La externalización de las lavanderías de los hospitales de Málaga afectará a 172 trabajadores

Concentración de trabajadores sanitarios ante el Materno-Infantil. /FRANCIS SILVA
Concentración de trabajadores sanitarios ante el Materno-Infantil. / FRANCIS SILVA

Los sindicatos denuncian la privatización de servicios del Servicio Andaluz de Salud y la concentración de otros, como los laboratorios y la plataforma de contratación

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y CSIF han denunciado los efectos que sobre el empleo y también en relación a la atención a los usuarios está teniendo la política de privatización y externalización de servicios que ha retomado el nuevo equipo de la Consejería de Salud. Según han denunciado los representantes sindicales, a la privatización de servicios, como el de la lavandería, se unen la concentración de otros, como el de los laboratorios o la plataforma de contratación, que tienen como consecuencia un empeoramiento en los servicios a los ciudadanos.

Ramón Sánchez, secretario general de UGT en Málaga y Rafael González Delgado, secretario general de Sanidad de Comisiones Obreras, han acompañado a los trabajadores sanitarios en su concentración a las puertas del Materno-Infantil de Málaga. Han considerado «un ataque» a la sanidad pública los planes de externalización de servicios. Ya los puso en marcha el anterior gobierno socialista, pero la presión sindical consiguió paralizar. En el caso de Málaga, se cerró la lavandería del Hospital Virgen de la Victoria, después la de la Axarquía y en último lugar se ha privatizado el de Ronda. Los planes de externalización se centran ahora en los servicios de lencería. Según los responsables sindicales, esto hace peligrar el puestos de trabajo de 172 personas que hacen estas labores de recepción y distribución de la ropa en los hospitales públicos de la provincia.

En cuando a los laboratorios, ya está en marcha la centralización de los análisis clínicos en el nuevo hospital del Guadalhorce. Aquí se realizan ya todos los análisis de los hospitales de la capital y está previsto que también se encarguen de las muestras que lleguen de los del resto de la provincia. Esto, según indicaron, afectará a la calidad del servicio, ya que cuanto más lejos se hace el análisis más probabilidades hay de pérdidas y equivocaciones en los análisis.

Ramón Sánchez y Rafael González han coincidido en que detrás de la externalización de servicios «no hay criterios económicos», sino más bien la intención de reducir las plantillas e incluso «poner servicios públicos en manos de amigos».