo mercado laboral: continuamente cambiante, más tecnológico y digital, y con nuevas profesiones emergentes.

Estos programas se basan en la colaboración público-privada. Las entidades promotoras de la iniciativa son la Fundación Santa María la Real, Fundación Telefónica, Junta de Andalucía, Diputación de Málaga y Ayuntamientos. El programa cuenta con la cofinanciación del Fondo Social Europeo. En el caso de al provincia, a falta de poco más de un mes para su clausura (comenzaron su andadura en marzo), 87 de los 160 participantes han modificado su situación laboral, bien porque han encontrado trabajo por cuenta ajena, bien porque están realizando Certificados de Profesionalidad.

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, que participó en la clausura del encuentro, se refirió a las lanzaderas como «un éxito absoluto», al permitir encontrar empleo y que los participantes, muchos de ellos desempleados de larga duración, vuelvan a creer en si mismos.

Según los participantes, muchos llegan a las Lanzaderas de Empleo con la autoestima por los suelos después de meses e incluso años en el paro. Estos grupos trabajan las competencias técnicas y profesionales de los participantes, los cuales descubren sus capacidades y limitaciones trabajando en equipo, mejoran sus habilidades para la búsqueda de empleo, diseñando mapas de empleabilidad y buscando empresas que se correspondan con sus capacidades.

La consejera Rocío Blanco dijo que «nos encontramos ante un programa consolidado en nuestra tierra y todo un referente a nivel nacional» que se suma a otras medidas desarrolladas por la Consejería para el impulso de la generación de empleo, como la orientación laboral o las prácticas no laborales, que promueven la adquisición de competencias entre los desempleados.

El presidente en funciones de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, planteó la posibilidad de extender a toda Andalucía el Plan Primera Oportunidad, un programa pionero que impulsa el organismo provincial dirigido a los graduados universitarios de la UMA y del centro de la UNED en la provincia, que ha logrado una inserción laboral de los jóvenes titulados superior al 50%. Según Salado, en la edición de este año del plan va a participar por primera vez la Junta de Andalucía, a través del Servicio Andaluz de Empleo.